‘Impeachment’ contra Jair Bolsonaro por sospechas de corrupción en la compra de vacunas

En esta madrugada, finalmente las amenazas de las fuerzas políticas de la oposición en Brasil se hicieron realidad registrando en la Cámara de Diputados un “superpedido de impeachment contra Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, debido a las recientes sospechas por corrupción en la compra de vacunas para el coronavirus.

El documento que recoge la moción ha sido firmado por un gran número de organizaciones, entre las que se encuentran partidos de izquierda, sindicatos y movimientos sociales, entre ellos, el Partido del Trabajo (PT), la formación de Lula Da Silva, a los que se han sumado antiguos aliados de Bolsonaro.

En total, reúne al menos un centenar de peticiones solicitando la destitución en base a más de 20 acusaciones, entre ellas, además de las sospechas de corrupción, su pésima gestión de la crisis sanitaria, que ha dejado una cifra récord de muertes en Brasil con más de medio millón, que se caracterizó por su oposición a las medidas de restricción de movilidad, cuestionar las vacunas, ignorar el problema y otras controvertidas declaraciones y medidas.

Un ‘impeachment’ difícil de prosperar

Todo queda ahora en manos de Arthur Lira, presidente de la Cámara de Diputados, para que apruebe someter a Bolsonaro al “impeachment” que podría dejarle fuera del poder. No obstante, esto se estima poco probable debido a que Lira es uno de los pocos aliados con los que todavía cuenta el presidente ultraderechista.

Pese a todo, de ser sometido a votación, deberá aprobarse por dos tercios de la Cámara para que el “impeachment” prospere y así poner fin al gobierno de Bolsonaro. Y es que, a pesar de su progresiva y acentuada caída de popularidad este último año, todavía cuenta, en principio, con suficientes apoyos parlamentarios para sostenerse gracias a la coalición de varias fuerzas de la derecha brasileña.

Lo que podría decantar la balanza en favor del “impeachment”, además de una movilización social constante y masiva que ha regado las calles brasileñas el 29 de mayo y el 19 de junio (con una próxima convocatoria para el 23 de julio), es la conclusión que podría sustraerse de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) del Senado, que lleva meses investigando la acción del gobierno de Bolsonaro. Es precisamente la CPI la que sacó a relucir sospechas de corrupción en la negociación y posterior compra de las vacunas para la COVID19.

A raíz de esto, el pasado lunes, tres senadores presentaron una demanda a la Corte Suprema para que se inicien los procedimientos judiciales que clarifiquen si Bolsonaro cometió prevaricación al no denunciar estos hechos.

Así, la oposición y los movimientos sociales confían en que una buena movilización en combinación con las acciones judiciales basten para convencer a más aliados de Bolsonaro para que abandonen al mandatario.

– Foto de portada: Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Autor: Jeso Carneiro, 22/11/2018. Fuente: Flickr (CC BY-NC 2.0)

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *