Radiografía de los partidos políticos españoles de extrema derecha

La etiqueta “ultraderecha” o “extrema derecha” se utiliza con relativa facilidad, de la misma forma que “fascismo” o “facha”, o incluso “nazi”. Reconocer personalidades, discursos, argumentos, ideas o retóricas escoradas a lo más lejos de lado derecho del tablero político es, hasta cierto punto, sencillo si se le dedica un análisis mínimamente fundamentado.

Sin embargo, también es cierto que la extrema derecha es muy diversa y, a medida que gana apoyos en todo el mundo, lo es todavía más.

Así, en los últimos años, han surgido incluso nuevos conceptos como el de “democracia iliberal” y corrientes ideológicas como la alt-right que ha obligado a matizar y reconsiderar el espectro de la extrema derecha.

En consonancia, existen bastantes partidos políticos españoles de extrema derecha que tratan de dar respuesta a esa demanda. No todo se reduce a Vox o al neofascismo de clásicos como España 2000. Hay vida más allá y, aunque la mayoría tienen un apoyo marginal, un porcentaje nada desdeñable tiene su actividad, sus propuestas e incluso un recorrido histórico que conviene conocer.

Se han excluido de la lista tanto Vox como sus escisiones, Valores y TúPatria.

Alianza Nacional (AN)

Logotipo de Alianza Nacional. Autor: Desconocido, 29/03/2019. Fuente: Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0).

Alianza Nacional es un partido neofascista fundado en 2006, declarados herederos de los movimientos fascistas europeos.

Sin embargo, su historia viene de mucho antes. Tras el fin del régimen del dictador Francisco Franco y la Transición, entre 1976 y 1993, el panorama político de la extrema derecha, en cuanto a organizaciones políticas, había sido copado por Fuerza Nueva (1976 – 1982) y su sucesor, el Frente Nacional (1982 – 1993), fundados por el político Blas Piñar, quien fuera procurador de las Cortes franquistas y que llegó a ser diputado en el Congreso entre 1979 y 1982.

Blas Piñar había tratado de crear una ultraderecha enmarcada en el movimientoLa Nueva Derecha iniciado en Francia por el escritor Alain de Benoist y surgido del think tank GRECE y que buscaban reformular los movimientos de extrema derecha en Europa, movimiento al que se sumó, por ejemplo, el Frente Nacional de Francia (actualmente Agrupación Nacional), y que se considera el antecedente de la alt-right actual.

Sin embargo, tras la disolución del Frente Nacional, la ultraderecha buscó la forma de cubrir ese espacio electoral mediante la creación en 1994 de la Alianza por la Unidad Nacional (AUN), una federación de organizaciones neofascistas.

Formaban parte: Frente de Alternativa Nacional (FAN, escisión del Frente Nacional), Nación Joven (NJ, otra escisión del Frente Nacional), el Movimiento Social Español (MSE) y el Movimiento Católico Español (MCE).

La AUN tuvo como líder hasta 1999 a Ricardo Sáenz de Ynestrillas, también líder del MSE. A partir de 1999, su líder fue el abogado Pedro Pablo Peña, quien en 2006 refundaría el partido en Alianza Nacional ante la pérdida de apoyo y la marcha de varias organizaciones integrantes.

Desde entonces, Alianza Nacional ha sido uno de los partidos neofascistas de España por excelencia. En su lemaNación, Raza, Socialismose describe bien su cercanía al nazismo, su racismo y su xenofobia, siendo un partido supremacista blanco y ultranacionalista español.

Entre otras propuestas políticas, defienden la expulsión de todos los inmigrantes en situación irregular, se oponen al aborto y los derechos de las personas LGTB como el matrimonio igualitario, abogan por la unión política entre España y Portugal y defienden el uso de la violencia y la agitación política para conseguir sus fines.

Se consideran abiertamente antidemocráticos, antiliberales, anticomunistas y antimonárquicos. Abogan por la creación de una “República Social” unitaria y centralizada donde no existan las autonomías, la creación de una “policía armada” y la pena de muerte para los “delitos de asesinato, terrorismo, y narcotráfico, así como para los violadores y pedófilos reincidentes”.

También rechazan la influencia estadounidense y abogan por la creación de un bloque europeo unitario.

De hecho, tanto siendo AUN como ya con las nuevas siglas, han protagonizado numerosos actos a pie de calle, algunos acabando en violencia y exhibiendo simbología nazi y fascista.

En las elecciones municipales de 2007, en la lista electoral de Chiva pusieron en cuarto lugar a Pedro José Cuevas, asesino del activista de izquierdas Guillem Agulló i Salvador en 1993 y cuya sentencia ha sido considerada injusta por activistas y juristas.

AN estuvo apunto de ser ilegalizado tras irrumpir varios de sus militantes junto a los de Democracia Nacional en la librería Blanquerna de Madrid, propiedad de la Generalitat de Catalunya, durante la Díada del 11 de septiembre de 2013, donde lanzaron gases irritantes al acto en cuestión. Sin embargo, finalmente esto no sucedió.

Ese mismo año, se unió, junto a Nudo Patriota Español, La Falange, Movimiento Católico Español y Democracia Nacional, a la coalición La España en Marcha (LEM), ya extinta. En 2014 se presentaron a las elecciones europeas, donde Democracia Nacional no participó, obteniendo unos 17.000 votos.

A pesar de que en sus orígenes se adscribieron a la línea seguida por Blas Piñar, bajo la dirección de Pedro Pablo Peña viraron hacia el neonazismo. Actualmente, continúa siendo su líder.

No tienen representación y su implantación se centra en Madrid y Valencia.

Alternativa Española (AES)


Logotipo de Alternativa Española . Autor: Juanfraan/Kizar, 23/05/2010. Fuente: Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0).

Alternativa Española es un partido político fundado en 2003 por el abogado Rafael López-Diéguez, casado con la hija de Blas Piñar, histórico político de la ultraderecha neofranquista, fundador de Fuerza Nueva en 1976 y su partido sucesor, Frente Nacional, en 1982.

De hecho, muchos políticos de extrema derecha pasaron por el entorno de Fuerza Nueva, que a su vez surgieron alrededor de Fuerza Nueva Editorial, una organización que continúa realizando actividades sociales, políticas y culturales.

AES intenta recoger la vertiente nacionalcatólica del régimen franquista. Si bien se definen como un partido transversal, de derechas en lo moral y de izquierdas en lo social y en lo económico, ha sido encuadrado en la extrema derecha y de corte neofranquista.

Se ha pronunciado abiertamente contra la inmigración, el multiculturalismo, el independentismo y los derechos de las personas LGTB, siendo sus señas de identidad la adhesión a postulados ultracatólicos y ultranacionalistas.

AES también propone suprimir las autonomías, aunque mantendría las foralidades del País Vasco y de Navarra al considerarlas parte de la tradición de la Historia de España, rasgo que comparte con el movimiento carlista, también de fuerte tradición católica.

En 2014, AES fue a las elecciones europeas con el Partido Familia y Vida (PFyV) y Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) llamada Impulso Social. Estuvieron en conversaciones con Vox para acudir conjuntamente, pero al final no sucedió. Sacaron unos 17.000 votos.

En las elecciones generales de 2016 pidió el voto para Vox y algunos de sus miembros fueron en listas electorales del partido como independientes.

Forma parte desde 2019 de la coalición ADÑ Identidad Española junto a Democracia Nacional (DN), Falange Española de las JONS (FE-JONS) y La Falange (FE-La Falange), con la que se presentaron a las elecciones europeas de ese año sacando el 0,05% de los votos. Esta coalición se inspiró en la nueva derecha radical y en el discurso de Donald Trump.

Como cabeza de lista se presentó el empresario Martín Sáenz de Ynestrillas, hijo del comandante y antiguo líder de la Policía Armada del franquismo Ricardo Sánez de Ynestrillas, vinculado al intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981, asesinado por ETA en 1986 y hermano del político del mismo nombre, quien fundó en 1995 la Alianza por la Unidad Nacional (AUN), precursora del partido neofascista Alianza Nacional (AN).

Tiene implantación en Madrid, Valencia, Alicante, Cantabria, Sevilla, Murcia y Santa Cruz de Tenerife, destacando la Comunidad de Madrid y el municipio de Alcalá de Henares.

Tiene representación en dos municipios: 2 concejales en el municipio de Ampuerto (Cantabria) y otros 2 en Las Laboras (Ciudad Real), donde además tienen la alcaldía.

Comunión Tradicionalista Carlista (CTC)

Logotipo de Comunión Tradicionalista Carlista. Autor: Comunión tradicionalista Carlista, 10/05/1986. Fuente: Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0).

El partido Comunión Tradicionalista Carlista, fundado en 1986, es la actual formación heredera del movimiento carlista o carlismo tradicional en España.

El carlismo es una de las corrientes ideológicas ultraderechistas más antiguas de España. Es heredera del ultrarrealismo o ultramonarquismo, considerada el antecedente más antiguo de la extrema derecha moderna y que tiene su origen en la Revolución francesa.

Los ultrarrealistas buscaban, a través de la violencia, la manipulación y la propaganda, frenar los avances perseguidos por la Revolución francesa, y que consistían en acabar con las monarquías absolutas e instaurar sistemas democráticos, poniendo fin a los privilegios de la sociedad estamental característica del Antiguo Régimen, donde la nobleza y el clero dominaban sobre todos los demás.

En España, Fernando VII de Borbón, quien reinaría entre 1814 y 1833, era acérrimo seguidor de las corrientes ultraabsolutistas, lo que hizo enfrentarse a muchos problemas y crisis internas en un mundo cambiante. En 1830, el rey de Francia, Carlos X, también de la Casa de Borbón y también ultrarrealista (de hecho, el líder del ultrarrealismo en las sombras), tuvo que exiliarse debido a las revoluciones liberales que sacudieron Europa ese año.

Fernando VII, viéndose acorralado y enfermo, fue moderando sus posiciones y plegándose a los intereses de los liberales, lo que hizo que, Carlos María Isidro, hermano de Fernando VII y ultramonárquico, tratara de ganarse el favor de los absolutistas y las clases altas aprovechando la situación.

Sin embargo, Fernando VII dio a luz a su hija Isabel, a la cual nombró heredera tras aprobar la Pragmática Sanción, que establecía que el trono podía heredarlo una mujer o un hombre. Isabel sería coronada como Isabel II, reinado en el cual se ahondó en las reformas liberales que transformaron España en una monarquía parlamentaria.

Esto provocó gran indignación en los partidarios de Carlos María Isidro, que trataron de disputar su derecho al trono. Se declararon a favor de la vuelta al absolutismo, del papel de la Iglesia Católica y de los valores conservadores, tal y como se reflejaba en su lema: “Dios, Patria, Rey”, que más tarde se convertiría en Dios, Patria, Fueros, Rey. Acababa de nacer el carlismo.

Durante el siglo XIX, Carlos María Isidro y los sectores ultrarrealistas denunciaron la ilegalidad e ilegitimidad de la Regencia y del nombramiento de Isabel II por lo que, a la muerte del rey inició un periodo de sucesivas guerras civiles conocidas como Guerras Carlistas.

Así, el carlismo llegó a provocar hasta tres guerras, todas ellas sangrientas y crueles, que provocaron gran inestabilidad a España.

Durante este tiempo, el carlismo se fue dotando de un corpus ideológico, identificándose con los movimientos neocatólicos de segunda mitad de siglo, con el tradicionalismo y con las clases altas.

Así, llegó a dividirse en varias ramas (legitimistas, jaimistas, integristas…) en función del pretendiente al trono que apoyasen, fundaron partidos políticos (Partido Carlista, Comunión Tradicionalista…), dirigieron periódicos (El Siglo Futuro, El Correo de España…) y participaron de coaliciones electorales con sectores ultraconservadores (Unión Católica, Liga Regionalista, Solidaridad Catalana…).

No obstante, siempre se caracterizó, de diferentes formas, por una defensa a ultranza del conservadurismo, el tradicionalismo y, a partir de finales de siglo XIX y principios del XX, por su férrea oposición a las ideas izquierdistas (socialismo, comunismo…) y su apuesta por el establecimiento de la monarquía.

El carlismo tuvo una notable influencia en la extrema derecha de la época y en la configuración de los movimientos de inspiración fascista de España, incorporando elementos ultracatólicos, autoritarios y monárquicos.

Durante principios del siglo XX, el carlismo estaba en decadencia, pero formó parte de diferentes intentos por unificar a la extrema derecha contra los movimientos izquierdistas, como el partido Renovación Española (RE).

A partir de 1935, adoptaron como símbolo la Cruz de Borgoña, empleada durante siglos por las fuerzas armadas de España entre los siglos XV y XIX.

Cuando en 1936 parte del ejército se alzó contra la Segunda República, dando comienzo a la Guerra Civil Española, se pusieron del lado del bando sublevado. Los famosos requetés, las milicias paramilitares carlistas, fueron el brazo armado del partido durante las guerras carlistas y también durante la guerra civil, donde llegaron a contar con más de 60.000 voluntarios. La boina roja que portaban de uniforme es su símbolo más característico.

En 1937, ya Francisco Franco como líder del bando sublevado, promulgó el Decreto de Unificación, en el cual fusionaba la corriente monárquica, la corriente carlista y la corriente falangista en un único partido: Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET y de las JONS). El resultado sería una nueva ideología que a menudo se le llama nacionalcatolicismo.

Tras la muerte de Franco en 1975 y el regreso de la monarquía parlamentaria, varias organizaciones carlistas se declararían herederas del carlismo tradicional, pero la más importante fue Comunión Tradicionalista, partidaria del establecer a Sixto Enrique de Borbón en el trono.

En 1986, en el Congreso de la Unidad Carlista, se unificaron casi todas las corrientes, a excepción del Partido Carlista, de tendencia izquierdista y que reivindicaba a Carlos Hugo de Borbón-Palma como heredero al trono.

De dicha unificación surgió Comunión Tradicionalista Carlista (CTC), que heredó toda la corriente ideológica del carlismo tradicional, pero con elementos del falangismo. Además de adherirse a postulados ultracatólicos, pide una “democracia orgánica sin partidos políticos”, en alusión al sistema político que existía durante el franquismo.

Parte del principio “Nada sin Dios”, que defiende en su programa político: asume el Derecho Público Cristiano, aplicando una cosmovisión católica a todos los aspectos de la vida social. En esta, línea la CTC es radicalmente contraria al divorcio, el aborto, la eutanasia, el matrimonio igualitario, el laicismo institucional en la educación pública y cualquier otro concepto contrario a la visión católica de la familia o la vida. Han llegado a declarar que el divorcio provoca infartos o que el aborto produce cáncer.

En cuanto a la cuestión dinástica, no se muestran partidarios de ningún heredero concreto, motivo por el cual en 2001 el partido Comunión Tradicionalista (CT), afín a Sixto Enrique de Borbón, se escindió.

El CTC ha formado parte y ha impulsado diferentes protestas contra el matrimonio homosexual, el aborto y otras acciones políticas progresistas especialmente durante el Gobierno de Jose Luis Rodríguez Zapatero (2004 – 2011).

En 2014 se presentó a las elecciones europeas junto al Partido Familia y Vida (PfyV) y Alternativa Española (AES) en la coalición Impulso Social, obteniendo unos 17.000 votos.

Actualmente y, desde 2020, su líder es Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo, y tiene grupos organizados en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Pamplona y Sevilla. Poseen una organización juvenil denominada Cruz de Borgoña que suele organizar campamentos y la revista Ahora Información. Forman parte de la Liga Tradicionalista.

Comunión Tradicionalista (CT)

Logotipo de Comunión Tradicionalista. Autor: Comunión tradicionalista. Fuente: Cuenta de Twitter @carlismoes

El partido Comunión Tradicionalista es una escisión de Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) fundado en el año 2001 después de que todos los partidos carlistas se unieran en 1986 ante la deriva izquierdista del Partido Carlista afín a Carlos Hugo de Borbón-Palma.

La CT se escindió porque la postura del CTC a la cuestión dinástica entre los dos pretendientes al trono de España, Sixto Enrique de Borbón y Carlos Hugo, era equidistante, sin pronunciarse a favor de ninguno.

Así, la CT apostó por la herencia de Sixto Enrique y asumiendo la doctrina política del carlismo. Cuenta con una revista, La Esperanza, así como diferentes blogs, asociaciones y portales web para dar difusión a sus ideas. Destaca la Asociación Escolar Tradicionalista (AET), que ya existió durante el franquismo y que centra su actividad en Salamanca.

Su secretario general desde 2010 es el catedrático José Miguel Gambra. Sixto Enrique de Borbón, quien ejerce de líder de facto, tiene una actividad política considerable, participando en actos y confederencias y dando apoyo a líderes y discursos ultraderechistas.

Por lo demás, la actividad del partido es reducida y testimonial.

Democracia Nacional (DN)

Logotipo de Democracia Nacional . Autor: Democracia Nacional. Fuente: Cuenta de Twitter @D_Nacional.

Democracia Nacional es un partido político de extrema derecha tildado de neonazi y neofascista fundado en 1995 con una amplia historia y recorrido tras sus espaldas.

Tuvo su origen en la exmilitantes de dos entidades. Por un lado, el Círculo Español de Amigos de Europa (CEDADE), una plataforma creada en 1966 a instancias de nazis protegidos por la dictadura de Francisco Franco, falangistas, antiguos miembros de la División Azul (voluntarios españoles que lucharon del lado de los nazis en la Segunda Guerra Mundial) y la Guardia de Franco (grupo paramilitar franquista).

Durante toda su existencia, el CEDADE fue uno de los grupos de referencia del neonazismo en Europa, llegando a tener contactos por todo el globo y celebrando convenciones internacionales, donde se propugnaban ideas nazis y revisiones históricas encaminadas a negar el Holocausto judío.

En 1978 accedió a la presidencia el escritor neonazi Pedro Varela Geiss y se dio una renovación y reafirmación del nazismo en sus filas, distanciándose de la corriente europea de “La Nueva Derecha” que siguió la Fuerza Nueva de Blas Piñar y que se distanciaba del fascismo clásico.

Y, por otro lado, las Juntas Españolas (JE), una plataforma política fundada en 1984 que pretendió llenar el espacio dejado por la disolución de Fuerza Nueva en 1982 y que reunió a su vez a antiguos militantes de otros pequeños grupos ultraderechistas, entre ellos, Solidaridad Española, un partido político creado por Antonio Tejero, teniente coronel de la Guardia Civil y cabeza visible del intento del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

Las Juntas Españolas surgieron tras un manifiesto del diario El Alcázar y, durante los años siguientes, protagonizaron campañas e iniciativas novedosas acerca de las problemáticas sociales del momento, encuadrándose en la estrategia de “La Nueva Derecha” y rehuyendo de la simbología clásica del fascismo.

El CEDADE y las JE se presentaron a las elecciones europeas en la coalición Alternativa Demócrata Nacional (ADN) en 1994 al no cristalizarse un acuerdo con el Frente Nacional (FN) de Blas Piñar (que se disolvió poco antes). Tras esto, se fusionaron en Democracia Nacional (DN).

Algunos exmilitantes de CEDADE se fueron a Alternativa por la Unidad Nacional (AUN), predecesor de Alianza Nacional (AN), o crearon un nuevo partido: Estado Nacional Europeo (N).

Así, DN reúne un compendio de ideas neonazis, pero encuadrado parcialmente en la estrategia de “La Nueva Derecha”, admirador y cercano a la Agrupación Nacional de Marine Le Pen. Su discurso se centra en el rechazo a la inmigración, la unidad de España y el ultranacionalismo. Se oponen a la existencia de la Unión Europea.

Durante toda su existencia, han sido el blanco de polémicas por sus expresiones racistas y xenófobas, difundiendo propaganda abiertamente supremacista.

En 2004 accedió a la presidencia del partido Manuel Candela, cantante y fundador del grupo musical neonazi Division 250 y a su vez miembro de Acción Radical, grupo ultraderechista ilegalizado por su implicación en el asesinato del activista Guillem Agulló i Salvador.

En 2007, fue asesinado el también activista de 16 años Carlos Palomino por el skinhead neonazi Josué Estébanez, quien se dirigía a una manifestación contra la inmigración organizada por DN.

A partir de esos años, se fue acercando más al fascismo clásico y rehuyendo de “La Nueva Derecha”, siendo muy próximo a organizaciones neonazis como el ya ilegalizado Amanecer Dorado de Grecia. Así, ha ido destacando cada vez más por sus posturas antiliberales y anticomunistas. Llegaron a invitar a un acto a David Duke, exmiembro de la organización racista estadounidense Ku Kux Klan.

Forma parte de la Alianza por la Paz y la Libertad, una plataforma europea ultraderechista y euroescéptica fundada en 2015 y de la que forman parte el Partido Nacionaldemócrata de Alemania o el Partido Popular Nuestra Eslovaquia, entre otros partidos de corte neofascista. Su vicepresidente, Nick Griffin, es un conocido neonazi metido en polémicas por su negacionismo del Holocausto y que fue líder entre 1999 y 2014 del Partido Nacional Británico (BNP), una histórica formación política de carácter puramente fascista.

La primera vez que se presentó a las elecciones europeas en 1999, lo hizo como parte de la Plataforma España 2000 junto a los partidos Movimiento Social Republicano (MSR), Partido Nacional del Trabajo (PNT) y Vértice Español (VE), sacando unos 8.000 votos. La Plataforma sería el germen de otro partido ultraderechista, España 2000.

En las europeas del año 2013 formó parte de La España en Marcha junto a Nudo Patriota Español (NPE), Alianza Nacional (AN) y Movimiento Católico Español (MCE), pero se separó en las elecciones europeas de 2014 presentándose en solitario, sacando 13.000 votos.

En 2019 se presentó a las elecciones europeas bajo la coalición ADÑ Identidad Española junto a Alternativa Española (AES), Falange Española de las JONS (FE-JONS) y La Falange (FE-La Falange), sacando el 0,05% de los votos. Además, en las municipales de ese mismo año, perdieron toda su representación municipal.

Desde 2020 hasta la actualidad, han incrementado su actividad con protestas y un fuerte activismo en redes sociales, oponiéndose tanto a las medidas de restricción de movilidad y de confinamiento para frenar los contagios del coronavirus, como adoptando una postura antivacunas, abrazando todas las teorías de la conspiración negacionistas.

Su líder actual es Pedro Chaparro, condenado a un año y medio de prisión por el asalto a la librería de Blanquerna, de la Generalitat de Catalunya, el 11 de septiembre de 2013 junto a militantes de Alianza Nacional. Chaparro compartió cabeza de manifestación en 2020 contra el aborto con Santiago Abascal y Rocío Monasterio, de Vox, e Ignacio Arsuaga, de Hazte Oír.

España 2000 (E-2000)

Logotipo de España 2000

España 2000 es una formación política fundada en 2002 y que tiene su origen en la coalición Plataforma España 2000, de la cual formaban parte cuatro partidos: Democracia Nacional (DN), Movimiento Social Republicano (MSR), Partido Nacional del Trabajo (PNT) y Vértice Español (VE). Esta plataforma estuvo apoyada por el Frente Nacional de Francia (hoy Agrupación Nacional) y buscaba “reunificar el patriotismo en España”.

Su principal fundador y líder fue José Luis Roberto Navarro, apodado “El Cojo”, empresario valenciano dueño de la Levantina de Seguridad que ha sido acusado de participar, apoyar y financiar en los años 90 a diferentes grupos ultraderechistas como Acción Radical o el Frente Antisistema, además de utilizar su empresa de seguridad para amedrentar a negocios, a activistas de izquierdas, homosexuales y negros.

También ha sido denunciado en numerosas ocasiones por sus declaraciones racistas, xenófobas y por apología a la violencia y al nazismo. Escribió durante años artículos de opinión en Las Provincias, Diario de Valencia y Levante. Por ejemplo, en sus escritos se sumó a la criminalización del activista Guillem Agulló i Salvador, asesinado en 1993 por un grupo de neonazis.

España 2000 se define como “patriota, social y democrático”, si bien es definido como de extrema derecha por sus postulados ultranacionalistas, xenófobos y abiertamente racistas, afín a la derecha radical populista europea.

Hizo popular en el país el lema “Los españoles primero”, así como distintas campañas contra la inmigración y a favor de la discriminación de personas foráneas de las ayudas y servicios sociales, lo que se ha visto en protestas a pie de calle y también mediante acciones solidarias solo para españoles. También organizan manifestaciones el 12 de octubre, Día de la Hispanidad.

No obstante, España 2000 es uno de los pocos partidos ultraderechistas que apuesta por un modelo republicano, rechazando la monarquía.

En Valencia, es un firme defensor del blaverismo, corriente que rechaza la unidad cultural y política de Valencia con Cataluña y que se caracteriza por un discurso populista reaccionario con elementos fascistas.

E-2000 ha colaborado estrechamente con el Frente Nacional (FrN, no confundir con el FN de Blas Piñar) y el Movimiento Social Republicano (MSR), pero estos dos partidos ya no existen. Además, el hecho de que José Luis Roberto sea presidente de la Asociación Nacional de Locales de Clubes de Alterne, ha hecho que E-2000 se haya distanciado progresivamente de otros partidos ultraderechistas.

Su mayor implantación ha sido en Madrid y en Valencia, si bien en las elecciones municipales de 2019 perdieron toda su representación local fuera de la capital. Actualmente, tienen 6 concejales: 3 en Santos de la Humosa, 2 en Velilla de San Antonio y 1 en San Fernando. En Santos de la Humosa, E-2000 llegó a un pacto con Vox y PP para obtener la alcaldía.

Durante la pandemia por coronavirus, España 2000 emprendió varias acciones centradas especialmente en Valencia, como colocar banderas de España con crespones negros, sumarse a las caceroladas contra el Gobierno u oponerse al Ingreso Mínimo Vital, entre otras protestas. También ha destacado su presencia en las protestas del sector hostelero.

Desde 2015, su líder es Rafael Ripoll, antiguo militante de Democracia Nacional (DN) y quien guarda estrechas relaciones con el Partido Liberal-Demócrata de Rusia, de corte ultraderechista.

Estado Nacional Europeo (N)

Logotipo de Estado Nacional Europeo (N)

Estado Nacional Europeo es un partido fundado en 1995 que busca la instauración de un régimen nazi en Europa.

Tiene su origen en el Círculo Español de Amigos de Europa (CEDADE), la organización neonazi fundada en 1966 por nazis huidos de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial y acogidos como refugiados por la dictadura franquista.

Cuando la CEDADE se fusionó con las Juntas Españolas en 1995 para formar Democracia Nacional, algunos de sus militantes crearon el partido Estado Nacional Europeo, con sede en el municipio catalán de Hospitalet de Llobregat, donde reside su fundador y líder, Luis Antonio García Rodríguez.

Su actividad fue bastante alta aunque restringida a la provincia de Barcelona, donde distribuían una revista, Intemperie, donde hacían apología del nazismo, del fascismo y del antisemitismo.

En 2011, una resolución judicial condenó a 4 años y medio de prisión a Luis Antonio y tanto la revista como la web del partido fueron clausuradas por “ridiculizar, trivializar y con ello justificar los hechos ocurridos en el Holocausto nazi durante la II Guerra Mundial”.

La Fiscalía ha pedido desde entonces la ilegalización del partido, cuya actividad está paralizada.

Falange Española de las Juventudes de Ofensiva Nacional Sindicalista (FE de las JONS)

Logotipo de la FE de las JONS

La historia de la FE de las JONS es larga y un tanto accidentada. Se remonta a los años 20 y 30.

Prácticamente durante todo el siglo XIX y principios del siglo XX, los sectores ultraderechistas habían estado copados por el monarquismo y por el carlismo, corrientes ideológicas que buscaban la vuelta al absolutismo monárquico, el tradicionalismo ultracatólico y el fin de los sistemas democráticos, con una vuelta a los privilegios del Antiguo Régimen.

Sin embargo, el alza de la popularidad del movimiento obrero a través del socialismo, el comunismo y el anarquismo fueron haciendo perder fuerza a la ultraderecha clásica, que trató sin éxito de concentrar sus fuerzas bajo la Unión Patriótica (UP) del dictador militar Miguel Primo de Rivera (1921 – 1930) y bajo el partido Renovación Española (RE).

Así, el triunfo del fascismo italiano y el nazismo alemán supusieron una inspiración para los sectores conservadores españoles, ya que consiguieron atraer a las masas obreras, cada vez más seducidas por la izquierda revolucionaria. Por lo tanto, las élites políticas y económicas conservadoras fueron apostando por desarrollar un partido fascista en España.

Un señor llamado Onésimo Redondo, que estudió en Alemania, decidió que tenía que replicar el nacionalsocialismo (nazismo) pero adaptándolo a España. Así, en 1931 creó las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica.

Ese mismo año, se juntó con un grupo editorial de Madrid que distribuía ideas nazis y se renombraron Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista (JONS). Se considera el primer partido netamente fascista de España. Había nacido el nacionalsindicalismo, la versión española del fascismo.

Pero en sus inicios no fueron muy populares, ya que su propaganda antisemita y sus luchas callejeras no llamaban excesivamente la atención.

Todo cambiaría cuando, en 1933, el hijo de Miguel Primo de Rivera, José Antonio Primo de Rivera, creó Falange Española (FE). Las JONS encontraron en las ideas y en la figura de José Antonio el liderazgo carismático que necesitaban, fusionándose en 1934 y creando la Falange Española y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FE de las JONS).

El nacionalsindicalismo propugnado por Primo de Rivera buscaba la creación de un estado totalitario y corporativista al estilo fascista, apoyado en el catolicismo y en un Sindicato Vertical que agrupara a propietarios y trabajadores y organizara la política, la economía y la sociedad.

Para ello, utilizó métodos alejados del parlamentarismo, provocando altercados y violencia desmedida. Además, se apropió del lenguaje y simbología de la izquierda, pero también del de inspiración católica, como el Yugo y las Flechas, presentes en la heráldica de los Reyes Católicos.

Llegó a formar coaliciones y alianzas con otros partidos y grupos derechistas de la época, como el ya mencionado Renovación Española, la Comunión Tradicionalista (carlistas) o la Unión Militar Española, lo que se reflejó en el Bloque Nacional (1934) y en el Frente Nacional Contrarrevolucionario (1936).

Esta unidad de la ultraderecha jugó un papel fundamental en la organización del golpe de Estado dirigido por el general Emilio Mola por diferentes sectores del ejército, que sucedió en 1936 y que desencadenó la Guerra Civil Española.

En 1937, ya Francisco Franco como líder del bando sublevado, promulgó el Decreto de Unificación, en el cual fusionaba la corriente monárquica, la corriente carlista y la corriente falangista de la ultraderecha de aquel momento en un único partido: Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET y de las JONS). El resultado sería una nueva ideología que a menudo se le llama nacionalcatolicismo o, directamente, franquismo.

Muchas de las ideas del falangismo fueron aplicadas durante toda la dictadura de Francisco Franco, como la creación del Sindicato Vertical. Además, la FET y de las JONS fue el único partido legal durante el régimen franquista, alrededor del cual giró toda la vida política y social.

Tras la muerte de Franco en 1975, el partido FET y de las JONS fue disuelto, por lo que el falangismo clásico se quedó huérfano, dividiéndose en varios grupos aislados que se sumaron a otros colectivos ultraderechistas, como Alianza Apostólica Anticomunista (o Triple A) o los Guerrilleros de Cristo Rey para promover la violencia callejera y la desestabilización para impedir la Transición del país hacia un modelo democrático.

Sin embargo, en el falangismo de entonces coexistían corrientes tanto favorables a la figura de Franco como detractoras. En el Congreso celebrado en 1975, presidido por Fernández Cuesta, se declaró la fidelidad a los principios y valores del 18 de julio de 1936, renunciando así a todo intento de borrar su colaboración con el franquismo.

A él asistieron significativas figuras de la dictadura y los diferentes grupos de oposición falangista. Los primeros defendieron la figura y trayectoria de Franco y los segundos, airados, abandonaron el Congreso. A día de hoy, existen falangistas que reniegan de Franco e incluso argumentan que el Decreto de Unificación fue una transgresión a los ideales nacionalsindicalistas de Primo de Rivera.

En 1977, varios grupos se disputaban la herencia de las siglas del falangismo: los Círculos Doctrinales José Antonio, Falange Española de las JONS (Auténtica) (FE de las JONS (A), formada por una corriente de falangistas escindida después del Decreto de Unificación y opositores al régimen de Franco) y el Frente Nacional Español (FNE), liderado por Raimundo Fernández Cuesta, quien fuera ministro de Franco y antiguo secretario general de FET y de las JONS, por lo que éste último se ganó ese derecho legalmente.

Así, en el FNE, registrado como partido en 1976, pasó a ser la FE de las JONS como nuevo partido y se presentaron a las elecciones generales, con un rotundo fracaso.

En 1979 se volvieron a presentar bajo la coalición Unión Nacional junto a todas las fuerzas políticas defensoras del franquismo, como Fuerza Nueva de Blas Piñar, Comunión Tradicionalista, Círculos Doctrinales José Antonio y otros, obteniendo más de 380.000 votos y 1 escaño, en la figura de Blas Piñar.

Tras esto, los Círculos Doctrinales se integraron en la FE de las JONS.

En 1997, hubo una escisión debido a una crisis de liderazgo entre Gustavo Morales y Diego Márquez, entonces Jefe Nacional del partido. La candidatura de Morales para el Congreso donde se iba a elegir una nueva presidencia no fue aceptada y esto provocó un juicio que les dio la razón, por lo que los tribunales ordenaron la repetición del Congreso. Como esto no sucedió nunca, Morales y los suyos se separaron y crearon La Falange (FE/La Falange) en 1999, con quien estuvo en disputa por el uso del nombre hasta 2009.

En 2002, La Falange tuvo una escisión, Falange Auténtica.

Posteriormente, la FE de las JONS (A), que había registrado su propia marca como Falange Española Independiente, se integró en FE de las JONS en 2004.

Por lo demás, FE de las JONS sigue exactamente el mismo ideario nacionalsindicalista, incluyendo la simbología franquista, el saludo con el brazo en alto y el Cara al Sol como himno. Además, colabora activamente con Hogar Social Madrid y han participado en varios actos conjuntos, muchos en protesta del Gobierno actual.

En 2019, se presentó a las elecciones europeas en la coalición ADÑ Identidad Española junto a Democracia Nacional (DN) y La Falange (FE-La Falange), obteniendo apenas un 0,05% de los votos.

Actualmente, desde 2015 su líder es Norberto Pico Sanabria.

En 2020, la diputada Luz Belinda Rodríguez, del Parlamento de Andalucía, dejó Vox para unirse a FE de las JONS, constituyendo toda su representación parlamentaria.

Falange Auténtica (FA)

Logotipo de Falange Auténtica (FA). Autor: Falange Auténtica. Fuente: Cuenta de Twitter 
@fautentica

Falange Auténtica es un partido de corte nacionalsindicalista o falangista, heredero de la tradición de inspiración fascista iniciada por José Antonio Primo de Rivera durante los años 30 y que constituyó una de las bases ideológicas de la dictadura de Francisco Franco.

Tras el fin de la dictadura franquista, el falangismo estuvo dividido en varios grupos aislados que compitieron por las siglas, hasta que se llevó el gato al agua el Frente Nacional Español, reconvertido en FE de las JONS.

Falange Auténtica se fundó en 2002 como escisión de La Falange (FE-La Falange), a su vez escisión de FE de las JONS, bajo el argumento de que este último estaba adoptando posiciones muy ultraderechistas.

La formación afirma “luchar por el patriotismo democrático” además de “estar en contra de la partitocracia” y buscar “alternativas al sistema capitalista actual” haciendo énfasis también en que “España necesita una reforma moral”.

A pesar de que se le sigue considerando de extrema derecha debido a sus posturas ultranacionalistas y ultraconservadoras, ha adoptado diferentes posiciones izquierdistas. Así, rechazan el aborto y la eutanasia, pero también la pena de muerte, el racismo, el machismo, la homofobia y las discriminaciones por motivos religiosos.

Abogan por el fortalecimiento de la protección social y por el fin del capitalismo a partir de la propiedad colectiva de los medios de producción, pero rechazando las tesis fascistas y comunistas, adoptando la organización en base al sindicato, comunidades y vecindarios.

Falange Auténtica también se ha mostrado crítica con el sistema de partidos, proponiendo formas de participación política basadas en el tejido social, empresarial y vecinal, además de abogar por un modelo republicano que, si bien apuesta por la unidad de España, acepta la descentralización de las competencias.

En los ayuntamientos en los que obtuvo concejalías, Ardales y Hoyo de Pinares, puso en práctica el primer proyecto piloto de democracia electrónica en España. Además, sus concejales en Ardales apoyaron la alcaldía de Izquierda Unida en 2007.

No obstante, han tejido alianzas con la extrema derecha de España, con personalidades como el polémico escritor Fernando Sánchez-Dragó, hoy miembro de Vox.

Por todo ello, también ha sido calificado como una organización sincrética, es decir, que aúna elementos contrapuestos de ideologías contradictorias entre sí, acercando a la formación al strasserismo o al nacionalbolchevismo.

Su líder actual es Antonio Pérez Bencomo. No tienen ningún tipo de representación parlamentaria. Además, dejaron de presentarse a cualquier elección a partir de 2009.

Frente Nacional Identitario – Partido Nacional Socialista Obrero Español (FNI-PNSOE)


Logotipo de FNI-PNSOE. Autor: FNI-PNSOE. Fuente:
Cuenta de Twitter @Vox_es.

El FNI-PNSOE se fundó un viernes 13 de octubre de 2017 con el nombre de RE+FNI Recuperemos España, Frente: Nacional Identitario. Aunque su ámbito de actuación es España, su actividad se concentra en Cataluña.

Posteriormente a esto, hace solo unos meses, el 6 de abril de 2020, el partido absorbió al PNSOE, Partido Nacional Socialista Obrero Español, uniendo su dialéctica al mismo.

El partido es abiertamente fascista y neonazi, defendiendo esta postura y el legado de Adolf Hitler. Curiosamente, en una entrevista en febrero de 2019, el partido negaba cualquier vinculación con el nazismo, antes de absorber al PNSOE.

Los pilares del partido son el identitarismo español en todos los sentidos, que se expresa a través del supremacismo de la “raza” y la cultura españolas; la exaltación del fascismo alemán a través de la reivindicación del nacionalsocialismo; el humanismo cristiano y el ultraconservadurismo en todos los aspectos posibles, incluyendo la defensa de la familia tradicional, el antifeminismo y en contra de la igualdad del colectivo LGTBI; y el ultranacionalismo, que se refleja también en posiciones antiinmigración marcadamente racistas y xenófobas.

La formación está dirigida por José Alberto Pérez Molina, ex militar con cierta relevancia mediática. Como militar, trabajó en operaciones militares para la OTAN. Posteriormente, se dedicó al comercio internacional.

Algunos miembros de la formación que también han acompañado al dirigente son José Vargas González, miembro de la banda de rock fascista “1ª Vanguardia”; y Natalia Sánchez Calderón, otra persona conocida en el mundo de la ultraderecha española.

En el ámbito estatal, el partido mantiene buenas relaciones con otras organizaciones políticas y personalidades de la extrema derecha como Armando Robles de Solucionao Josep Anglada de la extinta y anteriormente exitosa Plataforma per Cataluña (PxC). Este partido se extinguió cuando la mayoría de sus militantes y cuadros decidieron integrarse en Vox.

El FNI-PNSOE intentó ser parte de una coalición con el resto de la extrema derecha española de corte neofascista, como ADÑ o España 2000, pero sus múltiples diferencias y enfrentamientos por el liderazgo impidieron esta unidad.

El FNI-PNSOE y su líder han llamado a la unidad de la derecha española, PP, Vox y Ciudadanos, para enfrentarse a la cuestión catalana.

A nivel internacional el partido tiene como referencia al partido ucraniano de extrema derecha Svoboda, antiguamente conocido como Partido Social-Nacional de Ucrania, caracterizado por apoyar posturas supremacistas y ultraconservadoras, destacando su oposición a la inmigración y al aborto, su homofobia y su ultranacionalismo.

Cobraron cierto protagonismo mediático cuando acudieron a la concentración de Vox en Barcelona por el Día de la Constitución el 6 de diciembre y posaron en una misma fotografía.

No tiene representación alguna.

La Falange (FE-La Falange)

Logotipo de La Falange. Autor: La Falange. Fuente: lafalange.org

La Falange es un partido de corte nacionalsindicalista o falangista, heredero de la tradición de inspiración fascista iniciada por José Antonio Primo de Rivera durante los años 30 y que constituyó una de las bases ideológicas de la dictadura de Francisco Franco.

Fue fundado en 1999 tras una crisis de liderazgo entre Gustavo Morales y Diego Márquez, entonces Jefe Nacional del partido. La candidatura de Morales para el Congreso donde se iba a elegir una nueva presidencia no fue aceptada y esto provocó un juicio que les dio la razón, por lo que los tribunales ordenaron la repetición del Congreso.

Como esto no sucedió nunca, Morales y los suyos se separaron y crearon La Falange (FE/La Falange) en 1999, con quien estuvo en disputa por el uso del nombre hasta 2009.

En 2002 sufrió una escisión, Falange Auténtica.

En 2009 se unió a la Plataforma Memoria y Lealtad junto al Movimiento Católico Español (MCE), con quien mantiene una alianza política.

A partir de 2011, con un cambio de liderazgo, se alejaron de las posiciones franquistas y del falangismo clásico y se fueron asemejando cada vez más a los movimientos neofascistas europeos.

Desde entonces y de la mano de sus máximos líderes, el partido ha ido afianzando una estrategia de confrontación con el Estado autonómico y los Estatutos de Autonomía de las distintas comunidades autónomas que según la opinión del partido han llevado al Estado a una situación insostenible desde el punto de vista social, moral y económico.

También ha destacado por su enfrentamiento a los nacionalismos periféricos de Cataluña y el País Vasco y contra los movimientos independentistas.

En 2013 perteneció a la coalición La España en Marcha y, en 2019, a ADÑ Identidad Española, con las que se presentó a las elecciones europeas, sin obtener representación.

Su líder actual es Manuel Andrino Lobo.

Hogar Social

Logotipo de Hogar Social Madrid, colectivo ultraderechista que se inscribió como partido político en 2019. Fuente: Cuenta de Twitter
@hogarsocial_

Hogar Social Madrid es originalmente un colectivo de extrema derecha de carácter juvenil fundado en Madrid en 2014 bajo el nombre de Hogar Social Ramiro Ledesma, nombre de uno de los históricos impulsores del falangismo en España.

En agosto de ese año sus integrantes okuparon un edificio de oficinas en el distrito de Tetuán, una de las zonas con mayor porcentaje de población inmigrante de Madrid. Esta usurpación fue la primera llevada a cabo por un grupo de extrema derecha en la capital, provocando altercados y enfrentamientos con colectivos de izquierdas.

La Delegación de Gobierno instó a su desalojo por la vía de urgencia debido a los conflictos, incluidas agresiones y ataques con cócteles molotov, que se produjeron durante el tiempo que duró la okupación.

Finalmente el inmueble fue desalojado por efectivos de la Policía Nacional.

Durante el mes que el grupo estuvo presente en el edificio, sus miembros realizaron recogidas y repartos de alimentos destinados a españoles de nacionalidad y origen. También cobijaron en su interior a varias personas sin hogar.

La mayoría de sus integrantes procedían de la Liga Joven, las juventudes del partido neofascista Movimiento Social Republicano, ya disuelto. También tenían relaciones con España 2000. No obstante, posteriormente se produjeron enfrentamientos entre ellos.

Sus actividades se han reducido a la okupación y habilitación de edificios para alojar a familias españolas y continuar con estos repartos de comida solo para nacionales. En paralelo han convocado charlas, manifestaciones y otras actividades de índole social.

Siguen exactamente la misma estrategia que CasaPound, un colectivo italiano de ultraderecha que, desde los años 80, se dedica a okupar edificios para realojar a familias con problemas.

Hogar Social se caracteriza, además de por lo ya nombrado, por una retórica antiinmigración, xenófoba, islamófoba y racista, además de ultranacionalista. En 2016, atacaron la mezquita de la M30 de Madrid, sede del Centro Cultural Islámico de Madrid.

En 2019, se registraron como partido político. Además de en Madrid, tienen actividad en Zaragoza y en Granada.

Su líder es Melisa Domínguez Ruiz, conocida activista de ideología ultraderechista con una actividad prolífica en redes sociales y que fue detenida por protestar frente a la sede del PSOE en mayo de 2020. Hogar Social destaca así por ser la única formación de extrema derecha con una mujer como líder.

Movimiento Aragonés Social (M.A.S.)

Logotipo del Movimiento Aragonés Social. Autor: Movimiento Aragonés Social. Fuente: Movimientoaragonessocial.es

El Movimiento Aragonés Social un pequeño partido extraparlamentario de ámbito autonómico fundado en 1983 con escasa actividad y personal, con un ideario ultranacionalista y ultraconservador.

Su actividad se ha vuelto un tanto más prolífica durante la pandemia, centrándose en la defensa de las personas autónomas y abrazando diferentes protestas contra el Gobierno y varias teorías de la conspiración.

Apenas existe registro de su actividad desde su fundación. No obstante, a participado en todos los comicios autonómicos, incluyendo en el de 2019, donde sacó 46 votos.

Su actual líder, el abogado Fernando Díaz, del Movimiento Aragonés Social, define a su partido como “ni de derechas ni de izquierdas”. Es, a su vez, hijo del fundador del partido.

Movimiento Católico Español (MCE)

Logotipo del Movimiento Católico Español, la Cruz de Santiago

El Movimiento Católico Español (MCE) es un partido de ideología nacionalcatólica, es decir, de ideas franquistas, fundado en 1981 como una escisión del partido Fuerza Nueva de Blas Piñar. De hecho, su fundador, José Luis Corral, era el dirigente de Fuerza Joven, las juventudes de FN

Llegó a ser uno de los partidos de ideología fascista con más militantes tras Fuerza Nueva, centrándose en Madrid, Navarra y Cataluña, llegando a tener unos 25.000 afiliados. Su símbolo es la Cruz de Santiago y en sus manifestaciones portan ropa paramilitar de estilo falangista, la bandera franquista con el Águila de San Juan y también la Cruz de Borgoña y el Yugo y las Flechas empleadas por el falangismo.

En 1986 participó en los esfuerzos para constituir una candidatura ultraderechista unitaria, finalmente encarnada en la Coalición de Unidad Nacional. Esta operación fracasó y, desde 1989, el MCE experimentó cierto retraimiento electoral, prefiriendo darle más actividad a su rama juvenil, la Acción Juvenil Española (AJE).

Se declaran admiradores de Francisco Franco y de José Antonio Primo de Rivera, organizando cada 20 de noviembre actos y misas por el aniversario de sus muertes.

Entre sus postulados políticos, destacan su rechazo al liberalismo, al comunismo y al parlamentarismo. Rechazan el aborto, el matrimonio igualitario y son abiertamente antifeministas. También rechazan la intervención extranjera, a la OTAN y a la UE.

Dado que ha intentado aglutinar diferentes sensibilidades de la extrema derecha, algunas de sus posturas no están muy claras. Tradicionalmente, se han declarado antirracistas y monárquicos pero rechazando la Casa de Borbón. Sin embargo, recientemente han mostrado posturas xenófobas, de rechazo a la inmigración e incluso tendencias republicanas. Su lema es Por Una España como Dios manda.

En 1995 el MCE entró en la Alianza por la Unidad Nacional junto a otros partidos ultraderechistas, pero finalmente la abandonó. La AUN finalmente dio origen al partido Alianza Nacional.

Tras ello el partido siguió siendo marginal incluso dentro de la extrema derecha. En 2009 se unió a la Plataforma Memoria y Lealtad junto a La Falange, con quien mantiene una alianza política.

En 2014 se incorpora a la coalición La España en Marcha con la que se presentó a las elecciones europeas, con escaso éxito.

Actualmente, la AJE ha tomado prácticamente la totalidad de la actividad del partido.

Soluciona

Logotipo de Soluciona. Autor: Soluciona. Fuente: ElObservador.com

Soluciona es un partido político ultraderechista y personalista fundado en 2015 por Armando Robles, quien fuera durante cuatro años exjefe de prensa durante el gobierno de Jesús Gil en Marbella.

El partido fue creado para presentarse a la alcaldía de Málaga, pero apenas obtuvo 1.000 votos, por lo que fue un rotundo fracaso.

Armando Robles intentó resucitar su proyecto para las elecciones municipales de 2019 renombrando el partido como Soluciona-Trump, pero tampoco le salió bien.

Como era de esperar, asume totalmente el ideario, discurso y estrategia del ya expresidente de Estados Unidos, adscribiéndose a la alt-right pero con tintes más políticamente incorrectos y descarados, rozando el machismo y haciendo propuestas como levantar un muro en Melilla, en alusión a la propuesta de Trump de levantar un muro en la frontera con México.

A pesar de todo, tiene buenos contactos con la ultraderecha a nivel estatal, incluyendo al FNI-PNSOE.

Actualmente parece que su actividad política se ha reducido a la mínima expresión.

Estos son todos los partidos políticos de extrema derecha con cierta relevancia en España, más allá de Vox y sus escisiones y algún que otro partido político de ámbito regional o local, ya que sería muy difícil abarcarlos todos.

Tampoco se han incluido partidos políticos que fueron importantes, pero que se disolvieron hace poco, como el Movimiento Social Republicano o Plataforma per Catalunya.

Como se puede ver, la inmensa mayoría actúan ajena a la actividad institucional, con un activismo en redes sociales y a pie de calle, coincidiendo en muchos de los postulados y estrategias. Además, cuentan con el apoyo de otras organizaciones que no son partidos políticos, pero que operan como asociaciones o plataformas para extender sus ideas.

Enlaces, fuentes y bibliografía:

– Foto de portada: Manifestación neofascista. Autor: Brais G. Rouco. Fuente: Antifeixistes.org (CC BY-NC-ND 3.0).

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

2 comentarios en «Radiografía de los partidos políticos españoles de extrema derecha»

  • el 15 febrero 2021 a las 0 h 18 min
    Enlace permanente

    El lema carlista nos era “Dios, patria, Ley” sino “Dios, patria, Rey”.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *