Se descubre que el joven de 15 años que planeaba un atentado en un centro escolar en Suecia era un nazi

Un empleado escolar resultó gravemente herido el agosto pasado en un ataque a una universidad en el sur de Suecia en el que un joven de 15 años fue detenido bajo sospecha de «intento de asesinato». Varios testigos apuntaron al diario local Skanska Dagbladet que el joven agresor, que cuando perpetró el ataque vestía aparentemente un chaleco antibalas, un casco y una máscara de esqueleto, blandió un cuchillo en una escuela de Eslöv, a unos 40 kilómetros de Malmö.

«La policía pudo controlar al sospechoso (…) estaba bastante agitado», informó Ewa-Gun Westford, portavoz de la policía, durante una rueda de prensa. La víctima, un trabajador del colegio de 45 años, fue trasladada al hospital donde fue operada.

Aunque no hubo más personas heridas en este ataque, ocurrido al día siguiente del inicio del curso escolar, el alumnado del centro escolar permanecióconfinados en sus aulas durante más de una hora y media, según la prensa, antes de ser evacuados a un edificio anexo a la escuela para mayor seguridad.

Durante ese día y los posteriores, las autoridades no pudieron confirmar a la prensa el motivo de este acto en un país donde este tipo de atentados son bastante inusuales.

Intento de atentado con motivaciones neonazis

Durante meses, no ha trascendido información alguna del móvil por el cual el joven habría intentado asesinar al trabajador. Sin embargo, la propia prensa sueca informó tiempo después que las cuentas de Facebook y YouTube del joven demuestran su interés por Adolf Hitler y la Alemania nazi.

Entre las incautaciones realizadas por la policía tras el ataque se encuentra una lista de los alumnos y profesores que el adolescente planeaba atacar y matar. Según el propio acusado, esto incluye a estudiantes que simpatizan con el movimiento LGTB.

Además, el joven desveló en las mismas redes su hostilidad hacia las personas migrantes y la religión islámica, y parece que fue visto caminando con una esvástica vendada a un brazo, según informaron los medios suecos. El jefe de policía Niclas Hallgren fue muy claro al respecto, afirmando que “estamos convencidos de que tenía motivaciones racistas”.

De igual forma, según información de la investigación preliminar policial, el joven de 15 años se había sentido muy inspirado por el atentado terrorista en la ciudad de Christchurch en Nueva Zelanda en 2019, cuando un extremista de derecha mató a tiros a 51 personas en dos mezquitas, motivado por teorías de la conspiración e ideas xenófobas y racistas.

A pesar de que los atentados o intentos de atentados son bastante raros en Suecia, en octubre de 2015, tres personas murieron en un ataque por motivos racistas en una escuela en Trollättan, en el oeste. El agresor de 21 años, Anton Lundin Pettersson, tenía como objetivo las personas de ascendencia extranjera, hasta que fue abatido por las autoridades policiales.

En los últimos años, además, en el seno europeo, la violencia de extrema derecha no ha dejado de aumentar, constituyendo una de las principales amenazas para la seguridad nacional en países como Alemania, en palabras del propio gobierno y reflejado en las encuestas de percepción ciudadana. Sin embargo, parece que se le sigue sin prestar la atención necesaria y sin señalar los puntos en común con el discurso reaccionario que agitan ciertos líderes y partidos políticos con representación parlamentaria.

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.