La extrema derecha multiplica sus apoyos en Canadá frente a la victoria agridulce de los liberales de Trudeau

Alrededor de unos 27 millones de personas fueron convocadas a las urnas el pasado lunes para poder elegir a los 338 diputados que componen la Cámara Baja del Parlamento, donde se distribuirá la representación de cada partido político y se conformará el futuro gobierno de la nación. El Partido Liberal de Canadá ha ganado las elecciones federales celebradas el pasado lunes. Esto supondrá una tercera victoria electoral consecutiva para su líder y actual primer ministro, Justin Trudeau.

Pese a esta victoria, los resultados fueron un poco agridulces para Justin Trudeau. El primer ministro en funciones no logró recuperar la mayoría absoluta que tanto ansiaba tras haberla perdido en 2019 como consecuencia del desgaste de su imagen. Con un porcentaje de escrutinio superior al 90 %, el Partido Liberal obtuvo 158 escaños, bastante por debajo de los 170 escaños que conforman la mayoría absoluta. No obstante, podrá formar gobierno.

El Partido Conservador de Erin O’Toole quedó en segundo lugar y obtuvo 119 escaños, dejándose un escaño. Los Nuevos Demócratas de Jagmeet Singh, quedaron en tercer lugar y obtuvieron 25 escaños en la Cámara Baja, aumentando un escaño. El Bloque Quebequeś de Yves- François Blanchet, quedó en cuarto lugar y obtuvo 34 escaños.

El partido ultraderechista de Maxime Bernier, el denominado Partido Popular, quedó en quinto lugar tras haber experimentado un incremento del voto del 177% y multiplicado por cinco su porcentaje voto, pasando del 1,6% al 5,1%. No obstante, se quedó a las puertas de la representación en la Cámara Baja.

El Partido Verde de Annamie Paul, quedó en sexto y último lugar. Fue el gran derrotado de la noche tras perder un 68’8 % de los votos en comparación con los anteriores comicios. Cabe destacar que pese a una notable pérdida de los apoyos, esto solo supuso la pérdida de un escaño respecto a los 3 que obtuvo la pasada legislatura.

Aumento de la extrema derecha en Canadá

Maxime Bernier (izquierda), líder de la ultraderecha de Canadá. Autor: Andrew Scheer, 30/05/2017. Fuente: Flickr
Maxime Bernier (izquierda), líder de la ultraderecha de Canadá. Autor: Andrew Scheer, 30/05/2017. Fuente: Flickr

En comparación con los resultados de las elecciones anteriores, en el bloque de la derecha y la ultraderecha se experimenta un aumento considerable de votos, mientras que partidos de índole ecologista como el Partido Verde pierde una cantidad notable de apoyos quedando en último lugar.

Sin embargo, uno de los grandes exitosos fue el Partido Popular, considerado de extrema derecha. La formación liderada por Maxime Bernier, fundada en 2018 por él mismo, pasó de conseguir casi 300.000 votos en los comicios de 2019 a conseguir más de 800.000 votos en las elecciones del pasado lunes. Este partido se caracteriza por ser partidario de políticas ultraliberales, nacionalistas, populistas y ultraconservadoras.

Maxime Bernier, su actual líder político, fundó el partido tras renunciar como miembro del Partido Conservador, por lo que es considerado una escisión de este. En su discurso de renuncia, Bernier declaraba que el partido al que pertenecía era demasiado corrupto intelectualmente y moralmente para ser reformado.

Bernier fue acusado por distintos políticos conservadores, entre ellos los ex-primeros ministros Stephen Harper y Brian Mulroney, de tratar de dividir a la derecha. Bernier afirmaba que había un gran porcentaje de electores que no votaban debido a una gran desafección hacia la clase política del país. El 10 de octubre de 2018 tuvo lugar el registro del partido.

El partido es considerado como conservador, libertario, populista y liberal, mientras que se le considera también un partido de extrema derecha. Cabe destacar que uno de los principios del partido giraba en torno al populismo, pero Bernier hacía uso de un concepto como “populismo inteligente”, se trataría de un populismo sin emociones, que incluye a todos los canadienses y que no apacigua a los diferentes grupos de intereses especiales.

Algunas de sus medidas más reaccionarias serían la no inclusión de temas como el aborto o la identidad de género en la plataforma de su partido. Además, aboga por una gran política de antiinmigración que trataría de reducir la inmigración a 150.000 personas al año, eliminar la Ley de Multiculturalismo, retirarse del Acuerdo de París y poner fin a la gestión de suministros.

El hecho de que en estas elecciones hayan multiplicado considerablemente los votos puede haber sido causado por la gran desafección política hacia los partidos tradicionales, si bien también puede haber influido la gestión de la pandemia por parte del anterior gobierno.

Ambos factores podrían haber beneficiado al Partido Popular como partido relativamente nuevo y con un discurso muy populista. Su idea de que no existe la izquierda ni la derecha en su partido sino personas descontentas, sumado a diferentes discursos o políticas populistas, podrían haber influido en la captación de esos votantes descontentos con los partidos tradicionales, así como en la captación de múltiples votantes que no iban a votar nunca.

De hecho, el bloque progresista afín al gobierno ha aumentado en conjunto tres escaños.

Retroceso de Trudeau

El pasado agosto, Trudeau convocó elecciones anticipadas tan solo dos años después de las anteriores elecciones y lo hizo cuando la mayoría de las encuestan indicaban que los liberales tenían una ventaja de 10 puntos porcentuales respecto a los conservadores.

En ese momento, una gran parte de los canadienses le otorgaba el aprobado en la gestión de su gobierno frente a la pandemia y la crisis económica que había envuelto al país. No obstante, tras convocar elecciones, muchos votantes manifestaron su descontento con las elecciones y los liberales comenzaron a perder apoyos.

Por otra parte, los partidos de la oposición acusaron a Trudeau de convocar las elecciones en medio de la crisis sanitaria para intentar conseguir una mayoría absoluta en el Parlamento de Canadá. Debido a esto, Trudeau sufrió un nuevo desgaste en su imagen que se reflejó en estas elecciones generales, por lo que se mantiene lejos de la mayoría absolutay se ve obligado a gobernar en minoría, seguramente repitiendo el mismo pacto que en 2019.

Destacar el impacto de la COVID-19 en el proceso de votación en Canadá. Las medidas contra el virus han provocado este año que el proceso de votación se lleve a cabo de forma más lenta. En muchas ciudades, se han originado colas muy largas en algunos colegios electorales debido a las medidas que limitan el número de personas que pueden permanecer en el interior. Esto también ha afectado a la participación, que se ha reducido en más de un 8%.

Enlaces y fuentes:

Foto de portada: Justin Trudeu, primer ministro de Canadá. Autor: DoD News, 23/09/2019. Fuente: Flickr (CC BY 2.0)

Autor: Moisés Pérez Pedraza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *