Chega!, la extrema derecha de Portugal, se convierte en tercera fuerza del país con un resultado agridulce en las elecciones

Portugal tuvo este pasado domingo una cita con las urnas. Tras la disolución de la cámara legislativa, se celebraron las elecciones para conformar los nuevos escaños del parlamento. Entre otras cuestiones, Chega!, la extrema derecha portugesa, dio la sorpresa. Aunque no fue la única.

Estas elecciones teóricamente no debieron de suceder, puesto que la anterior legislatura estaba prevista para finalizar en el año 2023, pero la negativa del Congreso portugués el pasado octubre a la propuesta de Presupuestos Generales presentada por el presidente António Costa (Partido Socialista) obligó al presidente de la república, Marcelo Rebelo de Sousa, a disolver el parlamento y convocar elecciones anticipadas con el objetivo de evitar una crisis de inestabilidad política.

Mayoría absoluta del Partido Socialista

António Costa. Autor: Arne Müseler, 01/01/2020. Fuente: arne-mueseler.com (CC BY-SA 3.0)
António Costa. Autor: Arne Müseler, 01/01/2020. Fuente: arne-mueseler.com (CC BY-SA 3.0)

Las encuestas electorales pronosticaban un escenario de casi empate técnico entre las dos fuerzas mayoritarias del país: el Partido Socialista del propio António Costa y el Partido Social Demócrata de Rui Rio, anterior alcalde centroderechista de la ciudad de Oporto.

Los pronósticos electorales fallaron radicalmente, ya que el Partido Socialista casi se alzó con la mayoría absoluta tras obtener cerca del 42% de los votos. Muy lejos quedó el partido de Rui Rio, quién obtuvo únicamente un 28% de los votos emitidos.

Esta abultada victoria socialista pudo deberse al elevado dato de participación electoral, el cuál se situó en niveles superiores al 55%, un dato récord en el país desde hace años.

Los sondeos también vaticinaron otros dos cambios políticos significativos en el país, los cuales en esta ocasión sí se materializaron:

En primer lugar, el desgaste de los partidos a la izquierda del Partido Socialista, concretamente el Bloco de Esquerda, quien obtuvo un 4% de los votos; y la Coalición Democrática Unitaria (conformada por el Partido Comunista portugués y los verdes), quiénes también se situaron sobre el 4%.

Estos datos materializan un enorme retroceso para ambos partidos izquierdistas, los cuáles se convirtieron desde 2015 en un ejemplo a seguir para sus homólogos europeos gracias a sus altos niveles de apoyo electoral y social.

A primera vista dichos resultados negativos parecen deberse al hecho de que los ciudadanos portugueses han considerado que ambos partidos fueron más responsables de la ruptura anticipada del Gobierno tras las discrepancias en materia social y económica de ambos con el PS, pues formaban parte del mismo mediante un pacto de coalición, de forma similar a como sucede en España con PSOE y Unidas Podemos.

Y, en segundo lugar, un fuerte avance del partido ultraderechista Chega!, que a partir de ayer se convirtió en la tercera fuerza política del país tras obtener un 7% de los votos y pasar a poseer 12 representantes en el Parlamento portugués- Un aumento bastante considerable teniendo en cuenta que, hasta entonces, solo tenía un diputado.

Estos resultados electorales acaban con la incertidumbre sobre quién sería el próximo presidente del Gobierno del país ya que no existe duda de que António Costa volverá a ser investido como cabeza del ejecutivo nacional, convirtiéndose también en la persona que más tiempo ha mantenido el cargo en el país luso desde la Revolución de los Claveles.

Chega!: la excepción europea que ha deja de ser una excepción

Ante el avance incesante de la ultraderecha en casi todos los rincones el mundo, principalmente en el continente europeo, Portugal se erigía como una excepción junto con España, “la excepción ibérica”, pues la ultraderecha en el país luso solo disponía de un escaño en el Parlamento nacional y su presencia era casi residual, un escaño que, además, le había costado bastante obtener para un discurso que no terminaba de calar en la sociedad portuguesa.

Chega!, (¡Basta!, en castellano) es un partido de derecha radical populista de corto recorrido político en comparación con sus homólogos europeos. Fue creado por su actual líder, André Ventura, en el año 2019 tras la salida de este del principal partido derechista del país, el Partido Social Demócrata de Portugal.

André Ventura, joven abogado de 38 años de edad, accedió a su primer cargo público en 2017 tras ser elegido como concejal en una ciudad próxima a Lisboa. Su discurso radical le llevó a aumentar en presencia y popularidad, y tras solo un año ejerciendo como concejal renunció al acta y abandonó el partido.

Chega! presenta un discurso similar al resto de partidos políticos de extrema derecha de Europa: ultranacionalismo, ultraconservadurismo, tradicionalismo, antinmigración y xenofobia, LGTBfobia, neoliberalismo contrario al Estado de Bienestar…

La principal baza de su discurso son los ataques a la población gitana, que representa una minoría muy pequeña en el país, como principal, y también un discurso populista anti-establishment que recuerda vagamente al tono empleado por Donald Trump y que ha inspirado a toda una generación de líderes populistas de derecha.

El partido poseía hasta ayer únicamente un escaño en el Parlamento portugués, concretamente el de su líder Ventura, pero desde las elecciones legislativas de 2019 ha venido experimentando un crecimiento exponencial que le ha llevado a convertirse en la tercera fuerza del país.

En las últimas elecciones municipales consiguió sumar 19 concejalías, y han conseguido llegar a acuerdos con el PSD en gobiernos regionales como el de Azores. En las elecciones presidenciales del país, por otra parte, se erigió con un certero 12% de los votos, lo que por otra parte significa que se ha dejado votantes en el camino.

Además, el crecimiento interno del partido ha sido exponencial, pasando a alcanzar en solo dos años la cifra de 40.000 militantes.

“Con los problemas internos que tienen, este adelanto les viene muy bien. Entrar en el Parlamento supone acceder a financiación y estabilidad. Si las elecciones fuesen en 2023, como se preveía originalmente, no sé si habrían llegado vivos. El PS les ha hecho un favor”, opinaba Miguel Carvalho, periodista portugués especializado en el partido, para ElDiario.es tras el anuncio del adelanto electoral.

Y es que, a pesar de su enorme crecimiento, el partido sufre crisis internas profundas debido a la variedad de sectores que acuna en su seno, situación que aparentemente debería mejorar tras el aumento de voto y de representantes para la nueva legislatura en el país. Habrá que esperar a la constitución del nuevo gobierno y al desarrollo de los acontecimientos.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Santiago Abascal y André Ventura, de Chega!. Autor: Desconocido. Fuente: Twitter

Valentín Pozo

Articulista. Estudiante de cuarto de Ciencias Políticas y apasionado de la investigación. Experiencia en movimientos estudiantiles y sociales. En mis artículos intento ofrecer un enfoque analítico más orientado a las ideologías y teoría política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.