Concentración neofascista en Valencia finaliza con agresión a un joven, identificaciones y una denuncia de Fiscalía

El pasado sábado 1 de mayo, en la ciudad de Valencia, el partido neofascista España 2000 convocó una manifestación bajo el lema “Por un 1 de Mayo obrero y español”, la cual fue autorizada por la delegada de Gobierno Gloria Calero, a la cual acudieron alrededor de medio centenar de personas afines al discurso neonazi y que acabó con una agresión a un joven, varias identificaciones y una denuncia de Fiscalía por presunto delito de odio.

La extrema derecha en el 1 de mayo

A lo largo de la manifestación, en la que también participaron otras fuerzas hermanas como La Falange (FE/La Falange), se exhibieron todo tipo de simbología neofascista contraria al espíritu de la Constitución de 1978.

Esta manifestación estaba convocada a las 18:30 horas en las Torres de Quart y tuvo fin apenas una hora más tarde, en las Torres de Serranos, ambas ubicaciones céntricas y perfectamente accesibles para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las cuales acompañaron a los miembros de esta convocatoria durante el recorrido para, teóricamente, garantizar su seguridad.

Cabe destacar que, aún con la presencia policial durante el trayecto, los cánticos y símbolos contrarios a la democracia prosiguieron durante todo el evento, sin que se sepa de ninguna detención por parte de la policía por estos hechos concretos.

Contramanifestación antifascista en rechazo al discurso de odio

Bastante menos permisivos se mostraron los agentes con las personas que organizaron una contramanifestación en repulsa del discurso de extrema derecha y antiderechos de la organización neofascista, a los cuales se terminó por encapsular cerca de la Plaza Santa Mònica tras partir del barrio de Benimaclet, cerca de donde se había previsto finalizar la manifestación por parte de España 2000, quien en ningún momento tuvo que ver alterado su recorrido.

Mientras, un dispositivo de la Unidad de Intervención Policial (UIP) rodeó la plaza de los Fueros impidiendo el acceso a paseantes y vecinos mientras el acto ultraderechista finalizaba con parlamentos a los pies de las Torres de Serranos. Cabe destacar que, además, la contramanifestación antifascista, que contaba con una gran presencia policial, se saldó con varias personas identificadas a pesar de que no hubo absolutamente ningún incidente.

Ante las manifestaciones realizadas por los demócratas, desde España 2000 se afirmó que pasaron y volverán a pasar, en referencia al contexto de la Guerra Civil, en la cual se posicionan favorablemente al bando golpista.

Esther Sanz, miembro del Consejo Estatal Ciudadano de Podemos, presenció la manifestación neofascista desde un bar del céntrico barrio de El Carme. Según ha denunciado en su cuenta oficial en la red social Twitter, los integrantes de la marcha cantaron el Cara al sol, himno falangista asociado al franquismo, exhibiendo banderas franquistas y simbología neonazi.

Agresión neofascista a un joven de 20 años

No obstante, el suceso más grave ocurriría llegada la noche, cuando un joven fue atacado cuando estaba solo por parte por parte de un grupo de neonazis, los cuales se habían estado paseando por la zona en la que se produjo la agresión al grito de Dónde están los antifascistas.

El joven agredido, sin vinculaciones políticas demostradas, recibió golpes y patadas por todo el cuerpo por parte de una decena de manifestantes ultraderechistas, según ha contado a La Marea. Los agresores huyeron del lugar coreando consignas nazis como Sieg Heil y amenazaron a varios vecinos que les recriminaban su actitud y que grabaron la paliza desde sus balcones.

Finalmente, todo esto terminó cuando los nazis observaron que estaban siendo grabados por varios vecinos, quien ya han puesto a disposición de las autoridades competentes el material recogido. Habrá que ver si se puede identificar a los agresores, de los cuales incluso, uno de ellos, amenazó al joven golpeado, que se encontraba en el suelo, con una navaja.

Una patrulla de la Policía Nacional acudió a la zona donde el joven sufrió el ataque, que también presenciaron sus acompañantes. Los agentes que investigan el suceso disponen de una grabación, principal indicio para localizar a los agresores. Por su parte, la sección de delitos de odio de la Fiscalía Provincial de Valencia, según ha confirmado elDiario.es, investiga los hechos por un presunto delito de odio.

El diputado autonómico de Compromís Carles Esteve ha registrado preguntas a la Delegación del Gobierno para conocer “por qué no se encapsuló a los grupúsculos de esta concentración cuando se acabó, como sí que ha pasado en otras manifestaciones”. Esteve considera que “el propio dispositivo policial lo debería haber contemplado”.

No es la primera vez que la delegada de Gobierno Gloria Calero ha sido ha criticada por su excesiva permisividad ante las actuaciones policiales desmesuradas vividas en los últimos tiempos, así como su equidistancia a la hora de confrontar las ideas y acciones contrarias a la democracia, así como por polémicas declaraciones en redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *