El enfrentamiento armado entre Armenia y Azerbaiyán en Nagorno Karabaj desata la preocupación internacional

La escalada de la violencia armada en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán llevó al gobierno armenio a decretar la ley marcial este domingo. Además, el ejecutivo convocó una movilización general ante el reavivamiento del conflicto en la zona de Nagorno Karabaj. Igual lo ha hecho el presidente del territorio en disputa, Arayik Harutyunyan, quien, a parte de decretar la ley marcial, ha llamado a la movilización de las personas mayores de 18 años. Estas decisiones se desprenden de las declaraciones del Ministerio de Defensa de Azerbaiyán, como respuesta al anuncio de una “contraofensiva” en la línea de contacto entre ambos países.

Por su parte, la administración azerbaiyana afirma haber recibido un primer ataque contra sus posiciones en la línea fronteriza y contra asentamientos civiles. “Como resultado del bombardeo del Ejército armenio, hay pérdidas en las filas de las Fuerzas Armadas y entre la población civil”, asegura el presidente del país, İlham Əliyev. Por el contrario, el presidente armenio Nikol Pashinián denunció que se habían llevado a cabo ataques áereos y misiles contra Artsaj (nombre que recibe Nagorno Karabaj en armenio). Además, por ahora, la autoproclamada República de Nagorno Karabaj ha contabilizado hasta el momento decenas de civiles heridos y dos víctimas mortales entre la población civil: un niño y una mujer. “El presidente de Azerbaiyán, İlham Əliyev, será personalmente responsable de la devastadora catástrofe humanitaria en la región”, afirmó el presidente Harutyunyan.

Según el Ministerio de Exteriores armenio, Azerbaiyán lanza misiles “contra asentamientos pacíficos, incluida la capital (de Nagorno Karabaj), Stepanakert”. Sin embargo, el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán niega que el “Ejército azerbaiyano tenga como objetivo la población civil, los bienes civiles y la infraestructura civil” y acusa a Armenia de “colocar deliberadamente sus puestos de tiro dentro y cerca de los asentamientos”.

Imagen Putin y Erdogan: Putin y Erdogan durante un saludo de manos en Estambul. Autor: kremlin.ru, 19/11/2018. Fuente: Web oficial del Presidente de la Federación Rusa. (CC BY 4.0).
Imagen Putin y Erdogan: Putin y Erdogan durante un saludo de manos en Estambul. Autor: kremlin.ru, 19/11/2018. Fuente: Web oficial del Presidente de la Federación Rusa. (CC BY 4.0).

La actitud de los actores internacionales

Los actores internacionales se han posicionado, en su mayor parte, a favor del fin de la violencia. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, instó a parar la hostilidad militar en la región de Nargorno Karabaj e insistió en que “debe detenerse la acción militar con urgencia, para evitar que aumente la tensión”, a lo cual agregó que “ un inmediato retorno a las negociaciones, sin precondiciones, es el único camino delante”. También en el contexto de la Unión Europea, el alto representante de la misma para la Política Exterior, Josep Borrell, lamentó las bajas militares y civiles que han causado los combates en la zona.

Por otro lado, la cancillería rusa exhorta al cese inmediato de los ataques en el área de contacto entre ambos países y pide a los líderes sentarse en una mesa de negociación para estabilizar la situación. En cambio, Turquía sostiene que la capital armenia Ereván es un obstáculo para la paz y, de hecho, criticó duramente a Armenia antes de que estallaran los enfrentamientos. Así, es importante tener en cuenta la posición de ambas naciones. Mientras que Rusia tiene un pacto de defensa mutua con Armenia y una base militar en esta República, Turquía ha anunciado su firme compromiso de apoyo con la capital azerbaiyana, Bakú.

Conflicto entre Armenia y Azerbaiyán. Mapa de Nagorno Karabaj. Autor: Achemish, 15/05/2016. Fuente: Wikimedia Commons. (CC BY-SA 4.0).
Mapa de Nagorno Karabaj. Autor: Achemish, 15/05/2016. Fuente: Wikimedia Commons. (CC BY-SA 4.0).

La historia del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán

El conflicto entre Armenia y Azerbaiyán se remonta al año 1991, en el contexto del derrumbamiento de la Unión Soviética. Ambos países se encuentran en estado de guerra desde entonces, pese a que tres años después firmaron un alto el fuego que ha durado hasta día de hoy, aunque con violaciones del mismo denunciadas por ambas partes.

A finales de la década de los 80 el territorio de Nagorno Karabaj, entones azerbaiyano, estaba poblado mayoritariamente por armenios y pidió su incorporación al país vecino. Esta demanda desencadenó una guerra en la que se calcula que murieron aproximadamente 25.000 personas. Con todo, Armenia logró hacerse con el control de la región y otros territorios azerbaiyanos que denominaron “franja de seguridad” y anexionaron a su país al final de los combates. En la actualidad, Nagorno Karabaj constituye un Estado independiente “de facto” que tiene fuertes vínculos con Armenia y ocupa esos territorios perdidos y reclamados por Azerbaiyán.

Es por ello que, mientras Armenia defiende el derecho a la autodeterminación de Nagorno Karabaj y aboga por la participación de los representantes de este territorio en las negociaciones sobre la solución del conflicto, Azerbaiyán sostiene que su arreglo pasa necesariamente por la liberación de los territorios ocupados. El Consejo de Seguridad de la ONU ha respaldado la petición del último mediante varias resoluciones.

El pasado julio la región vivió los combates más graves desde el año 2016. Entonces, en un contexto de temor por la desestabilización de la zona, países y conglomerados como Rusia, los Estados Unidos y la Unión Europea, pidieron a ambos Estados que pusieran fin al conflicto armado. Por el momento parece que Moscú ha desempeñado con destreza la labor de arbitraje auto-asignada en el enfrentamiento pues, pese al comercio de armas con ambos países, su cercanía con Armenia ha sido una buena contención frente a la riqueza azerbaiyana apoyada en las reservas de petróleo. No obstante, la crisis del coronavirus ha influido enormemente en una disputa que los diplomáticos parecen haber abandonado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *