Europa amenaza con excluir a Polonia y Hungría del fondo de recuperación por su veto a los presupuestos

La Unión Europea lanza un ultimátum a los Gobiernos de Polonia y Hungría, en manos de los partidos ultraderechistas Ley y Justicia (PiS) y Fidesz: si no cesan en su empeño de bloquear el Presupuesto Europeo 2021-2027, procederán a excluirles de las ayudas del fondo europeo para la reconstrucción para paliar los efectos de la crisis sanitaria por COVID19.

Esta respuesta se ha producido ante la resolución adoptada por la UE en la que vinculan las ayudas al cumplimiento del Estado de derecho, como es la independencia judicial, la lucha contra la corrupción o el respeto a la libertad de expresión y prensa, un requisito que ni el gobierno polaco de Andrezj Duda ni el húngaro de Viktor Orbán quieren cumplir.

Así, incluso los países más moderados hacia las políticas de Polonia y Hungría o también los que inicialmente se opusieron a la creación de estas ayudas, como es el caso de Francia o de Países Bajos respectivamente, se han sumado al veto: “Si es necesario, como último recurso, examinaremos cómo avanzar sin los países que bloquean”, ha dicho su secretario de Estado para la UE, Clément Beaune.

Las posiciones de Polonia y Hungría

Entre las posibles alternativas pensadas para esquivar el veto de los gobiernos ultraderechistas de Polonia y Hungría, no se encuentra ceder a sus pretensiones

En un intento de solventar la brecha, los 25 países que apoyaron los presupuestos han firmado una declaración política de que las exigencias de los fondos no afectarán a otros aspectos de las leyes de los países, como la política migratoria, o que todos los estados serán tratados por igual.

Angela Merkel, como presidenta actual de la Unión Europea, ha intentado interceder y negociar entre ambas posturas. Aunque tanto Hungría como Polonía han accedido a hablar, el primero ha sido tajante sobre el reglamento de los fondos pidiendo su retirada, mientras que el segundo ha sido algo más laxo y ha pedido una declaración vinculante de que las exigencias del reglamento solo se aplicarán en las áreas donde se use el fondo y no en las demás.

Posibles alternativas al veto ultraderechista

Angela Merkel, respondiendo a las preguntas de los periodistas. Autor: Russian Presidential Executive Office of kremlin.ru, 11/01/2020. Fuente: kremlin.ru/ (CC BY 4.0.)
Angela Merkel, respondiendo a las preguntas de los periodistas. Autor: Russian Presidential Executive Office of kremlin.ru, 11/01/2020. Fuente: kremlin.ru/ (CC BY 4.0.)

De todas las presentadas, la alternativa más plausible es modificar la exigencia de unanimidad para la aprobación de las ayudas del fondo, al que se ha dotado de 750.000 millones de euros, y así poder evitar el veto de Polonia y Hungría.

Para ello, el fondo debería articularse mediante un acuerdo entre países y no ligado a los Presupuestos Europeos de 2021-2027, una fórmula ya utilizada en 2012 con el Pacto Fiscal Europeo, vetado por Reino Unido.

Sin embargo, ante la previsión de que este método lleve demasiado tiempo, se ha pensado también en otras dos opciones manteniendo los fondos ligados al presupuesto: usar el procedimiento de cooperación forzada contemplado en los Tratados de la UE que permitiría a, también mediante un acuerdo entre países, avanzar más deprisa en cuestiones de integración europea, lo que podría relacionarse con las ayudas anti-COVID; o bien crear un sistema de garantías nacionales para emitir deuda y así conseguir financiación para el fondo, algo que no requeriría el voto de Polonia y Hungría.

Los problemas con Polonia y Hungría: “leyes antioligarcas”

Mateusz Morawiecki, (Primer ministro de Polonia), Antonio Tajani (Presidente del Parlamento Europeo). Autor: Olaf Kosinsky (kosinsky.eu), 04/07/2018  (CC BY-SA 3.0-de)
Mateusz Morawiecki, (Primer ministro de Polonia), Antonio Tajani (Presidente del Parlamento Europeo). Autor: Olaf Kosinsky (kosinsky.eu), 04/07/2018  (CC BY-SA 3.0-de)

Mientras, están por resolverse otras cuestiones. El pasado jueves, el abogado general del Tribunal Superior de Justicia Europeo ha solicitado la desestimación del recurso presentado por Hungría contra la decisión del Parlamento Europeo de recurrir al artículo 7 de los Tratados europeos y que capacita a la UE para suspender el derecho de voto de los miembros por vulnerar el Estado de Derecho.

Además, la semana pasado, la UE aprobó con el 70% de los votos a favor la reprobación del gobierno de Polonia por la polémica sentencia sobre el derecho al aborto en la que se ha concluido que las mujeres no podrán interrumpir su embarazo en caso de malformaciones o de peligro para la salud, lo que implica cerca del 95% de los casos.

La UE también está revisando la posibilidad de cortar la financiación a Polonia y Hungría ante la posibilidad de que estén, sin darse cuenta, facilitando recursos económicos a grandes empresas o propietarios que, a su vez, estén sosteniendo los gobiernos ultraderechistas y autoritarios de estos países

En una invsetigación llevada a cabo por el New York Times y el Partido Popular Europeo, estiman que varios fondos europeos, especialmente los de la Política Agraria Común (PAC), pueden estar yendo a parar a unas pocas manos relacionadas económicamente e incluso por lazos familiares con personalidades de los regímenes ultraderechistas.

Así, se está planteando la posibilidad de crear un marco legal, a modo de “leyes antioligarcas”, para cortar el grifo a estos fondos con los que, presuntamente, se estarían lucrando gobiernos autoritarios en el seno de la UE.

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *