¿Defiende Vox al colectivo LGTB?

El pasado 6 de mayo, las portadas de los periódicos se hicieron eco de las declaraciones de Santiaco Abascal en el Congreso. En ellas, aseguró que Vox no discriminaba a nadie por su condición u orientación sexual. Al tiempo que acusó tácitamente a la izquierda de discriminar al colectivo LGTB. A las portadas saltó también la expresión de Pedro Sánchez ante tamaña barbaridad. Por no hablar de la cantidad de memes y chistes jocosos en redes sociales.

No en vano, casi todo el mundo (que no le vote, al menos) tiene en mente la idea de que el rancio conservadurismo de Vox es totalmente incompatible con el respeto de los derechos LGTB. Esta cuestión se trató ya en un artículo anterior. Sin embargo, de la misma forma que sus partidarios afirman que Vox no es ni machista, ni racista, ni xenófobo, aseguran que no es homófobo. Que es todo algún tipo de conspiración o tergiversación de sus postulados al plantear un discurso alternativo al establishment impuesto por la “dictadura progre”.

La cuestión es, ¿es cierto que catalogar a Vox de ser un partido LGTBfóbico es aventurado?¿Se ha inculcado a la sociedad desde el gobierno y desde los medios un relato falso sobre un mensaje que, aunque alejado de postulados “oficiales”, no puede tildarse de discriminatorio? El objetivo de este artículo es intentar esclarecer este punto.

Antes que nada, para entender a un partido es imprescindible centrarse en varios puntos: su historia, sus acciones, su discurso, sus propuestas y sus aliados.

Antecedentes

Alejo Vidal QuadrasAlejo Vidal-Quadras actuando en la Sala de Conciertos de Estonia en la conferencia «ERSP 25 – ¿por qué tenemos partidos políticos?, 28 de setiembre de 2013. Autor: Ave Maria Mõistlik para Wikimedia Commons, bajo Licencia CC-BY-SA 3.0

La historia de Vox es bien conocida. Fue fundado en 2013 por Cristina Seguí, José Antonio Ortega Lara, Alejo Vidal-Quadras, Ignacio Camuñas, José Luis González Quirós y Santiago Abascal, junto a ex-militantes del PP.

A excepción de Cristina Seguí, el resto de personalidades están relacionadas con el ala más social-conservadora del Partido Popular (PP). Cabe recordar que Vox ha tildado en varias ocasiones al PP de “derechita cobarde” y que precisamente parte de su discurso consisten en acusarlo de haber aceptado posiciones progresistas. Una estrategia muy utilizada por la derecha radical moderna.

No obstante, ¿qué postura esgrimía el PP con respecto al colectivo LGTB cuando estas personas estaban en él?

En el año 2005, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) propone la legalización del matrimonio homosexual, una promesa esgrimida durante la campaña electoral de 2004. Sólo dos partidos políticos votaron en contra: el PP y Unió Democràtica de Catalunya. Una vez aprobada en el Congreso, la Ley tuvo que pasar por el Senado, como procedimiento habitual. En un intento de defender la igualdad de derechos en matrimonio y adopción de parejas homosexuales, el PSOE aportó un grupo de psicólogos. El PP, por su parte, llevó un psiquiatra que aseguró que la homosexualidad era una enfermedad y que los homosexuales tenían tendencia a violar niños. El PP se desmarcó de la declaración, eso sí, pero mantuvieron su voto en contra. La Ley fue finalmente ratificada en el Senado. Destacar que una diputada del PP votó a favor, Celia Villalobos.

Pero esto no acabó ahí. 50 diputados del PP presentaron en septiembre de 2005 un recurso contra el Tribunal Constitucional para que suspendiera la ley. No se resolvería hasta 2012.

Tampoco acabó ahí. Al año siguiente, el Foro de la Familia, junto a 5.000 asociaciones, organizó una multitudinaria manifestación contra el matrimonio homosexual. Y, en febrero de 2007, el mismo Foro de la Familia presentó una Iniciativa Legislativa Popular mediante aproximadamente millón y medio de firmas para prohibirlo. De nuevo, el PP votó en contra. Y, de nuevo Celia Villalobos, ahora también con la diputada María Pía Sánchez, se desmarcó de la disciplina de partido y votó a favor. Dato interesante, el entonces presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, fue Secretario de Estado durante 8 años en el gobierno de José María Aznar, del PP.

Mariano Rajoy, en aquel momento líder de la oposición por parte del PP, acusó a José Luis Rodríguez Zapatero de “dividir a la población con esa ley.” Famosa es también la comparación del matrimonio homosexual con “peras y manzanas” de Ana Botella en 2005.

Se podrían poner más ejemplos, pero estos ya son suficientemente ilustrativos. Ante esto, se podría argumentar que siempre hubo un sector del PP a favor del matrimonio y la adopción de parejas homosexuales y que, además, con el tiempo han podido cambiar sus posturas.

¿Qué hay, pues, de las personas que fundaron Vox?¿Qué opiniones han vertido sobre estos hechos, tanto en el pasado como hoy en día?

El pasado de las personas fundadoras de Vox

Cristina Seguí
Cake Minuesa, David Enguita, Raquel Sanz, Cristina Seguí y Carlos Garcia. Sala de Tuits: Ataque en las Redes, 30 de octubre de 2018, 20:52h. Fuente: Cake Minuesa, Carlos Garcia, David Enguita, Raquel Sanz, Cristina Seguí. Sala de Tuits: Ataque en las Redes.. Autor: PP de la Comunidad de Madrid para Flickr, bajo Licencia CC-BY-SA 2.0.

Alejo Vidal-Quadras, cuando era eurodiputado del PP en 2005, apoyó el recurso mencionado anteriormente contra el matrimonio homosexual, calificando la ley de “absurda”. En 2011, pidió a Mariano Rajoy que derogara las leyes del matrimonio homosexual y del aborto. Y que, de no hacerlo, generaría mucho sufrimiento durante largo tiempo.

José Luis González Quirós fue militante del PP y miembro del Consejo Asesor de la fundación FAES, think tank del partido, entre 1991 y 2003. En 2008, protestó contra la asignatura Educación para la ciudadanía quejándose, entre otras cuestiones, del “adoctrinamiento” en cuanto al matrimonio homosexual.

De Cristina Seguí, Ignacio Camuñas, José Antonio Ortega Lara y Santiago Abascal no se han encontrado declaraciones previas a la fundación de Vox. No obstante, las raíces ideológicas han quedado claras.

¿Qué hay de las declaraciones de Vox en medios, prensa y entrevistas sobre la cuestión?

Declaraciones de Vox

Manifestación LGTB Madrid
Madrid Pride Orgullo 2015, 4 de julio de 2015. Autor: Tedeytan para Flickr, bajo Licencia CC-BY-SA 2.0

Alejo Vida-Quadras, en 2014, declaró que “la institución del matrimonio corresponde a la unión estable de un hombre y una mujer para formar una familia.”.

Cristina Seguí protestó enérgicamente al ver que una corona de cartón del Burger King había adoptado los colores de la bandera LGTB. En el tuit, tildó las reivindicaciones del colectivo LGTB de ideología que, por supuesto, había que apartar de los niños.

Seguramente, en este punto se puede argumentar que estas dos personas, además de José Luis González Quirós, ya no están en el partido. Puede que, entonces, hayan variado sus postulados, se puede argumentar.

Javiert Ortega Smith, Secretario General de Vox, afirmó en el año 2019 que la histórica manifestación del Orgullo LGTB en Madrid era una “imposición ideológica” que “vulneraba los derechos y libertades de los vecinos” y propuso trasladarla a las afueras de la ciudad, en Casa de Campo. Santiago Abascal secundó este argumentario más tarde. También se llegó a decir que “impregnan de un hedor insalubre” el centro de Madrid. El argumentario completo de Vox fue publicado y puedes verlo aquí.

El propio Santiago Abascal, poco antes, había dicho públicamente en una entrevista que el matrimonio homosexual no puede aplicarse a parejas del mismo sexo, sino que lo correcto sería establecer una unión civil, aplicable a cualquiera, incluyendo a dos hermanas viudas. En una entrevista en El Hormiguero, aseguró no estar en contra de la adopción por parte de parejas del mismo sexo, aclarando que “si hay un niño al que no quiere adoptar nadie, que lo adopten los homosexuales.”. Es decir, afirmando que es preferible la adopción por parte de parejas heterosexuales.

Entre otras declaraciones públicas, se puede mencionar las de Irene Herrero, una concejala de Vox de Vila-Real que se ha opuesto en reiteradas ocasiones en reivindicar los derechos LGTB de manera institucional. Se negó a condenar las declaraciones de Hazte Oír en contra de las personas transexuales.

En este sentido, el grupo parlamentario de Vox en Madrid cargó contra el alcalde, Almeida, por colgar la bandera LGTB en el balcón del ayuntamiento en 2019.

También están las declaraciones de Alicia Rubio, una diputada de Vox, que en 2018 dijo que el “lobby gay” quería volver a la protagonista de Frozen lesbiana y que eso provocaría que “la niña va a querer a la amiguita”. Y, en 2019, dijo que la Ley de Igualdad LGTB era “una auténtica vergüenza social” y que “no es necesario proteger a los niños homosexuales, si es que eso existe.”. Alicia Rubio también hablo de cómo la educación sexual podía derivar en “corrupción de menores”.

El que fuera en las elecciones pasadas número uno por la lista de Vox al Congreso por Albacete, Fernando Paz. Tertuliano habitual de Intereconomía y conocido por dar charlas apoyando el negacionismo del Holocausto en lugares tan variopintos como la sede de La Falange en 2013, afirmó este mismo año que “si mi hijo fuera gay, hay terapias para reconducir su psicología”. En 2015, se lamentó de que Irlanda aprobara el matrimonio homosexual.

Juan E. Pflüger, periodista del equipo de Comunicación de Vox, dijo en 2013 que “¿Por qué los gays celebran el Día de San Valentín, si lo suyo no es amor, es sólo vicio?”

Francisco Serrano, presidente del grupo parlamentario de Vox en Andalucía, dijo en 2017 que “los homosexuales tienen pene y las lesbianas tienen vulva”. Francisco Serrano también es conocido por sus comentarios polémicos contra la sentencia de violación grupal en el conocido “Caso de La Manada de Pamplona”.

Carmen Rouca, concejala de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, en un pleno en julio de 2019 durante un acalorado debate sobre la defensa de los derechos del colectivo LGTB, le dijo al concejal de Podemos-Equo que “su despacho siempre estaba abierto para usted: gais, lesbianas, normales y no normales.”. Esto después de que la concejala pidiera un listado de los nombres de todo el personal del ayuntamiento del servicio de Asesoría Sexológica para Mayores.

Gádor Joya, diputada por Vox en la Asamblea de Madrid y antigua activista del colectivo ultracatólico Hazte Oír, declaró en 2019 que ”preferiría no tener nietos de una pareja homosexual. Preferiría que si mi hijo es homosexual no adoptara”.

Rocío Monasterio, conocida diputada de Vox, sembró la polémica al afirmar en 2019 durante su intervención en EsRadio que en los colegios públicos de Madrid se enseñaba zoofilia y parafilia. Con esto trataba de hacer una defensa del famoso “pin parental”, que buscaba vetar enseñanzas complementarias en materia de educación sexual e igualdad en los colegios. Además, Rocío Monasterio ha pedido en reiteradas ocasiones el listado de ponentes en las charlas LGTB en centros escolares.

Mencionar un tuit de enero de 2020 de la cuenta oficial de Vox en la que relacionaba la defensa del colectivo LGTB con la pederastia.

Y por último, no podemos dejar de recordar una imagen trucada de la película El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey que fue utilizada por Vox durante la campaña de las elecciones generales de 2019. En ella, se puede ver como tratan de hacer ver que el partido se enfrenta a innumerables iconos, entre ellos, la bandera LGTB.

Las propuestas y políticas de Vox

Estas son muy buena parte de algunas de sus declaraciones más polémicas. ¿Qué hay de las propuestas que tienen como partido?¿Qué acciones de gobierno han tomado?

En el programa electoral que presentaron para las elecciones municipales de 2019 para la Comunidad de Madrid, propusieron derogar artículos de la Ley 2/2016 de marzo y de la ley 3/2016 de julio. Son las dos únicas leyes en materia de igualdad LGTB de Madrid. De la ley contra la LGTBIfobia querían derogar la protección de los jóvenes LGTB, las medidas que evitan la discriminación en el empleo o el apoyo a fechas conmemorativas, como ya adelantaron con su propuesta de llevar el Orgullo a la Casa de Campo. Y de la ley específica para personas trans, proponían acabar con medidas contra la transfobia o LGTBIfobia en general

En el programa central de Vox, donde ya se analizaron varias veces sus puntos, han propuesto: retirar de la seguridad social las intervenciones quirúrgicas de reafirmación de género, promulgar una ley orgánica de protección a la familia natural como institución anterior al Estado, e instaurar el PIN PARENTAL, ya mencionado anteriormente.

En Castilla y León, Vox ayudó a tumbar el proyecto de Ley LGTB y presentaron uno alternativo recortando un 20% del mismo. Concretamente, eliminaron cuestiones referentes a la protección de los derechos de las personas transexuales y a la educación.

Ángeles Criado, diputada de Vox en las Cortes Valencianas, pidió en 2019 informes penales y datos personales de los colectivos LGTB que trabajan con menores. Ángeles declaró que “nos preocupa en manos de quién dejamos nuestros pequeños y el adoctrinamiento al que puedan haber sido sometidos.”. En este mismo sentido se pronunció Rocío Monasterio en Madrid.

En Murcia, Vox pidió en varias ocasiones revisar la ley que protege al colectivo LGTB argumentando una supuesta inseguridad jurídica. Previamente, en su programa electoral para las elecciones de 2019, pidieron su derogación.

Destacar también cómo Lucía Cuín, una concejala de Vox de Torremolinos, fue expulsada del partido por poner una bandera LGTB en su balcón.

Apoyos y aliados de Vox

Autobús HazteOír
Autobús transfobo fletado por la organización HazteOír fletó el 27 de febrero, 28 de febrero de 2017, 13:05:09. Fuente: Hazte Oír para Flickr, bajo licencia CC-BY-SA 2.0.

Ahora bien, ¿con qué aliados cuenta Vox?

Las conexiones entre y diferentes colectivos conservadores ya se explicaron en otro artículo de Al Descubierto, pero aquí cabe destacar muy especialmente Hazte Oír. Esta entidad ultracatólica saltó a la fama por fletar en varias ocasiones un autobús en las que negaba la existencia de la transexualidad en menores de edad. El autobús fue prohibido por orden judicial en 2017 por atentar contra los derechos de las personas transexuales. Francisco Serrano, Rocío Monasterio o Alicia Rubio son cargos públicos de Vox mencionados anteriormente que han recibido el favor de esta entidad.

Además de diversas entidades ultracatólicas, como Abogados Católicos o el Opus Dei, también destaca CitizenGo, plataforma internacional activista ultraconservadora, con un marcado discurso anti-LGTB.

Conclusiones

En resumen, Vox demuestra ser contrario a los derechos de las personas homosexuales y del colectivo LGTB en general. Esto es así, ya que:

  1. Insiste en hacer una diferenciación entre los derechos de la unión afectivosexual en función del género. El ya tan manido “que no lo llamen matrimonio”.
  2. Otorga una prioridad considerable a la oposición a leyes LGTB, hasta el punto de ser condiciones para pactar gobiernos. Sus propuestas alternativas no incluyen mejoras de dichas leyes, sino derogaciones completas o bien recortes de las mismas.
  3. Otorga prioridad a las parejas heterosexuales, tildándola de “familia natural”, y priorizan la adopción entre este tipo de parejas por encima de otros modelos familiares.
  4. Han realizado una persecución y han procurado el veto hacia las charlas en igualdad LGTB. La solicitud de datos personales y penales de trabajadores públicos únicamente se han centrado en este tipo de charlas y en los servicios relacionados con la promoción de la igualdad.
  5. Se opone abiertamente a los derechos de las personas transexuales, negando la construcción social del género y el acceso a estas personas a operaciones de reafirmación de género.
  6. Se muestra contrario a las manifestaciones a favor del colectivo LGTB, tanto simbólicas (en forma de banderas, por ejemplo) o físicas (como la protesta del Orgullo).
  7. Miembros de Vox proceden y se relacionan con colectivos que históricamente se han opuesto al matrimonio homosexual y se han enfrentado abiertamente contra el colectivo LGTB.
  8. En ningún programa electoral de Vox se ven propuestas encaminadas a proteger los derechos del colectivo LGTB.

No se puede negar, por mucho que Santiago Abascal insista en que Vox respeta y defiende a cualquier persona independiente de su condición sexual, que este partido defiende posiciones ultraconservadoras en este ámbito. Y si bien de manera oficial no realiza declaraciones radicalmente en contra del colectivo, a través del análisis de los hechos efectuados en este artículo se puede deducir sus intenciones.

Como ya se dijo en otro artículo: si parece un pato, nada como un pato y grazna como un pato, muy probablemente sea un pato.

Un comentario en “¿Defiende Vox al colectivo LGTB?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *