PP y Vox censura una obra feminista de Virginia Woolf mientras Motril se ofrece a acogerla

La censura ultraderechista se abre paso gracias a los acuerdos PP y Vox. La primera víctima ha sido la obra Orlando de Virginia Woolf.

Desde las pasadas elecciones municipales, se ha hablado mucho sobre los acuerdos que el PP y Vox han ido forjando, pese al perfil bajo que la derecha intentó mantener inicialmente. Así, con el inicio de sus políticas y la toma de decisiones, estos acuerdos han sido reveladores, haciéndose virales medida como prohibiciones de exhibir banderas LGTBIQ+ en lugares institucionales, la eliminación de elementos y puntos morados para la protección de la mujer, entre otros.

Esta censura de ideas ha llegado al mundo de la cultura. Así, en el municipio de Valdemorillo (Madrid), el acuerdo entre el PP y Vox ha llevado a que la Concejalía de Cultura quede bajo el poder de Vox, representada por Victoria Amparo Gil Movellán. En el marco del Festival 7 Villas de la Comunidad de Madrid, se había programado para el 25 de noviembre una representación de la obra Orlando de Virginia Woolf a cargo de la compañía de teatro Defondo. Se trata de una versión de una obra británica que fue nominada en los Premios Max de 2019 como mejor adaptación, ganadora del XXI certamen para directoras de escena Ciudad de Torrejón de Ardoz, ganadora del Premio Berlanga como espectáculo revelación en 2020 y ganadora del premio a mejor dirección en el 40º Festival Vegas Bajas.

Sin embargo, la concejalía ha decidido cancelar la función, argumentando «decisión del equipo de Gobierno». La compañía recibió la noticia de la cancelación a través de una llamada de un técnico del ayuntamiento y posteriormente recibió un correo en el que se indicaba que la obra no se representaría debido a «decisión del equipo de Gobierno», sin hacer referencia a ningún otro motivo, ya sea económico u otro.

Desde el propio ayuntamiento se asegura que no se ha suspendido nada formalmente, ya que la obra no estaba programada de manera oficial. Afirman que la decisión no se debe a ninguna cuestión ideológica, sino a motivos económicos, ya que tienen un presupuesto prorrogado y no cuentan con suficiente dinero para ciertas actividades, como el cine de verano. Sin embargo, en el comunicado no se menciona ningún motivo económico y los técnicos no alegaron ninguna razón de este tipo. Además, como explicó Pablo Huete a El Mundo, tanto la obra Orlando como Teatreadopedia, programada también para el 27 de octubre y que sigue en cartelera, tienen el mismo caché, ya que la productora redujo el precio en dos tercios debido al interés mostrado.

La compañía de teatro Defondo califica este hecho como un «veto ideológico». Pablo Huete ha difundido el comunicado de prensa sobre el veto de la obra en redes sociales. El propio productor comentó al diario Público que el equipo de gobierno anterior había solicitado y aceptado las fechas, así como el presupuesto. Sin embargo, con la llegada del nuevo ejecutivo y el acuerdo entre PP y Vox, les llamaron por teléfono para indicarles que «había un hombre que se convertía en mujer en la obra, y que la temática no les parecía bien». Esto está ocurriendo en otros lugares del país gobernados por el PP y Vox, lo que demuestra que hay motivos ideológicos en juego.

Virginia Woolf y la auténtica cancelación

Es importante señalar que la ultraderecha siempre ha utilizado la denominada «política de la cancelación» para alegar que la izquierda veta sus ideas y busca silenciarlas o censurar hechos. Una retórica falsa y victimista, ya que las cuentas e ideas de extrema derecha gozan de representantes con cientos de miles, si no millones, de seguidores distribuyendo sin problemas su material y gozando del favor de las élites económicas que las acogen en sus espacios comunicativos.

Hace poco, España también vio otra persecución ideológica con la censura de la obra de Santa Teresa de Paco Bezerra, motivada por las presiones de Vox y la voluntad del PP.

Habrá que observar hasta qué punto llegarán los vetos y cancelaciones reales en el futuro, ya que los vetos a las obras de teatro pueden llevar al cierre de canales de difusión, prohibición de programas, radios y medios de comunicación como ha ocurrido de manera más o menos soterrada en Hungría o Polonia.

Una situación que en contra de lo que dice la extrema derecha, afecta especialmente a obras, medios y personas de izquierdas, que son despedidas de los espacios mainstream.

«Vetar la cultura es lo que Hannah Arendt llamaba la banalidad del mal. Es crucial que todos detengamos estas prácticas», afirmó Pablo Huete.

Respuestas contra la censura: Motril se ofrece a acoger la obra

Motril se ofrece ahora como refugio para las obras de teatro censuradas por la ultraderecha. Tras la suspensión de la función de Orlando, de Virginia Woolf, en Valdemorillo debido a la censura de PP y Vox, el Ayuntamiento de Motril ha ofrecido sus instalaciones como espacio libre de censura. El concejal de Cultura, Miguel Ángel Muñoz, afirma que es su obligación moral respaldar la libertad de expresión y brindar apoyo económico a las compañías afectadas.

«Contra el ahogamiento que está promoviendo la ultraderecha, que están al cargo de concejalías de Cultura, ofrecemos Motril como un espacio libre de censuras para tener especial cuidado con esas compañías que se están viendo afectadas».

Así el objetivo del ayuntamiento es contactar con las compañías censuradas para que puedan ejercer sus obras en el Teatro Calderón de Motril: «Motril es libre y queremos apoyar siempre a la cultura y a esas representaciones teatrales que se están viendo castradas».

Motril se posiciona en contra de la censura política en un Estado de Derecho y considera inaceptable que cualquier pieza artística sea objeto de vetos. Una apuesta valiente que otros ayuntamientos e instituciones deberían hacer para luchar contra la censura y el odio.

 Pp y Vox censura la obra feminista de Virginia Woolf mientras otras ciudades se ofrecen a acogerla

JuanCastro

Licenciado en Ciencias Ambientales y Brew Master Assistant, trabajador en hostelería y bastante tiempo precario. Freak hasta la médula, interesado en política, historia, ciencia... Busco en la divulgación y el activismo una manera de aportar a la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *