El denunciante de la supuesta agresión homófoba en Madrid ahora dice que consintió las lesiones sufridas

Diversos medios de comunicación, incluyendo Al Descubierto, se hicieron eco de las declaraciones iniciales reflejadas en la denuncia de un joven de 20 años que afirmó a las autoridades policiales que fue agredido en la puerta de su casa el pasado domingo a las 17:00h en el popular barrio madrileño de Malasaña, lo que hizo pensar en un posible delito de odio por agresión homófoba.

Según fuentes policiales, la supuesta víctima denunció que ocho personas ataviadas con sudaderas negras y pasamontañas asaltaron al joven al tiempo que se disponía a entrar en su domicilio habitual, situado en este mismo barrio.

El chico relató estos hechos a la policía en el momento de presentar la denuncia, indicando que los agresores aprovecharon el instante en el que el joven entraba en el portal para atacarle lanzando gritos amenazantes y despectivos como “asqueroso”,” comemierda” y “maricón”. Acto seguido le rajaron el labio con un cuchillo y le tumbaron boca abajo y con el mismo objeto punzante le marcaron en el glúteo la palabra ” maricón”.

En las siguientes horas, los investigadores de la comisaría del distrito Centro, donde fue interpuesta la denuncia del joven, y de la Brigada Provincial de Información de Madrid (especialista en terrorismo y organizaciones extremistas), trataron de verificar sin éxito las declaraciones de la supuesta víctima, ya que desde un inicio advirtieron que algunas de las piezas del caso no encajaban.

Por un lado, ninguna de las cámaras de seguridad instaladas en la zona y revisadas por la policía habían registrado los hechos denunciados, lo cual estiman como prácticamente imposible teniendo en cuenta que se trataba de un grupo numeroso de personas a plena luz del día y con una indumentaria muy particular.

Por otro lado, tampoco los vecinos y comerciantes interrogados por las fuerzas de seguridad oyeron ni vieron nada que tuviera que ver con una agresión de tal naturaleza, lo cual resulta también extraño.

Finalmente, este miércoles y, en una segunda declaración, tras un largo interrogatorio, la joven víctima y ante el lógico asombro de los agentes que procedían a interrogarle, cambió por sorpresa su testimonio inicial, declarando quefue consentido y en casa de otra persona con la que mantuve una relación sexual”.

Aseguró a la policía que lo que le indujo a mentir fue la necesidad de mantener la relación sentimental con su actual pareja. Por lo tanto, a priori parece que todo fue un engaño inicial desde el principio y que no existió en ningún momento ninguna agresión, ni ocho encapuchados le abordaron en su portal.

Posibles consecuencias legales de mentir sobre la agresión homófoba

Según las fuentes consultadas, una denuncia en falso puede llegar a ser considerada como una “simulación de delito”, y que está recogido en el artículo 457 del actual Código Penal que dice así:

“El delito se produce cuando una persona simulare ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente”. La comisión de este delito, prosigue el Código Penal, prevé multas de 6 a 12 meses, si bien la denuncia en cuestión tiene que haber dado lugar a acciones procesales.

Igualmente, hay que aclarar que, atendiendo a los dictámenes del Tribunal Supremo, lo más importante a la hora de juzgarlo como un posible delito o no estribaría en sí se ha llegado a judicializar el caso, ya que la jurisprudencia establece un plazo de 72 horas para que el denunciante tenga la oportunidad de retractarse en la sede policial designada.

Es decir, que en el caso de retractarse la falsa denuncia no sería considerada como delito ni siquiera en el grado de tentativa. Por otro lado, no se considera denuncia falsa ya que el joven no ha denunciado a nadie en concreto. Para ser considerado denuncia falsa, tendría que haber identificado a un posible agresor, y es por eso que entra dentro del supuesto de “simulación de delito”.

Agravio para la comunidad LGTB

En todo caso, y a pesar de que la denuncia por agresión homófoba ha resultado ser ficticia, esta se produce en un contexto de gran alarma social ante la creciente oleada de homofobia que se está dando en toda la geografía española, habiéndose producido algunas de las más recientes en las localidades de Velada (Toledo), Melilla o Valencia, donde un joven transexual fue brutalmente agredido por piropear a otro grupo de jóvenes.

El joven ha denunciado ante la Policía y en sus redes sociales la agresión. Autor: Joven agredido en Valencia, 08/09/2021. Fuente: Instagram
El joven ha denunciado ante la Policía y en sus redes sociales la agresión. Autor: Joven agredido en Valencia, 08/09/2021. Fuente: Instagram

Por su parte, la asociaciones LGTB han expresado su preocupación y temen que pueda perjudicar seriamente a las denuncias reales de agresiones homófobas. Desde posiciones ultraconservadoras y más concretamente desde la extrema derecha, a menudo se utilizan estos casos aislados de demandas en falso para tirar por tierra una realidad palpable: que existe una discriminación sistemática contra las personas LGTB y que hay un aumento considerable de los delitos de odio, en buena medida debido al auge del discurso propagado desde la propia ultraderecha.

Por otro lado, habría que reflexionar sobre qué lleva a un joven homosexual a inventarse un relato de estas dimensiones hasta el punto de interponer una denuncia con tal de no admitir que mantuvo relaciones consentidas con otros hombres.

Es necesario, por tanto, mantener el compromiso contra la homofobia estructural que padece la sociedad española y que estos hechos no sean óbice ni impedimento para seguir luchando contra la violencia y los prejuicios de género u orientación sexual.

José Miguel Gándara

Articulista. Nacido en Valladolid, pero cántabro de espíritu, soy colaborador habitual en los medios lapiedradesisifo.com y Lapajareramagazine.com. Autor del poemario "Transido de un abismo" y de títulos de próxima aparición como "La poliantea de los sentidos" y "Crónicas claudinas".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *