Condenan al líder de la milicia neofascista Proud Boys a 22 años de prisión por asalto al Capitolio

Enrique Tarrio, oficialmente el líder del grupo neofascista y paramilitar Proud Boys, ha sido condenado a 22 años de prisión por conspiración sediciosa y por tratar de impedir el traspaso de poderes de Donald Trump a Joe Biden al participar en el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021, donde se estaba realizando la certificación de éste último como nuevo presidente de Estados Unidos tras su victoria en las elecciones de octubre de 2020.

La sentencia fue confirmada por el juez de distrito Timothy Kelly este pasado martes tras un juicio que ha durado más de dos años tras su detención en la ciudad de Washington días antes del asalto al Capitolio por quemar una pancarta del movimiento antirracista Black Lives Matter de una iglesia y por introducir cargadores de armas de fuego, lo que llevó al juez también a ordenarle abandonar la ciudad como medida preventiva.

A pesar de que, debido a esto, el líder de Proud Boys no estuvo presente en el momento de la insurrección, el juez ha sido bastante claro en sus declaraciones, argumentando que Enrique Tarrio «tuvo un impacto enorme en los eventos del día». De hecho, el Departamento de Justicia había solicitado hasta 33 años de prisión por sus actos, siendo condenado finalmente a 22 años, siendo pese a todo la máxima condena sentenciada hasta ahora de todas las personas juzgadas por los eventos del 6 de enero.

Anteriormente fueron también sentenciados también otros integrantes de Proud Boys con penas de prisión considerables, entre ellos, Joseph Biggs y Ethan Nordean, dos pesos pesados del grupo neofascista y que lideraron el avance al Capitolio en ausencia de su líder, a los que condenó a 17 y 18 años de prisión respectivamente. Otro sentenciado fue Zachary Rehl, líder local de la organización, al que le cayeron 15 años de cárcel. Finalmente, Dominic Pezzola, fue condenado a 10 años de prisión, siendo el único no encausado por «conspiración sediciosa» probablemente por carecer de cargos directivos y/o relevantes en el grupo y siendo conocido por haber roto una de las ventanas principales del Capitolio.

Proud Boys: líderes del asalto al Capitolio

Durante el proceso judicial, el fiscal a cargo del caso Conor Mulroe, declaró que Proud Boys «tuvo un papel integral en esa primera brecha», haciendo referencia a cuando los seguidores de Donald Trump, congregados en los alrededores del Capitolio, iniciaron su avance hacia el interior del edificio, donde se encontraban los congresistas.

También descubrió a Proud Boys como una organización cuyos miembros «están encantados con la idea de viajar de ciudad en ciudad y golpear a sus adversarios sin sentido en una pelea callejera».

Además, a lo largo del juicio, se mostraron pruebas de cómo Tarrio ayudó a crear una estructura con base en Proud Boys y dictaba las órdenes acerca de cómo actuar en las concentraciones. «Las acciones de ese grupo fueron absolutamente fundamentales el 6 de enero y siguieron directamente el complot y la planificación de Enrique Tarrio», sentenció el fiscal.

Por su parte, el líder de Proud Boys trató de defenderse pidiendo disculpas por el «dolor y sufrimiento» provocado y distanciándose de las acciones de Proud Boys, alegando que él no estaba involucrado en política, organizaciones, mítines o activismo político en general. También dijo sentirse «moralmente por encima» del resto, que tras ver como su candidato, Donald Trump, había perdido las elecciones, sentía que sus acciones estaban justificadas y que gracias al juicio se ha dado cuenta de que estaba equivocado.

Su abogado, como añadido, ha intentado defender a Tarrio alegando que sus intenciones no eran la de derrocar el gobierno de Estados Unidos, tratando así de que no fuera condenado por conspiración sediciosa y evitando la definición de terrorismo.

Unas alegaciones y argumentos que no han convencido al juez, que ha declarado no ver indicios de arrepentimiento real en Tarrio, adoptando la resolución citada anteriormente.

A medida que los procesos judiciales y la investigación alrededor del asalto al Capitolio avanzan, parece que va quedando claro que todo se habría tratado de un plan trazado para subvertir las elecciones y mantener a Donald Trump como presidente empleando, por un lado, un discurso basado en la conspiración de que las elecciones habían sido un fraude y, por otro lado, arengando a sus seguidores a impedir la certificación de Biden como presidente. En estos momentos, el propio ex presidente ha sido imputado por estos hechos y será juzgado próximamente.

Condenan al líder de la milicia neofascista Proud Boys a 22 años de prisión por asalto al Capitolio

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *