Vox exige a Ayuso que derogue las leyes LGTB y cierre Telemadrid para garantizar su apoyo

Hoy se ha realizado la segunda jornada de la sesión de investidura de la Comunidad de Madrid, donde ha habido duros reproches desde los distintos grupos de la cámara y donde Telemadrid y las leyes LGTB han salido sorpresivamente a la palestra.

La formación de extrema derecha liderada por Rocío Monasterio ha garantizado la investidura de Díaz Ayuso a la presidencia de la CAM, pero no así su apoyo durante el resto de la legislatura.

Para garantizar este apoyo, que Díaz Ayuso necesita para sacar adelante sus medidas legislativas, Vox ha planteado sus exigencias: el cierre de la televisión pública Telemadrid y la derogación de las leyes LGTB.

Según los de Monasterio consideran a la televisión pública con un coste estimado de 74 millones de euros anuales, como ineficiente y exigen su cierre y de no poder hacerlo, una fuerte reducción presupuestaria.

Su otro objetivo, es uno de los clásicos de Vox: las personas LGTB. El partido de ultraderecha ha pedido la derogación de las leyes LGTB que se aprobaron en la época de Cristina Cifuentes, como son la ley de protección integral al colectivo LGTB, una ley que intenta evitar los múltiples crímenes y ataques de odio que sufre este grupo y la ley de identidad sexual.

En Madrid están vigentes unas leyes de género propias de la izquierda más radical. Soy capaz de entender que su anterior socio [Ciudadanos] no le dejará derogarlas, pero nosotros sí se lo vamos a exigir, y me atrevo a aventurar que sus votantes se lo agradecerán”, ha declarado Monasterio.

Concesiones a cambio de odio

Así, Vox sigue en su incesante ataque a las personas LGTB, dando su apoyo a cambios de concesiones que resten derechos a estas personas.

El pasado año ya consiguió que el Ayuntamiento de Madrid eliminará las ayudas directas a dos organizaciones históricas encargadas de ayudar al consistorio en la lucha contra los delitos de odio como son COGAM y al importante Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia, que monitoriza el número de agresiones y ofrece ayuda y asistencia jurídica a las víctimas.

Y eso en un año donde los delitos de odio han aumentado. Según las últimas estadísticas que se tienen, de 2019 a 2020, los delitos de odio por orientación sexual e identidad de género fueron los segundos que más aumentaron (solo por detrás del racismo), con un incremento del 8,6%.

La mayoría de los perfiles responsables de estos ataques son hombre (un 83%) de nacionalidad española (84,7%) y mayoritariamente en un rango de entre los 18 a los 40 años (54,7%).

Vox sigue la estela internacional de sus aliados contra las personas y leyes LGTB

Y es que la formación de extrema derecha sigue punto a punto la agenda internacional de sus aliados ultras, que han marcado a las personas LGTB como uno de sus principales objetivos.

Vox tiene como grandes aliados y ejemplos a la Hungría de Víctor Orbán y a la Polonia de Ley y Justicia (PiS). Ambos países mantienen una cruzada contra las personas LGTB, restringiendo constantemente sus derechos y convirtiendo la homofobia en un asunto de estado.

Por su parte, Hungría empezó una dura pugna contra estas personas, ya que nada más tomó el poder Víctor Orbán, la constitución fue modificada para hacer imposible los matrimonios del mismo sexo.

A esto le siguieron distintas modificaciones para restringir las parejas de hecho y cualquier posibilidad de adopción por parte de las personas LGTB. El último cambio normativo prohíbe hablar de homosexualidad en los colegios y charlas podría incluso vetar  a películas como Harry Potter o anuncios como el de Coca Cola donde se veía a una pareja LGTB cogida de la mano.

Por su parte, Polonia ha realizado una guerra sin cuartel contra estas personas, que se repite en los medios de comunicación afines al gobierno y sus políticos. En la campaña presidencial de 2020, el asunto LGTB fue un tema capital, donde el candidato de ley y Justicia llego a decir que los LGTB “son peores que el comunismo”.

También Gazeta Polska, uno de los medios afines a Ley y Justicia, repartió pegatinas para poner en edificios e instituciones donde se podía leer “Zona libre de LGTB” y se aprobaron mociones impulsadas por el PiS en un tercio de los municipios polacos para declarar esos pueblos como zonas libres de LGTB.

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *