Ex líder de Movimiento de Resistencia Nórdico declara cómo organizaban ataques a activistas de izquierdas y adquirían armas

El Movimiento de Resistencia Nórdico (NMR) es la mayor organización nazi del norte de Europa. Este grupo neofascista, supremacista y paramilitar tiene como objetivo levantar una república nacionalsocialista que incluya a Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca e Islandia, al más puro estilo Tercer Reich.

Ahora, un ex líder de la organización ha contado en directo cómo funcionaba esta organización, conocida por ser enormemente jerárquica y disciplinada.

El relator es Jimmy Thunlind, quien se unió al NMR en 2016. Rápidamente ascendió en el movimiento, convirtiéndose en orador y jefe de sucursal en Estocolmo, el nido 8, recibiendo el título de líder del nido, nombre dado a las células de la organización.

Pese a haber sido un nazi fanático, en 2021 abandonó la organización, desencantado con las ideas y las formas empleadas. Ahora, ha hecho una entrevista para Dagens Nyheter, el mayor diario de Suecia. Totalmente arrepentido, ha contado sus experiencias, ya que considera al NMR un gran peligro para la sociedad y espera al menos poder resarcirse ayudando a desarticular la banda con información privilegiada.

Armas para apoyar el aceleracionismo

En su relato, Thunlind cuenta cómo la organización recibió órdenes en 2020 de adquirir armamento.

Así, distintos líderes del NMR fueron convocados a una reunión secreta en el bosque el 28 de marzo. Allí recibieron ordenes directas que venían de la cúpula de la organización para comprar armas automáticas, granadas y explosivos.

El objetivo era prepararse para, según el análisis del movimiento, el colapso de la sociedad ante la pandemia de Covid19. Esto está relacionado con el aceleracionismo, una corriente asociada el neofascismo de fomentar y prepararse para el colapso de la sociedad con el objetivo de crear una nueva a su imagen y semejanza. El aceleracionismo es uno de los pilares ideológicos de buena parte de los grupos paramilitares de extrema derecha en el mundo y la motivación de muchos de los atentados terroristas de extrema derecha, como el de Cristchurch, Nueva Zelanda.

Con esta orden, el Movimiento de Resistencia Nórdico se puso en contacto con organizaciones criminales para adquirir el armamento y se sucedieron las primeras compras, con algunos problemas:

“Una vez tuvimos que esperar una entrega de los Balcanes. No pudimos conseguir las armas en el momento adecuado porque iban a parar a un grupo criminal en Estocolmo. Era más urgente, entonces tuvimos que esperar un poco”.

El NMR tiene una larga lista relacionada con la adquisición ilegal de armamento. Muchos de sus miembros han sido detenidos por poseer armas y explosivos en sus casas, o por fabricarlas de forma casera. Solo en enero y noviembre fueron detenidos dos miembros de la organización por estos hechos, a lo que se une un constante goteo de detenciones en años anteriores.

Además los servicios de inteligencia suecos, SAPO, han realizado informes sobre como las armas de tubo (armas de fuego caseras) son comunes entre los miembros de la organización.

Ataques contra activistas y organizaciones de izquierdas

Thunlin también cuenta cómo participó en la decisión de realizar ataques a opositores políticos y desertores de la organización. En la entrevista cuenta un caso particular donde se organizó un ataque a un activista de izquierdas que revelaba y colgaba a personajes de la extrema derecha en la red.

La orden era que la víctima fuera «Hjälldas», algo así como “manejada”:

“Para dar una lección apropiada. No abuses para que la víctima muera. Pero tal vez romperse huesos o romperse la rótula. Se pueden usar armas como martillos, cuchillos y puños de hierro”, declara a Dagens Nyheter.

Así, los nazis mapearon los pasos de la víctima. Cuando tenían su ruta, lo interceptaron armados y encapuchados hasta darle una paliza casi mortal. Tras esto el activista dejó su labor.

Estos asaltos no son nada raros, como declara: “En cinco casos diferentes, ayudé a conseguir órdenes para maltratar a la gente. Ya sean opositores políticos, de AFA o similares, o desertores de nosotros”.

La organización también ha hecho ataques a gran escala, poniendo directamente bombas a sus rivales políticos, como en el invierno de 2016-2017, donde tres de sus miembros fueron condenados por poner bombas en un café de izquierdas y distintas viviendas al oeste de Suecia.

El Movimiento de Resistencia Nórdico y las relaciones con la extrema derecha europea

El Movimiento de Resistencia Nórdico está liderado por Simon Lindberg y un pequeño consejo asesor. Dentro de este consejo se encuentra Par Öberg, quien lidera la rama parlamentaria del NMR. Este partido fue presentado el 5 de septiembre de 2015. Aunque tal y como declaran sus organizaciones, el parlamentarismo no es el fin de la organización.

Par Öberg fue elegido miembro del Ayuntamiento de Ludvika, aunque no se presentaba como su formación sino bajo el paraguas de los Demócratas de Suecia (SD). Los Demócratas de Suecia forman parte de la Alianza de los Conservadores y Reformistas Europeos, el mismo partido del Europarlamento donde está Vox, los polacos de Ley y Justicia (PiS) o Hermanos de Italia (FI), y constituye la principal fuerza política de extrema derecha.

Además, el NMR mantiene también su propia agenda más allá de sus fronteras. En 2015 asistió al Foro Conservador Internacional. Allí también participaron otras fuerzas y representantes como Roberto Fiore por el italiano Fuerza Nueva (FN), miembros de Amanecer Dorado o el ultranacionalista estadounidense Jared Taylor.

Si Thunlid está en lo cierto, la situación es peor de lo que se temía hasta ahora, un peligro que se encuadra dentro del auge de la violencia de los grupos paramilitares y terroristas de extrema derecha que no ha dejado de aumentar hasta el punto de ser considerada la mayor amenaza para la seguridad nacional en países como Estados Unidos o Alemania.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Movimiento de Resistencia Nórdico. Autor: Peter Isotalo, 06/06/2007. Fuente: Wikimedia Commons / Dominio público

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.