Una residencia de Madrid desvía vacunas del coronavirus a sacerdotes

El pasado miércoles 6 de enero, la residencia de personas de la tercera edad, Valdesur, situada en la localidad de Valdemoro, ha confirmado que ha vacunado contra la Covid19 a familiares de los trabajadores y sacerdotes que visitan sus centros, lo que sería una vulneración de las pautas marcadas para el plan de vacunación, pues en la primera fase, que va desde enero hasta marzo de este año, únicamente pueden acceder a las vacunas los residentes y el personal sanitario que desempeña su labor en dicho centro.

El grupo Casablanca, responsable de la residencia, se ha justificado diciendo que se hizo para poder aprovechar la dosis de la vacuna, tal y como ha expresado en una nota pública: “la vida útil de una vacuna una vez reconstituida es de dos horas y si no se utiliza se pierde”.

“Con el único ánimo de aprovechar el 100% de las dosis recibidas y proteger al máximo a los mayores de nuestras residencias, se ha vacunado a varios sacerdotes que nos asisten espiritualmente en los centros del grupo, voluntarios que están en contacto con los mayores de forma habitual y algunos mayores de riesgo familiares de algunos empleados”.

No obstante, la dirección médica del grupo Casablanca asegura que se ha vacunado correctamente a todos los residentes del centro que estaban previstos, “siguiendo escrupulosamente los protocolos establecidos”.

Se desconoce cómo se ha producido el desvío de vacunas

Casablanca es una empresa que se ocupa de la gestión privada de ocho residencias de mayores en la Comunidad de Madrid, donde en total habría unas 1.600 personas con derecho a vacunación. Por el momento, el desvío de vacunas fuera de lo establecido en el plan solo se ha dado en Valdesur, al menos que se tenga constancia.

De momento se desconoce la forma en la que han podido hacer el desvío de vacunas ya que las residencias están obligadas a cumplimentar un registro digital elaborado por la Dirección General de Salud Pública en el que se detallen los datos personales de todas y cada una de las personas vacunadas despachadas, por lo que el caso está siendo investigado. En caso de confirmarse, la Comunidad de Madrid tomará las medidas pertinentes.

Hasta ahora es el primer incidente de vacunación irregular conocido en España pero ya empiezan a generarse dudas sobre la aparición de un mercado negro. Según declaraciones de enfermeros recogidas por El País, la residencia podría haber colado a personas en los huecos de residentes muertos o trasladados a otra residencia, o trabajadores despedidos.

Y en el peor de los casos las residencias podrían haber incluido en el listado a familiares como si fueran trabajadores, confiando en que Salud Pública no iba a cruzar ese listado con ningún otro registro.

Cada vial de la vacuna Pfizer y BioNTech permite poner hasta cinco vacunas, por lo que si residentes y trabajadores no son múltiplos de cinco sobran dosis que las residencias podrían aprovechar.

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *