La pedofilia como arma de la extrema derecha

Artículo original de Desmontando a Vox: Pedofilia

La derecha y la extrema derecha llevan décadas tratando de desprestigiar al movimiento LGTB y, concretamente, a las personas homosexuales tratando de relacionar la homosexualidad con la pederastia y la pedofilia.

De hecho, las últimas leyes aprobadas en Rusia o en Polonia contra las personas LGTB (y que han tratado de trasladarlas a Europa) se excusaban en la defensa de la familia tradicional y de niños y niñas de potenciales pederastas. Existe el ejemplo del movimiento ruso #OccupyPedophilia o en España, un grupo basado en éste último denominado Pilla Pilla, desarticulado en 2013. Por supuesto, el partido ultraderechista español Vox no iba a ser una excepción.

El caso de Vox en España

En octubre de 2020, el perfil oficial de Vox Pontevedra en Twitter publica una imagen manipulada que vincula la pedofilia con el colectivo LGTB. De esta forma, se difunde una vez más la mentira de que este colectivo promueve la pedofilia o que un supuesto movimiento pederasta reclama legitimidad bajo el paraguas de la igualdad de derechos para las personas homosexuales.

De hecho, van más allá, acusando al “progresismo” de apoyar la pederastia, hablando del falso concepto de la “ideología de género”:

La imagen publicada es un bulo que se hizo viral y que ya fue desmentido hace tiempo.

Esta publicación es defendida por Alicia Verónica Rubio Calle, diputada de Vox en la Asamblea de Madrid, escritora de un ensayo antifeminista y habitual difusora de mensajes contrarios al aborto, en el siguiente tweet:

A pesar de ser informados del bulo, Vox Pontevedra, lejos de reconocer su error, difunden más falsas acusaciones al respecto (incluyendo enlaces a medios franquistas como “Hispanidad” o a youtubers tránsfobos como Marcel García), llegando a afirmar que “Si mentimos, no ocurre gran cosa“:

La propia Alicia Rubio, insiste en la defensa de su derecho a mentir:

Incidentalmente el “ageismo” (traducido en castellano como edadismo) se define como “discriminación por razón de edad, causado por cualquier actitud, conducta o estructura institucional que menoscaba o impida el disfrute de los derechos de una persona o colectivo de personas, y donde el factor determinante es la mayor edad o vejez. Es decir, nada que ver con el sexo y los niños. La mentira comienza desde la propia definición de la palabra.

Pero no es la primera vez que Vox intenta esto. Ya en enero de 2020 la Asociación Roja Directa Andalucía LGTBI interpuso ante la Fiscalía una denuncia contra VOX por “fomentar el odio y la discriminación” hacia este colectivo al haberlo vinculado en su cuenta oficial de Twitter con la promoción de la pederastia.

Vox también llegó a utilizar esta misma estrategia para defender el polémico “PIN parental”. El eurodiputado de Vox Hermann Terstch publicó un tweet en su cuenta en el que defendía el veto parental así: “El pin parental es un instrumento para evitar que tu hijo llegue a casa y diga que Otegi visitó el cole y lo idolatra, que las mujeres que secuestran a sus hijos o ponen denuncias falsas son heroínas y que pretenda penetrar a su hermanito para liberarlo del heteropatriarcado“.

Es más, a la formación ultraderechista le cerraron el perfil de Twitter por ese motivo. El detonante fue un tweet en el que el partido respondía a Adriana Lastra lo siguiente: “Lo que no soportamos es que os metáis en nuestra casa y nos digáis cómo tenemos que vivir y cómo tenemos que educar a nuestros hijos. Y menos aún que con dinero público promováis la pederastia”.

A tenor de este mensaje, Arcópoli, presentó una denuncia en enero ante la Fiscalía General del Estado en contra de Vox por “presuntamente relacionar la igualdad LGTB con la pederastia hablando del pin parental”.

También traen a colación en apoyo a su manipulación, el caso de Matthew Sephton, del Partido Conservador Británico, acusado de compatir pornografía infantil. Curiosamente, no mencionan los casos de José Antonio Ortiz, líder de Vox Lleida detenido por presuntos abusos sexuales a un joven con discapacidad o de Manuel Josué Castillo, candidato de Vox a la alcaldía en Villafranca de los Caballeros (Toledo) detenido acusado de presuntos abusos a menores en junio de 2020.

Y, por supuesto, el tweet de Jorge Buxadé, eurodiputado de Vox que anunciaba que Vox ha sido el único partido político de España que ha votado en contra de la resolución europea contra Polonia a raíz del proyecto de ley “Stop Paedophilia”:

Más adelante, declaraba lo siguiente:

Cuando, en realidad, dicho proyecto de ley no tenía absolutamente nada que ver con la pedofilia, sino que este proyecto, lanzado por el gobierno ultraconservador de Polonia (en manos del partido Ley y Justicia), pretende eliminar la educación sexual a los niños menores de 15 años. Una iniciativa muy similar al PIN parental de Vox.

Esta estrategia homófoba no es nueva, de hecho es ampliamente utilizada, especialmente en el entorno de la extrema derecha.

Pedofilia y teorías de la conspiración

Existen ciertos ambientes, normalmente relacionados a la extrema derecha y, especialmente, a la nueva derecha radical o alt-right, se habla mucho de una supuesta tendencia a “normalizar” las relaciones sexuales entre adultos y menores de edad por parte de lo que denominan “agenda progre”. Existen de hecho toda una serie de teorías de la conspiración donde, supuestamente, élites políticas de izquierdas buscan reducir la libertad de las personas imponiendo esta agenda en diferentes ámbitos de la sociedad.

Así, un porcentaje de este sector, especialmente los más ultraconservadores, insisten en creer que la pedofilia y/o la pederastia viene incluida en esta supuesta agenda política progresista. Siendo que la pederastia es ilegal y perseguida en prácticamente todos los países occidentales.

En primer lugar, quermos cabe aclarar dos conceptos, tal y como los definen la ciencia y la legislación vigente.

  • Pedofilia es una parafilia consistente en la atracción sexual por menores. Para su diagnóstico es necesario que el sujeto sea mayor de dieciséis años de edad y que la persona objeto de deseo sea al menos cinco años menor. La pedofilia no implica necesariamente que el sujeto lleve a cabo ninguna acción dictada por esta atracción.
  • Pederastia es el cometimiento de un abuso sexual a menores, normalmente a consecuencia de la pedofilia. Se trata de una práctica delictiva penada por ley, incluso si fuera consentida por el menor.

Conviene notar que en general, en los argumentos que usa la gente, se utiliza el primer término para todo.

En segundo lugar, se enumeran las teorías de la conspiración que, erróneamente, relacionan el movimiento LGTB con la pederastia o la pedofilia:

El inexistente movimiento a favor de los derechos de los pedófilos (MAP)

Esta teoría defiende que hay un movimiento que defiende “los derechos” de los pederastas (“pedófilos” según ellos), de forma análoga a los movimientos que defienden la igualdad de derechos para las personas homosexuales o, de forma más amplia, a las personas LGTB.

Como es costumbre, para poder sostener esta teoría, utilizan bulos o “fake news” como, por ejemplo, imágenes manipuladas como por ejemplo:

Imagen manipulada desmontada por Maldita.es. Autor: Maldito Bulo, 08/07/2018. Fuente: Maldita.es (CC BY-SA 3.0.)

Además de imágenes como las mostradas por Vox Pontevedra.

Obviamente este discurso no tiene como objeto defender a los menores de edad, sino atacar al colectivo homosexual, al que tachan de “lobby”.

Ese movimiento también estaría potenciado por intereses de las “élites” o del “Nuevo Orden Mundial” (abreviado a veces por sus siglas NOM o, en inglés, NWO) en una agenda programada para llevar a la sociedad a la degeneración y destruir la moral occidental. Aquí también se vincula con la homosexualidad, con el aborto o incluso con el divorcio, en toda una declaración de intenciones del ultraconservadurismo más rancio, característico de las organizaciones ultraderechistas.

Imagen de un grupo de Facebook llamado “Ola Celeste – Argentina”. Autor: Desmontando a Vox, 06/10/2020. Fuente: Facebook.

A este supuesto movimiento, le han puesto hasta nombre (MAP) y bandera (similar a la bandera del orgullo gay o la de las personas transgénero). Para lo cual no han dudado en apropiarse de un término meramente descriptivo que no es ningún movimiento organizado y de una bandera que es simplemente una broma de Internet. Las siglas “MAP” significan “Minor-Attracted Persons”, en castellano “Personas Atraídas por Menores”.

De hecho, un organismo cuyo fin es prevenir abusos contra menores, “The Prevention Project“, explica las razones para usar ese acrónimo, pero que no es ningún “movimiento” ni nada mínimamente organizado, mucho menos bajo el paraguas de la igualdad o del movimiento LGTB. La bandera, por otra parte, sale de una página en Tumblr cuyo fin era burlarse de esta gente.

Imagen de un artículo basado en el MAP. Autor: Desmontando a Vox. Fuente: Demon.code.blog

También acostumbran a apoyar esta idea en capturas de grupos de pederastas en Facebook creado con tal nombre. Efectivamente, tales grupos existen, pero citarlos para apoyar la veracidad de esta idea es tan absurdo como utilizar esta captura para “demostrar” que VOX defiende las terapias naturales y el “jipismo”.

Imagen del grupo de Facebook de Vox sobre Terapias Naturales. Autor: Desmontando a Vox. Fuente: Facebook

Para apoyar esta supuesta “agenda” suele citarse (fuera de contexto) el vídeo de una charla TEDx de una estudiante de medicina que habla del caso de un tal “Jonas”, pedófilo. Se cita para dar a entender una defensa de prácticas ilegales y perjudiciales. Sin embargo, la propia estudiante pidió que se retirara la charla cuando vio cómo se estaba utilizando. El objetivo de la charla era hablar el problema, para reconocerlo como tal y ver qué se puede hacer para prevenir que esa gente actúe siguiendo sus instintos.

“Let me very clear here. Abusing children is wrong without any doubt. But a pedophile who doesn’t abuse children has done nothing wrong. I want to quickly summarize where we are at the moment. According to current research, pedophilia is an unchangeable sexual orientation, just like for example heterosexuality. No one chooses to be a pedophile. No one can cease being one. The difference between pedophilia and other sexual orientations is that living out this sexual orientation will end in a disaster.


Traducido: “Déjenme hablar con total claridad. Abusar de los niños está mal sin duda alguna. Pero un pedófilo que no abusa de niños no ha hecho nada malo. Quiero resumir en qué punto estamos ahora. Según las investigaciones actuales, la pedofilia es una orientación sexual que no se puede cambiar. Nadie elige ser pedófilo. Nadie puede dejar de serlo. La diferencia entre esta y otras orientaciones sexuales es que vivir según ella acaba en desastre.”

No se está defendiendo la pedofilia ni mucho menos la pederastia. Se está hablando de qué se puede hacer para evitar los abusos a menores.

El “pizzagate”

Durante la campaña electoral estadounidense de 2016, donde se enfrentaban el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton, Supuestamente unos correos de John Podesta, el gerente de la campaña de esta última, contendían mensajes codificados que conectaban a varios restaurantes estadounidenses y funcionarios de alto rango del Partido Demócrata con una supuesta red de tráfico de personas y abuso sexual infantil.

La polémica se disparó a raíz de la famosa filtración de correos publicada por el portal WikiLeaks. Uno de los establecimientos presuntamente involucrados fue el restaurante y pizzería Comet Ping Pong en Washington, D. C que, de hecho, sufrió ataques y amenazas. Se llegó a decir incluso que un videoclip de Justin Bieber, de la canción Yummy, hacía referencia al “pizzagate”, además de acusar a un gran número de famosos.

Esta teoría difundida por afines a la alt-right (especialmente influencers y portales como InfoWars dedicados a la creación de “fake news”) y del entorno de Donald Trump, ha sido ampliamente desacreditada por una amplia gama de organizaciones, incluido el Departamento de la Policía Metropolitana del Distrito de Columbia.

QAnon

Partidarios del movimiento QAnon. Autor y fuente: Maldita.es (CC BY-SA 3.0.)

En octubre de 2017, un usuario anónimo llamado “Q” dijo en los famosos foros 4chan ser un miembro del gobierno de Estados Unidos con gran acceso a temas de seguridad nacional. La persona contó que la investigación de Robert Mueller sobre la presunta relación entre la campaña de Trump y Rusia es en realidad una investigación sobre élites globales.

Desde entonces, se ha creado una teoría de la conspiración en la cual Donald Trump estaría luchando en secreto contra un supuesto “poder en la sombra” dirigido por Hillary Clinton, el Partido Demócrata, personalidades como George Soros y una agenda política progresista que incluiría una red de pederastia donde personalidades de perfil progresista del mundo del espectáculo y de Hollywood estarían implicadas.

Sus seguidores se dedican a organizarse en las redes sociales y en la vida real para realizar acciones y campañas de protesta que incluyen ataques a personalidades famosas a las que se le acusa abiertamente de pedofilia y/o de pederastia. Por ejemplo, se viralizó una fotografía en la que supuestamente Joe Biden, candidato demócrata, muerde la mejilla de una niña. La persona es en realidad Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, y la fotografía es una captura de un vídeo en el que está saludando a gente a la salida de un hotel, según Check Your Fact, también miembros del IFCN.

Por supuesto, no existe evidencia alguna de que esto sea cierto.

Curiosamente, la gente que “denuncia” tales “aberraciones” suele omitir casos como los abusos a menores por parte de la Iglesia, en lo que consituye, probablemente, la mayor organización implicada en el tema. Con obispos que no saben decir si la pedofilia es un pecado y con cientos de curas pedófilos.

Antecedentes del uso de la pedofilia por la extrema derecha

Las teorías expuestas acerca de cómo la derecha y la ultraderecha han creado, difundido o manipulado datos para vincular a los movimientos LGTB, a las personas homosexuales o, directamente, a la izquierda con la pedofilia y/o con redes de pederastas, son más bien actuales. Sin embargo, existen precedentes que conviene conocer: el caso de Shulamith Firestone, el de Simone de Beauvoir, el de la ILGA y el de NAMBLA.

El caso Shulamith Firestone

Además del movimiento LGTB, el feminismo suele ser un objetivo habitual de la extrema derecha.

Hay varios ejemplos, como el de Shulamith Firestone. Quienes no han leído nada o casi nada sobre feminismo suelen utilizar esta cita (muchas veces, ni siquiera correctamente traducida) para demostrar que “el feminismo defiende la pedofilia”:

“si el niño escogiera la relación sexual con los adultos, aun enel caso de que escogiera a su propia madre genética, noexistirían razones a priori para que ésta rechazara sus insinuaciones sexuales, puesto. que el tabú del incesto habríaperdido su función” [debido a que ha desaparecido el peligro de las consecuecias de la endogamia en tal sociedad”

“La dialéctica del sexo”, Shulamith Firestone, cita real

La cita mal traducida (“even if he should happen to pick his own genetic mother“) que se difunde: “si el niño puede elegir relacionarse sexualmente con los adultos, incluso si él debe escoger su propia madre genética, no habría razones a priori para que ella rechace los avances sexuales, debido a que el tabú del incesto habría perdido su función”.

La obra citada se considera un texto clásico del feminismo de la segunda ola. Volviendo a la cita, conventientemente recortada, es importante fijarse en ese “si” condicional. Ocurre que la autora está decribiendo una posible sociedad en la que se habría establecido una unidad de convivencia alternativa a la familia. Precisamente, justo antes de esa frase se dice:

“Hasta ahora no hemos hablado mucho acerca del amor y la libertad sexual porque no hay razón para presentarlo como problema; nada se opondrá a ellos. Con la plena libertad del hombre, las relaciones serán objeto de redefinición positiva. Si un niño no conoce a su propia madre o, por lo menos, no le atribuye un valor especial sobre las otras, es improbable que la escoja como su primer objeto amoroso simplemente para desarrollar inhibiciones sobre este mismo amor. Es posible que el niño establezca sus primeras relaciones físicas estrechas con gente de su propia talla por mera conveniencia física […] Pero, de no ser así, si el niño escogiera la relación sexual con los adultos […]”
“De esta manera, al carecer del tabú del incesto, dentrode pocas, generaciones, los adultos podrían retornar a unasexualidad polimórfica más natural y la concentración en elaspecto genital, del sexo y en el placer orgástico daría pasoa unas relaciones físico/ emocionales totales”

En este sentido conviene destacar que cuando habla de sexualidad infantil y del tabú del incesto se refiere a ideas del psicoanalista Sigmund Freud. Y, poco más adelante, afirma explicitamente:

“Supone falta de realismo imponer teorías acerca de cómo deberian ser las cosas, en una psique organizada ya fundamentalmente en torno a necesidades emocionales específicas.”

Es decir, que, por si no había quedado claro, se trata de una hipotética sociedad alternativa, que no trata de imponer. Nada más lejos de una “defensa de la pedofilia o del incesto.”

La obvia crítica que se hace a la frase sacada de contexto “el niño no puede elegir libremente tener relaciones sexuales con un adulto“ y en la que se basa la legislación de la mayoría de países, no es relevante, ya que se está describiendo una sociedad imaginaria. De hecho, una de las ideas del libro es que precisamente la unidad familiar tradicional es la que impide el desarrollo en libertad del niño, de donde se puede deducir que la autora no piensa que en nuestra sociedad actual el niño tenga, efectivamente, libertad para elegir tales relaciones.

Texto de Shulamith Firestone difundido por la extrema derecha.

El caso Simone de Beauvoir

Se afirma (por ejemplo en medios de desinformación como “Outono“) que Simone de Beauvoir, referente del feminismo, firmó un manifiesto pidiendo legalizar la pederastia. Nada más lejos de la realidad. En primer lugar, no se trataba de ningún “manifiesto”, sino de una carta sobre un caso judicial muy concreto, que buscaba enfatizar las contradicciones de las leyes de Francia con respecto a los menores de edad.

Concretamente un caso en el que tres hombres fueron detenidos en 1973 bajo la acusación de actos lascivos contra chicos y chicas de 13 y 14 años de edad. La carta (que firmaban también médicos, artistas y psicólogos, entre otros profesionales) argumenta que, por una parte, la sociedad suministra píldoras anticonceptivas a niñas de esa edad y se les puede juzgar y sentenciar pero, por otra, no se les permite decidir sobre su sexualidad. No podían ser “menores” para una cosa y “adultos” para otro. O las dos o ninguna”.

Los firmantes de la carta defendían una sexualidad libre, en su contexto, y consideraban para esos acusados (de “caricias y besos consentidos”) suficiente una pena de 3 años de prisión. En 1977, fecha de la carta, en la que el parlamento francés se debatía la derogación de algunas leyes de consentimiento (que era, hasta entonces, de 15 años).

María José Cumplido, autora de “Chilenas: la historia que construimos nosotras” explica la cuestión a fondo.

«Hoy tenemos otras nociones sobre infancia y sabemos que el consentimiento no siempre es libre, por lo que me parece que hemos avanzado al respecto. Beauvoir jamás defendió la pedofilia, defendía la libertad absoluta sobre los cuerpos. El debate es ese. Lo otro es no saber leer»

María José Cumplido

También se suele aludir al caso de Natalie Sorokine, cuyos padres acusaron a Simone de “corromper a su hija” de 17 años. Simone fue absuelta de los cargos y precisamente Natalie era una de las más empeñadas en mantener la relación y en defender a la pareja Beauvoir-Sartre.

En todo caso, referirse a los gustos sexuales de Simone de Beauvoir para atacar sus ideas y al feminismo en general es una falacia lógica evidente. El feminismo (inspirado por Simone o no) no defiende ningún tipo de pederastia y nadie ha podido encontrar una prueba de ello. Al contrario, el movimiento feminista lleva años denunciando, precisamente, los gustos de los hombres por mujeres jóvenes e incluso adolescentes, la sexualización de las niñas y la tolerancia y blanqueamiento hacia este tipo de relaciones en lo que denominan “cultura de la pedofilia“.

ILGA

La ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex) es una federación mundial de más de 1.600 organizaciones de más de 150 países y territorios que hacen campaña a favor de los derechos humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex.

La controversia respecto a esta federación surge cuando, entre 1993 y 1994 pierde su condición de observador en el United Nations Economic and Social Council (ECOSOC) debido que grupos conservadores estadounidenses publicitan la existencia de dos grupos pedófilos miembros.

En el seno de la federación existía debate al respecto desde tiempo atrás. No obstante, ILGA no aboga (y nunca lo ha hecho) por la pedofilia en ninguna forma. Al respecto, la ILGA ha emitido comunicados condenando todo tipo de abuso sexual y explotación (independientemente de la orientación sexual o identidad de género del perpetrador o de la vícitima). ILGA también ha hecho llamamientos para el refuerzo de los derechos de los niños y jóvenes, en apoyo a la Convención de Derechos del Niño de Naciones Unidas.

De hecho, en 1994 ILGA expulsó a NAMBLA y a otras organizaciones pedófilas, que habían podido entrar anteriormente por la falta de criterios de revisión de adecuación de las organizaciones solicitantes. A raíz de esto, la ILGA definió los procedimientos administrativos para evitar que tal cosa se repitiera. Y no se ha vuelto a repetir.

NAMBLA

La North American Man/Boy Love Association (NAMBLA), Asociación Norteamericana del Amor Hombre/Chico en castellano es una asociación pedófila, una de las pocas que existen como tal. Los grupos pro derechos LGTB llevan tiempo luchando contra ellos. Concretamente, la primera oposición documentada fue en la primera marcha gay de Washington en 1979.

Alguien tan poco sospechoso como Gregory King, de la Campaña de Derechos Humanos, diría: “NAMBLA no es ninguna organización gay, no son parte de nuestra comunidad y exhaustivamente rechazamos sus esfuerzos para insinuar que la pedofilia es un asunto relacionado con los derechos civiles de gays y lesbianas“.

Otros bulos al respecto

Además de los ya comentados, existen otros bulos difundidos especialmente por la ultraderecha que conviene conocer:

En 2020, se corrió una noticia de que Francia había abierto la puerta a la legalización de la pedofilia. Después, resultó que se había hecho una tergiversación de una ley aprobada:

También se difundió en Colombia la noticia de que se estaba legalizando la zoofilia y la pedofilia en amparo a las leyes de igualdad bajo la mal denominada “ideología de género”. También se demostró falso.

En julio de 2020 corrió un bulo de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) había eliminado la pedofilia de la lista de trastornos mentales. Casualmente, en medio de una campaña de desprestigio a la organización por parte de la ultraderecha. Se desmintió rápidamente.

Fuentes, enlaces y bibliografía:

– Foto destacada: Protesta a favor del “Pizzagate”. Autor: Blink O’fanaye, 25/03/2017. Fuente: Flickr (CC BY-NC 2.0.)

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

4 comentarios en «La pedofilia como arma de la extrema derecha»

  • el 15 octubre 2020 a las 17 h 33 min
    Enlace permanente

    Al descubierto el descubierto, que estafa y que montón de mentiras a favor del comunismo soltais no? La pedofilia es un delito, que poco tiene que ver con ideologías políticas. Estáis manipulando mas que los nazis en su momento.

    Respuesta
    • el 15 octubre 2020 a las 23 h 53 min
      Enlace permanente

      Muy buenas.

      Puedes comprobarlo: no hemos mencionado el comunismo ni una sola vez en todo el artículo. Alguien tiene cierta obsesión por el comunismo y no es Al Descubierto.

      Por otro lado, ¿en qué parte estamos manipulando? Todas y cada una de las teorías expuestas están documentadas.

      Un saludo.

      Respuesta
  • Pingback: Acabemos con la desinformación - Al Descubierto

  • Pingback: ¿Defiende Vox al colectivo LGTB? - Al Descubierto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *