Concejales de Vox Baleares critican a la cúpula del partido y uno de ellos denuncia amenazas de muerte

Al menos quince ediles de Vox Baleares han realizado críticas en contra de la organización, entre otras cuestiones, por la forma en la que se han nombrado a los altos cargos del Consell de Mallorca y en diferentes ayuntamientos como resultado del pacto que se alcanzó finalmente entre Vox y PP para formar gobierno, abriendo una profunda crisis en el seno del partido ultraderechista, liderado en Baleares por Patricia de las Heras, quien fuera diputada del Congreso la pasada legislatura.

Sin embargo, lo que definitivamente parece haber abierto un cisma, además de estas críticas, ha sido la denuncia de uno de estos concejales por haber recibido amenazas de muerte, denuncia que ha formalizado ante la Guardia Civil, según han adelantado medios como elDiario.es.

El acuerdo entre PP y Vox Baleares

A lo largo de las últimas semanas, PP y Vox han chocado en diferentes puntos a partir de que en junio formalizaran un acuerdo de gobierno para investir a Margalida Prohens, del Partido Popular (PP), como presidenta del Govern. Tras las elecciones locales y autonómicas del 28M, el PP había pasado de 16 a 25 asientos y Vox de 3 a 8. Finalmente, llegaron a un acuerdo a cambio de que Gabriel Le Senne (Vox) fuera nombrado presidente del Parlament, de la entrada de Vox en los Consells Insulars y un programa de 110 medidas.

Sin embargo, el choque llegó ante la Proposición No de Ley (PNL) de Vox para crear la Oficina de Garantía de Libertad Lingüística, que sería una entidad que, según el texto presentado por el partido ultraderechista, buscaría luchar «contra la imposición del catalán» con multas de hasta 100.000 euros para quien incumpla las directrices de este organismo para «proteger el castellano». Ante esta propuesta, el PP se desmarcó y la presidenta Prohens se ha manifestado a favor del Estatut d’Autonomia y del derecho a la ciudadanía a conocer y utilizar la lengua catalana (que es co-oficial en la comunidad autónoma).

Mientras se producían estas desavenencias, los ediles díscolos con la gestión de Vox denunciaron la forma en la que se estaban produciendo los nombramientos en el seno de la formación de los altos cargos, una denuncia que hicieron pública y de la que se hicieron eco diversos medios. También denunciaron el «ninguneo» y «abandono» por parte de la dirección de Vox Baleares, el Comité Ejecutivo Provincial (CEP). Estas denuncias las remitieron también en una carta a la dirección central de Vox en Madrid.

Tras esto, uno de estos ediles dijo haber recibido una llamada telefónica mediante un teléfono con número oculto a las 23:29 horas del domingo 24 de septiembre a través de la cual un hombre le amenazó, diciendo que «si seguían saliendo más noticias de temas internos de Vox, ocurren accidentes» y preguntando «qué tal estaba su hija», colgando después. Todo esto según el relato de dicho edil, que tuvo una crisis de ansiedad, relato recogido por varios medios como Última Hora o Diario de Mallorca.

Las reacciones no se hicieron esperar. Una de ellas se realizó Vox Palma desde la cuenta oficial de Twitter, mostrando su apoyo al regidor: “ rechazamos y condenamos cualquier tipo de acto violento o delictivo contra cualquier cargo político”, aseguró.

Por otro lado, Sergio Rodríguez, diputado autonómico de Vox en el Parlament, convocó una reunión el pasado martes con todos los coordinadores para intentar atajar la crisis. No en vano, Vox cuenta con un total 36 concejales en Mallorca, por lo que casi la mitad de ellos estarían dispuestos incluso a renunciar al partido a raíz de sus quejas y provocar una escisión que afectaría gravemente al partido.

Todo esto mientras, según cita Diario de Mallorca, cargos de Vox como Idoia Ribas, portavoz del partido en el Parlament, negaba ser conocedora de «ningún tipo de rebelión»; o Fulgencio Coll, líder de Vox en el Ayuntamiento de la Palma y vicepresidente de Vox Baleares, minimizaba la cuestión, tachando estas quejas de «rumores». No se ha pronunciado Patricia de las Heras, presidenta de la formación en Baleares.

No obstante, tras esta reunión, que debería haberse celebrado inmediatamente después de las elecciones del 28M, parece que se han rebajado las tensiones y se ha abierto una senda al diálogo.

Una crisis que se suma a una espiral de problemas internos, denuncias de militantes, exafiliados y antiguos cargos y que amenazan, junto a los cada vez peores resultados de la formación, en socavar los cimientos del partido ultraderechista.

El Congreso vota “no” a la investidura de Feijóo 

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *