Las marchas ultraderechistas de los Proud Boys concluyen con apuñalamientos y disparos

La derrota de Donald Trump motiva el lado más violento de los ultraderechistas Proud Boys. Por el momento se han contabilizado al menos 10 heridos en las marchas pro-Trump, entre ellos se encuentran 4 personas a las que han apuñalado y un hombre hospitalizado por un disparo de bala. En consecuencia, 23 personas han sido detenidas hasta el momento.

El hecho de que el Tribunal Supremo se haya pronunciado en contra de un presunto fraude electoral en los comicios del 3 de noviembre no ha apaciguado los ánimos en Estados Unidos, donde la división provocada por los resultados electorales se está reflejando en las hostilidades que prosperan en las calles. El propio Trump, quien pese a esta resolución judicial aún no ha admitido su derrota, se pronunció el viernes sobre la misma en Twitter enfatizando que “el Tribunal Supremo realmente nos ha defraudado. Nada de sabiduría, nada de coraje”.

Tanto Washington DC como Olympia han sido sede de protestas a las que acudieron cientos de personas para mostrar su rechazo ante la victoria según ellos fraudulenta de Joe Biden. Ambas reuniones concluyeron con disturbios, convirtiéndose en batallas campales a medida que avanzaron las horas.

Concretamente, la jornada del pasado sábado congregó en DC las quejas de los seguidores de Trump, por un lado, y de los defensores del movimiento Black Lives Matters, por otro. En palabras del jefe de la Policía de Washington, Pete Newsham, el gran despliegue de efectivos para mantener alejados a los manifestantes de ambos bandos no fue suficiente para evitar que pequeñas células se separaran de sus respectivas concentraciones con “intención de generar conflicto”.

Entre los grupos violentos que proliferaron al caer la noche quemando todo cuanto podían a su alrededor, la Agencia EFE pudo constatar la presencia del grupo de extrema derecha Proud Boys, cuyos miembros acudieron con vestimenta militar que combinaba el negro y el amarillo, sus colores distintivos. Además, su indumentaria destacaba principalmente por los chalecos antibalas que portaban.

Mientras que el Colegio Electoral ya se ha reunido este lunes para ratificar formalmente a Biden como próximo presidente de los Estados Unidos, Trump continúa cegado por el poder anunciando que “no se ha terminado. Seguiremos. Y vamos a continuar avanzando”. Unas palabras que auguran la dilatación de los enfrentamientos violentos entre sus partidarios ultraderechistas presentes en las calles y otros colectivos comprometidos con la lucha por sus propios derechos o defensores del legítimo ganador de las elecciones estadounidenses Joe Biden.

La ceremonia para la toma de posesión está prevista para el día 20 de enero, momento en el que Trump tendrá que dar un paso atrás y despedirse de la Casa Blanca bajo todo pronóstico.

Los Proud Boys

Proud Boys. Autor: Becker1999, 19/07/2020. Fuente: Flickr. (CC BY 2.0).
Proud Boys. Autor: Becker1999, 19/07/2020. Fuente: Flickr. (CC BY 2.0).

Los Proud Boys son una organización neofascista en la que solo se admiten hombres que tiene una presencia destacada en los Estados Unidos y más limitada en Canadá, habiendo sido descrita por las agencias de inteligencia estadounidenses como “un peligroso grupo de supremacía blanca”. Destaca el hecho de que sus cuentas sociales han sido prohibidas por Facebook, Instagram, Twitter y Youtube.

La fundación del grupo tuvo lugar en el año 2016 bajo el liderazgo de Gavin McInnes, cofundador de Vice Media. Pese a su demostrado apego hacia los supremacistas blancos, evidenciado en palabras de su fundador, quien ha asegurado que “me encanta ser blanco y creo que es algo de lo que hay que estar muy orgulloso. No quiero que nuestra cultura se diluya. Necesitamos cerrar las fronteras ahora y dejar que todos se asimilen a un modo de vida occidental, blanco y de habla inglesa”, los miembros del grupo suelen protestar contra cualquier acusación de racismo.

Sus argumentos suelen centrarse en la idea de que los hombres y la cultura occidental se encuentran bajo asedio, lo que ha conducido al grupo a participar en actos centrados en la violencia antifascista, anti-izquierdista y antisocialista, además de en episodios racistas, homófobos y machistas. De hecho, han llegado a ser definidos como el “club de la lucha de la extrema derecha” y varios de sus miembros han sido sentenciados a prisión por agredir a individuos antifascistas. En relación con estas detenciones, la organización ha sido relacionada con el grupo terrorista neonazi Atomwaffen Division.

Desde 2019 la banda está dirigida por Enrique Tarrio, ex-convicto que fue a la cárcel por revender dispositivos médicos robados tras cambiarlos de marca. Actualmente regenta una tienda de camisetas especializada en vestimenta para ultraderechistas, con eslóganes en las prendas como “Pinochet no hizo nada malo”.

Silvia Moreno

Noticias de actualidad y articulista. Graduada en Periodismo, máster en Teoría Política y doctorando en Ciencias Políticas y de la Administración. Con especial interés por cuestiones relacionadas con la memoria histórica y por la investigación geopolítica en torno a movimientos políticos y sociales en Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *