Denuncian que Polonia rechaza la acogida de refugiados negros en pleno éxodo de Ucrania a sus países vecinos

Desde el jueves, el área fronteriza de Medyka en Polonia se ha convertido en un pequeño grupo de autobuses, autos privados, maletas y bebés en brazos de sus madres. Es una de las ocho puertas de entrada entre Polonia y Ucrania. Desde que la vecina nación amaneciera este jueves con sirenas y misiles rusos, esta pequeña localidad de apenas 2.800 habitantes se ha convertido en un trampolín hacia la paz para miles de familias ucranianas sorprendidas por el conflicto iniciado por Vladimir Putin.

Nadie imaginaba que la invasión rusa de la que Estados Unidos venía advirtiendo desde hacía semanas se extendería más allá de la región oriental del Donbass en guerra desde 2014. Pocos lo hubieran imaginado en apenas unos días que las tropas del Kremlin entrarían en Kiev, la capital de Ucrania. Pero eso fue lo que pasó. Y ahora, además del reto geopolítico y económico que suponen las sanciones contra Rusia, la comunidad internacional se enfrenta a un reto humanitario el de acoger hasta cinco millones de refugiados ucranianos según el cálculo de Naciones Unidas.

Actualmente, la huída se puede gestionar. Según los datos del ACNUR, aproximadamente 50.000 personas dejan Ucrania después de la invasión rusa. A ellos hay que agregar a miles de otros que han huido a Rusia de las zonas ucranianas de Donbass. Y la estación central Kiev estaba colapsada por la tarde y el viernes por la noche. Miles de personas están tratando de subirse en uno de los trenes para llevarlos a la frontera polaca. Leopolis, a unos 70 km de los países vecinos, se ha convertido en el puente de huida más alejado de las zonas más bombardeadas.

La Comisión Europea anunció este viernes que coordina el apoyo de emergencia proporcionado por los países de la Unión Europea a Ucrania incluida España y está listo para ayudar a los países miembros  en la frontera de los ucranianos. Después de la solicitud de Kiev, Bruselas activó el mecanismo de protección civil de la UE para Ucrania incluida Eslovenia,Rumania, Francia, Irlanda y Austria con apoyo adicional de Croacia, Alemania Italia, Lituania, España, Dinamarca y Suecia. 

El comisionado de gestión de crisis habló con los ministros de Rumania, Polonia, Hungría y Moldavia para discutir cómo la UE podría ayudarlos en la recepción y la protección de los ucranianos que intentan huir de su país. Hasta Hungría, conocido por su gobierno ultraderechista, xenófobo, y estrecho aliado de Putin, ha decidido recibir refugiados ucranianos, al menos temporalmente.

Polonia, destino más factible para la acogida de refugiados

Polonia es el país que comparte más frontera con Ucrania, y según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, también será el país vecino con más exiliados. Hasta tres millones de ucranianos pueden solicitar asilo en este país. El gobierno polaco explica que, por el momento, el éxodo se desarrolla según lo previsto. El jueves recibieron a 29.000 personas llegadas de Ucrania por sus pasos fronterizos y esperan una media de 30.000 al día a partir de ahora si la situación no empeora.

El gobierno polaco ha aumentado hasta ocho puntos de atención para los refugiados, uno por cada velocidad aduanera. En particular, se facilita a los distintos refugiados orientación y, si es necesario, proporcionarán alojamiento temporal así como comida caliente, ayudas, apoyo médico básico y un lugar donde poder descansar.

Al contrario a lo que le sucedió a otros refugiados, especialmente de África y el Medio Oriente, que vinieron desde Bielorrusia hace unos meses, a los ucranianos no se les ha retenido ni devuelto a su país. Si escapan del conflicto armado se aceptarán en Polonia, tal y como manifestó el Ejecutivo polaco en un comunicado digital.

Estos días se han visto episodios claramente racistas por parte del Gobierno polaco, puesto que se han visto actuaciones en las que a refugiados negros se les ha impedido entrar en el país, lo que ha despertado fuertes críticas desde varios sectores. Al menos así lo han denunciado varias fuentes. Estos, han considerado que no existe ningún motivo justificable para desempeñar este tipo de acciones, tan solo una discriminación racial.

No ha sido el único episodio racista que se ha vivido. Un diputado laborista de Reino Unido ha declarado estar a favor de la acogida de refugiados ucranianos siempre y cuando trabajen de temporeros en la recogida de fruta. Posteriormente, ante el aluvión de críticas, ha borrado el tuit.

Moldavia, pese a su pobreza, dispuesta a recibir refugiados

La invasión rusa también movilizó la recepción en el país vecino Moldavia. Con solo tres millones de personas, el país más pobre de Europa está listo para recibir a todos los refugiados ucranianos. 

«Aunque en los próximos días el flujo de residentes ucranianos creció recibiremos a todas las personas que requieren ayuda» dijo la presidenta, Maia Sandu.

En un día llegaron más de 16.000 personas, explicó. La mayoría tiene una familia o amigos en todo el país pero la presidenta garantiza que el Estado ayudará con el alojamiento y la manutención a las personas que no tengan a nadie. «Ayer por la mañana nos despertamos en un mundo más violento e incierto, más inestable, un mundo en el que la guerra no tendría que ser posible» dijo Sandu. 

Moldavia también sabe lo qué es vivir bajo amenazas rusas. De hecho, después de la independencia de la Unión Soviética a principios de  la década de 1990, el área de Transnistria se rebeló y, con el apoyo de Moscú, se declaró una república independiente, como en 2014 hicieron las ciudades ucranianas Lugansk y Donetsk. 

Rumanía, no es la excepción

El Gobierno rumano, al igual que Polonia, levantó este viernes la cuarentena obligatoria por la pandemia para todos los llegados desde Ucrania después de que miles de ciudadanos de las zonas fronterizas solicitaran este jueves asilo en Rumanía ante la invasión armada de Rusia. 

En Rumanía, desde el comienzo de la guerra, la mayor concentración de refugiados se ha producido en el cruce fronterizo de Tereblecea-Siret que conecta la torre Chernivtsi de Ucrania con la provincia de Suceava en el noreste de Rumanía.

Miles de ucranianos, muchos de ellos mujeres con niños, hicieron fila en los puestos fronterizos para ingresar en el país.

La Hungría de Orbán cambia su ley para acoger refugiados

Incluso la xenófoba y antiinmigración de Hungría gobernada por el radical Viktor Orbán se ha mostrado dispuesta a acoger en casa a los ucranianos que creen que sus vidas corren peligro. El gobierno de Budapest ha emitido un decreto que especifica que los refugiados de Ucrania tendrán derecho al estatus de refugiado temporal vengan del país que vengan pero que vivan en Ucrania. 

Orbán se vio obligado a enmendar la ley existente, aunque temporalmente, ya que hasta ahora los refugiados sólo podían solicitar asilo en las embajadas húngaras en Belgrado y Kiev y no en la frontera.

La ley se aprobó después de que Bruselas obligara a Hungría en mayo de 2020 a cerrar las llamadas «zonas de tránsito» en su frontera donde los solicitantes debían permanecer hasta el fin de su proceso de asilo. 

Orbán, uno de los principales aliados de Moscú en la Unión Europea (UE), fue ayer el último líder de la UE en condenar el ataque de Rusia a Ucrania. Un episodio que ha destapado críticas y sorpresas, pues no hay que olvidar que Orbán se ha mostrado públicamente aliado de Putin, y no una sola vez. Así que es entendible comprender el origen de estas críticas donde se habla de hipocresía por parte del Gobierno húngaro.

Por otro lado, y más viendo el episodio racista de Polonia, se ha señalado la hipocresía de los gobiernos de extrema derecha de este país y de Hungría al mostrarse dispuestos a acoger a gente refugiada de Ucrania cuando, en 2015, ganaron amplia popularidad apoyados en un discurso racista y xenófobo en contra de la acogida de refugiados llegados de la Guerra de Siria.

Una hipocresía que podría incluso aplicarse a la Unión Europea, muy volcada aparentemente en la atención a los ucranianos que huyen de la guerra, pero no tanto con los que llegaban de Oriente Medio.

No obstante, es de agradecer toda la ayuda posible ante este gran conflicto, venga de donde venga, y más, si se salvan vidas.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Personas negras esperando cruzar la frontera con Polonia. Autor: Desconocido. Fuente: Twitter @Damilare_arah @Miquel_r

Moisés Pérez

Graduado en filología hispánica y futuro profesor de secundaria. Apasionado por la política, la sociología y la educación. Convencido de que con la política y la educación se puede cambiar el mundo. Amante del rigor informativo y del análisis de datos para combatir las "fake news"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.