Alemania suspende a 29 policías por participar en chats nazis y compartir contenido racista

Herbet Reul, de Unión Demócrata Cristina (CDU, el partido de la presidenta Ángela Merkel) y ministro de Interior de Renina del Norte-Westfalia, en Alemania, ha decidido suspender del servicio a 29 policías tras la investigación de su participación en cinco grupos de chats de temática nazi y de extrema derecha. De ellos, 14 han sido suspendidos de forma defiinitiva.

La investigación concluyó que en los chats se encontraron hasta 126 imágenes de Adolf Hitler, simbología nazi variada y otras de índole racista, como una caricatura de un hipotético refugiado yendo a una cámara de gas u otro al que disparaban. Reul, quien calificó lo sucedido de “vergüenza para la policía”, informó que las conclusiones de la investigación permitían afirmar que no era un caso aislado, ya que 25 de los policías pertenecían al mismo departamento, el de Essen, por lo que afirmó de la necesidad de continuar dichas investigaciones.

Estas declaraciones chocan con las del Ministerio del Interior del gobierno federal, quienes siempre habían sostenido que se trataba de casos aislados ante las demandas de organizaciones antirracistas y partidos de izquierda para investigar en profundidad el racismo creciente en las fuerzas y cuerpos de seguridad, especialmente tras la disolución de una unidad de élite del Ejército por su vinculación a la extrema derecha.

La extrema derecha crece en Alemania

Jörg Meuthen, presidente del partido ultraderechista Alernativa para Alemania (AfD). Autor: Robin Krahl, 17/01/2015. Fuente: Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0.)
Jörg Meuthen, presidente del partido ultraderechista Alernativa para Alemania (AfD). Autor: Robin Krahl, 17/01/2015. Fuente: Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0.)

Especialmente a partir de la crisis de refugiados de la Guerra Civil de Siria y la llegada progresiva de éstos a Europa y Alemania, el discurso de la ultraderecha se ha centrado en atacar a las personas refugiadas con un discurso islamofóbico, xenófobo y racista lo que, según analistas, ha provocado el crecimiento de partidos como Alternativa para Alemania (AfD).

Así, todo empezó a raíz de otra investigación sobre una red de vínculos entre la policía y la extrema derecha en Hesse, donde Udo Münch, jefe de policía, dimitió tras destaparse que desde los ordenadores del departamento había vertido amenazas a personalidades públicas extranjeras, refugiadas y de partidos de izquierda.

A partir de ahí, en Baviera y en Baden-Württemberg se localizaron nuevos casos. Fue descubierto un grupo de chats creados por la policía donde se compartía contenido racista, xenófobo e islamófobo y se abrió expediente con hasta siete policías que compartieron contenido ultraderechista.

Condenas para los agentes

En Alemania, la simbología nazi y ciertas expresiones de odio están prohibidas, por lo que la policía puede investigar a quienes comparten estos contenidos, especialmente si se trata de trabajadores públicos. Es más, como agentes de policía, tenían el deber de denunciar la existencia de esos chats.

Según las investigaciones, los chats fueron creados y/o administrados por la propia policía. Se ha revelado que al menos dos fueron creados en 2012 y en 2015 respectivamente, periodo donde la crisis migratoria de los refugiados de la guerra siria estaba en su punto más alto.

Para poder abrir los expedientes, se confiscaron los teléfonos móviles de los agentes sospechosos en una redada en la que participaron más de 200 agentes de policía a 34 edificios policiales. Así, además de la retirada definitiva del servicio a 14 de los agentes, otros 11 podrían tener medidas penales. La fiscalía les acusa de delitos de sedición y de compartir simbología anticonstitucional.

Al menos 15 de ellos, tal y como expresió Reul, eran activos en el chat, compartiendo y enviando los mensajes y las imágenes, mientras que el resto entraban de forma periódica a leerlo.

«Al principio no quise creerlo, durante mucho tiempo esperé que las pruebas de las que me hablaban fuesen exageradas, que se tratara solamente de casos individuales aislados. Pero la extensión descubierta es demasiado grande para hablar de casos individuales, aunque también he de subrayar que demasiado poco para hablar de problemas estructurales», ha expresado Reul. «Haré todo lo que esté en mi poder para sacar a estas personas del servicio«, ha advertido.

Silvia Moreno

Noticias de actualidad y articulista. Graduada en Periodismo, máster en Teoría Política y doctorando en Ciencias Políticas y de la Administración. Con especial interés por cuestiones relacionadas con la memoria histórica y por la investigación geopolítica en torno a movimientos políticos y sociales en Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *