“No habrá secesión si no es a base de mucha sangre”: líderes de La Falange y Alianza Nacional acusados de delito de odio

Nuevo golpe judicial para las organizaciones neofascistas La Falange y Alianza Nacional. Este pasado miércoles los dos líderes de las formaciones, Manuel Andrino y Pedro Pablo Peña respectivamente han comparecido como acusados por un delito de odio, incitación al odio y a la violencia.

Esta actuación se debe a los discursos pronunciados por ambos líderes en Barcelona, en un acto realizado para conmemorar los actos del Día de la Hispanidad en 2013.

La fiscalía ha señalado que estos discursos no entran dentro de la libertad de expresión por su relación directa con la violencia. Por ello se reclama pena de tres años de prisión y una multa de 3.600€ a ambos líderes. Esta última petición de multa ha sido realizada por el fiscal Miguel Ángel Aguilar.

En esta línea el fiscal ha advertido de la peligrosidad de los líderes y sus movimientos «lo que dicen, a veces lo hacen. La violencia a la que incitan, a veces la hacen». En este sentido el fiscal ha señalado que tras el acto en cuestión se produjo el asalto al centro cultural Blanquerna, en el que Manuel Andrino fue condenado.

Las frases que constituyen delito de odio

Ambos acusados se han negado a declarar en el juicio, por lo que la Sala ha pasado a escuchar sus declaraciones ante el juez instructor, que contenía parte de los llamados exaltados que ambos líderes neofascistas hicieron ese día.

El líder de la Falange, Pedro Pablo Peña, dijo que “es preferible morir de un tiro que morir poco a poco como mueren los españoles en Cataluña”. Junto a esto atacó directamente al independentismo, diciendo que sus rasgos son “la insidia, la cobardía y la traición” y defendió el uso de la vía armada para evitar cualquier proceso separatista. “No habrá secesión de Cataluña si no es a base de mucha sangre. “Si deciden segregar Cataluña por la fuerza, por la presión o la violencia responderemos como respondieron los unionistas en Irlanda”.

También dedico una parte de su discurso a la clase política, en la esencial antipolítica mostrada por la extrema derecha, cuando se refería al inicio del proceso soberanista. “La bala debería ser para la clase política española, y para la cúpula militar que ha permitido este atropello”.

Posteriormente cuando habló con la prensa indicó que estaban dispuestos a emprender una lucha armada: “Lo condenable no es la acción armada, es la acción separatista”, afirmó.

Por su lado Manuel Andrino esgrimió un discurso similar basado en la violencia: “Estamos dispuestos a dar hasta la última gota de nuestra sangre en la defensa de la sagrada unidad de España. Que no lo duden, estamos dispuestos a morir, pero también a matar por España, faltaría más”.

La defensa de los acusados

«Requerido por la fiscalía del odio, que pertenece al tribunal popular a modo de checa, como en el año 36, que quiere enjuiciar a los patriotas por defender la sagrada unidad de España». Con estas palabras se refería Manuel Andrino al juicio poco antes de empezar la vista. Su actitud pues no ha sido de colaboración.

Sobre los discursos escuchados, Peña se reafirmó diciendo que entraba dentro del discurso de su formación mientras que Andrino dijo que no podía corroborar si aquello coincidía con lo dicho en septiembre de 2013.

En este sentido la defensa de los acusados ha indicado que el Fiscal Aguilar estaba persiguiendo a los acusados por motivo ideológicos, a lo que el fiscal ha respondido: «Aquí no perseguimos ideas. Perseguimos personas que amparándose en organizaciones cometen actos violentos«.

Sobre la teoría de que los discursos de los acusados pudieran acogerse a la libertad de expresión, el fiscal ha justificado que esto no pueda ser así ya que sus declaraciones atacan otros derechos fundamentales y han generado violencia.

La defensa ha pedido que si se les condena se rebaje la pena en uno o dos grados, atendiendo a que el hecho enjuiciado pasó hace 7 años.

La jueza además ha rechazado la petición de parte de la defensa de anular el juicio por considerar que esté estaba prescrito.

El Caso Blanquerna y la violencia neofascista

El Caso Blanquerna fue un polémico caso íntimamente relacionado con los discurso de odio enjuiciados hoy.

Este hecho ocurrió el mismo 11 de septiembre de 2013, cuando los acusados hicieron sus alegatos contra Cataluña y el separatismo.

Después de esto, distintos militantes de extrema derecha pertenecientes a Alianza Nacional, FE-La Falange y Democracia Nacional asaltaron la librería Blanquerna de Madrid, propiedad de la Generalitat de Catalunya.

Los asaltantes entraron con banderas de España en el acto que estaba ocurriendo en la librería celebrando la diada y lanzaron gases irritantes contra los asistentes.

El día posterior a este suceso, se detuvo a 12 personas implicadas en este hecho, entre ellos el líder de Alianza Nacional, Manuel Andrino.

Tras esto y por una querella de Izquierda Unida, se intentó ilegalizar a Alianza Nacional, pero el Tribunal Supremo lo rechazó.

Blanquerna absolución” ha sido uno de los gritos comunes dentro de la extrema derecha española, ya que la mayoría de los asaltantes aún no han entrado en la cárcel. Esto se debe a un alargamiento artificial del proceso utilizando la ley y a determinados errores jurídicos.

Esta misma semana, la Audiencia Provincial de Madrid ha entregado los requerimientos a los asaltantes para que entren voluntariamente en prisión. Los 14 culpables han sido condenados a más de 2 años de cárcel por el Tribunal Supremo.

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *