Securitas Direct y el negocio del miedo

Artículo original de Eulixe: Securitas Direct y el negocio del medio

En mitad de la peor pandemia del último siglo, con una crisis climática a punto de convertirse en catástrofe global, los países de medio mundo en peligro y una crisis económica y social sin precedentes que acaba de comenzar, parece que a la sociedad española solo ha tenido una gran preocupación: que un okupa entre en su casa y se apodere de ella. Pero, ¿es cierta esta preocupación?¿O es lo que intentan vender los medios de comunicación y las fuerzas políticas conservadoras?¿Hay razones para preocuparse o todo es una elaborada estrategia de marketing? Se expone un repaso de esta problemática a través de uno de los implicados más directos a nivel nacional: la empresa de seguridad y vigilancia Securitas Direct.

El miedo es sin duda una de las emociones que más influyen en el comportamiento y toma de decisiones de los seres humanos. Esto no es nada nuevo. Los grandes líderes y dictadores de la historia siempre lo han tenido en cuenta a la hora de planificar sus estrategias de dominación. Buena parte de la clase política, especialmente la derecha radical, maneja a la perfección su uso en la población.

Y, como no podía ser de otra manera, las empresas también son buenas conocedoras de las ventajas de saber moldear y utilizar el miedo para conseguir aumentar sus beneficios. Y más todavía si la empresa se dedica a la seguridad, como es el caso de Securitas, “el grupo de servicios de seguridad más grande del mundo”, tal y como se definen y que, a la vista de los últimos acontecimientos, quizás se hayan excedido un poco en su “gestión del miedo”. 

El mismísimo director financiero de Securitas Direct, Rafael Miranda, afirma públicamente y sin rubores en una entrevista que su empresa es experta en gestionar el miedo para posteriormente vender tranquilidad. El entrevistador le dice que España es uno de los países más seguros del mundo y que, sin embargo, es el cuarto en el ránking mundial de número de alarmas instaladas. Lleno de orgullo y satisfacción, Don Rafael contesta: esto es así porque Securitas Direct ha sido capaz de “crear una categoría, que es la necesidad de estar tranquilos”. Es decir, Securitas Direct no vende protección o seguridad, sino la ilusión de tranquilidad. 

Un ejemplo evidente de esta inmoral utilización del miedo como estrategia de venta se puede observar en la siguiente charla de formación ofrecida por la empresa a sus futuros comerciales:

Este audio al que tuvo acceso ElDiario.es evidencia la rudimentaria pero efectiva táctica que utilizan los comerciales de este tipo de empresas: se infunde miedo en un vecindario para posteriormente “vender tranquilidad”. Esto sucedió en 2016. Hoy en día, la técnica es similar, solo que está mucho más desarrollada. Ahora ya no se va casa por casa llamando al telefonillo asustando a la gente, sino que se utiliza una herramienta mucho más eficaz: los medios de comunicación. 

Tal y como se describe en este artículo, a lo largo de este verano se ha dado una aterradora campaña a través de todos los grandes medios de comunicación estatales cuyo objetivo es asustar a la gente con una nueva amenaza: la okupación de viviendas. La realidad dice que no es un problema para el común de los ciudadanos, puesto que la okupación de viviendas habituales o de segunda vivienda simplemente no existe o es muy minoritaria (sería en todo caso allanamiento de morada).

Sin embargo, todas las televisiones y periódicos de relevancia se han dedicado a crear un grave estado de paranoia con este tema, ocupando las mentes de todas aquellas personas que todavía confían en su profesionalidad periodística a través del bombardeo informativo continuo y la manipulación, que ha incluido la promoción de empresas de desalojo como Desokupa. Aunque parezca increíble, este acoso psicológico ha venido acompañado de un importante crecimiento de las empresas de seguridad y alarmas. Y resulta que los consejos de administración de las mayores empresas de comunicación, las de seguridad y las de los mayores propietarios de inmuebles tienen muchos intereses comunes.

Las empresas de seguridad hacen su agosto

El miedo creado a través de las televisiones respecto al tema de la okupación servirá sin duda para que los fondos buitre y bancos (los grandes propietarios de inmuebles del estado español) intenten forzar al Gobierno a aprobar una legislación más favorable a sus intereses ante la oleada de impagos que se prevé en próximas fechas, debido principalmente a la complicada situación económica y los exorbitantes precios de los alquileres (la famosa ley de desalojo exprés). Pero además tiene otro claro efecto secundario: el crecimiento de las cuentas de beneficios de las empresas de seguridad. 

Tal y como explica con orgullo en El Español José González Osma, director de la Unidad de Negocio Residencial de la multinacional norteamericana Johnson Controls, su empresa ha incrementado las ventas en España entre un 10 y un 15% “exclusivamente por el tema de la okupación“. Y esto en el mes de julio. A buen seguro ese tanto por cien ha crecido desde entonces. Este publireportaje disfrazado de noticia es bastante curioso, una especie de oda al miedo al okupa que sirve como claro ejemplo de cómo los medios de comunicación están al servicio de quien pague. En este caso las empresas de seguridad.

Algunos párrafos destacables son, por ejemplo: “el sistema jurídico español es casi más proteccionista con el okupa que con el propietario, entonces hay un sentimiento de que te vas de casa y que cuando vuelvas puede estar okupada y encima no le puedes tocar”. Si uno tiene o busca los mínimos y esenciales conocimientos jurídicos al respecto, se dará cuenta enseguida de que esto está muy lejos de ser cierto. Sin embargo mucha gente confía en lo que dicen estos medios de comunicación, antiguamente habitados por periodistas y no por comerciales. 

Llevo 27 años en los juzgados y creo que no he visto en mi vida, que yo recuerde, un caso de ocupación de vivienda de un particular, todos son de bancos o entidades. Es mentira que no se pueda actuar. Si el dueño presenta el título de propiedad, es en el acto, desalojo cautelar y en el juicio ya se verá – Juez Adolfo Carretero, magistrado titular del juzgado de instrucción número 47 de Madrid, en declaraciones a El País.

Tan evidente es el crecimiento económico de las empresas de seguridad en España que incluso diversos fondos internacionales están empezando a interesarse. El fondo sueco EQT Value, por ejemplo, en tan solo dos días se ha hecho con el 85% de las acciones de Idealista (web  inmobiliaria) y ha adquirido el 2,7% de Securitas, convirtiéndose en su cuarto máximo accionista.

No queremos ser malpensados, pero este fondo sueco tiene en sus manos una gallina de huevos de oro. A través del mayor portal inmobiliario de España, pueden maniobrar para subir los precios de los alquileres. Con estos alquileres por las nubes y una situación económica muy compleja, muchos no podrán pagar. Esto genera desahucios, conflictividad y miedo. Y los que tienen miedo contratan una alarma. Menos mal que los grandes fondos de inversión tienen sentimientos y jamás utilizarían estas sucias tácticas para aumentar sus beneficios…

Si bien la crisis del coronavirus provocó una caída en bolsa de Securitas (empresa que, aunque no es la misma que Securitas Direct ni tienen relación accionarial, sí las unen contratos) de hasta el 20%, a lo largo de este verano ha ido remontando imparable:

Estado en bolsa de Securitas Direct.

A principios de este mismo año, Telefónica y Prosegur completaron la operación de compra-venta del 50% del negocio de alarmas de la empresa en España. El objetivo de esta alianza es “capturar la oportunidad de crecimiento que presenta el mercado de alarmas en España, apoyándose en el gran encaje estratégico y la complementariedad de ambos socios”. Un movimiento que podría parecer extraño, pero que en el fondo es muy lógico: se trata de controlar el negocio del hogar conectado a través de la seguridad.

Como vemos, el de la seguridad es un negocio en auge en España, y la campaña de miedo con la okupación a través de los medios de comunicación, el empujoncito que necesitaba. 

¿Quién gana con el miedo?

Siguiendo el hilo de los intereses en juego, todas las pistas llevan a pensar que la campaña de miedo a la okupación tiene varios ejes que la hacen rodar. Por un lado, las empresas de seguridad que aumentan sus beneficios; por otro, los bancos y fondos buitre que buscan una legislación más útil para sus intereses; además de las fuerzas políticas de derecha y de extrema derecha, acostumbradas en mayor o menor medida a fabricar problemas donde no existen (o donde no lo son tanto) distrayendo a la población de las problemáticas realmente preocupantes. Siguiendo dicho hilo, finalmente aparecen los medios de comunicación.

El periodismo, al menos el más tradicional, ha pasado de ser independiente a ser cada vez más dependiente de sus inversores, especialmente a medida que los grandes grupos mediáticos han ido concentrando la aparente diversidad informativa en unas pocas manos. Como dijo el expresidente de Ecuador, Rafael Correa, “desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa es la voluntad del dueño de la imprenta”.

Y el dueño de la “imprenta” en España es dueño de muchas otras herramientas, así que la utiliza para obtener beneficios en todo lo que puede. Como ejemplo está uno de los mayores conglomerados de comunicación existentes: Mediaset (Telecinco, Cuatro). De hecho, sus canales de televisión han sido de los más concienzudos en este bombardeo estival con los okupas. Y, casualmente, los principales accionistas de Mediaset son fondos buitre con amplios intereses en el mercado inmobiliario español tal y como hemos comentado.

Principales accionistas de Mediaset. Autor: Candelita Rock, 27/07/2020. Fuente: La Última Hora (Licencia especial)

El otro gran grupo de comunicación que opera en el estado español es AtresMedia (Antena 3, LaSexta), cuya situación es similar. Grupos como The Windacre Partnership, Invesoc Limited o BlackRock, con intereses en diversos frentes, entre ellos el inmobiliario y la seguridad. ¿Se puede confiar en la información de un medio de comunicación que pertenece a fondos de inversión con múltiples intereses, especialmente si dicha información hace referencia precisamente a la cuestión inmobiliaria? Como mínimo, es para replanteárselo.

Por lo tanto, a los dueños de la “imprenta” a la que hacía referencia Rafael Correa en su analogía les interesa y beneficia que el miedo se adueñe de la ciudadanía. Y no solo porque las demás empresas de las que participan se beneficien, sino que directamente también lo hacen. Y esto es así a través de la inversión publicitaria. Ambos, Mediaset y AtresMedia, son obviamente los que más ingresos por publicidad generan. Y una de las empresas más activas este verano en inversión publicitaria ha sido Securitas Direct.

Securitas Direct: una, grande y libre

Corporación Financiera Alba realizó en abril de 2019 su mayor inversión del año, dejándose 557 millones de euros para hacerse con una importante tajada del pastel de Securitas Direct. Este holding empresarial es propiedad de la familia March, una de las más poderosas que ha visto España en el último siglo. Sus participaciones empresariales legales están valoradas en más de 2.200 millones de euros y están presentes en numerosas empresas de diferentes sectores. Entre las más destacadas están: Naturgy (5,1%), BME (12%), Parques Reunidos (21%), Indra (10%), Acerinox (19%), Dominion (5%), Euskaltel (11%), Viscofan (13%) o Ebro Foods (14%). Y todo este imperio se originó gracias a una sola persona: el dictador Francisco Franco

Reconstrucción del árbol genealógico de la familia March. Autor: Eulixe. Fuente: Eulixe.com

El patriarca de este clan es Juan March Ordinas, un afamado contrabandista de tabaco y armas, empresario y financiero, que es considerado uno de los españoles más influyentes del siglo XX​. Su financiación del golpe de Estado de 1936 contra el gobierno legítimo de la República fue clave para el éxito de los golpistas durante la Guerra Civil Española (1936 – 1939).

Todavía en 1931, el ministro de Hacienda de la II República. Jaime Carner, inició una investigación de un año sobre sus actividades irregulares. Llegó a la siguiente conclusión en un famoso discurso: “O la República somete a March, o March someterá a la República”. March fue detenido, pero no sometido. Los libros de cuentas de March ardieron misteriosamente. Finalmente, fue encarcelado en junio de 1932 en la cárcel Modelo de Madrid acusado de llevar a cabo actividades económicas irregulares y de financiar a José Antonio Primo de Rivera, líder de la Falange Española (que posteriormente sería el único partido del régimen franquista) consiguiendo a cambio el monopolio del tabaco en Ceuta y Melilla. En 1933 fue trasladado a la cárcel de Alcalá de Henares, de la que se fugó sobornando al oficial de guardia.

La conclusión de Jaime Carner se convirtió en una trágica premonición: Juan March acabó apoyando financieramente el golpe de Estado de julio de 1936. A cambio, Franco le concedió el monopolio bancario y financiero del país, algo que hizo que su fortuna creciera de manera notable durante el franquismo.

De este modo, la familia March comenzó su imperio, que se traduce hoy en el multimillonario holding empresarial Corporación Financiera Alba, heredera directa del franquismo.

Además de tener como accionista a una afamada familia franquista, Securitas Direct también ha hecho caja en la última década gracias al conservador Partido Popular (PP). Además de ser partícipe activo en la campaña de miedo actual, el PP adjudicó a Securitas Direct más de 130.000 contratos durante el año 2014. Tal y como afirma Miguel Ángel Ménedez en el periódico digital Vozpópuli, “la crisis en la seguridad privada era un hecho y en 2013 el Gobierno de Rajoy acudió en ayuda de un sector en el que han estado relacionados desde la familia Mayor Oreja hasta el actual ministro de Defensa, Pedro Morenés, en Segur Ibérica, pasando por otros antiguos ministros populares con Aznar, como Arias Salgado o dirigentes como Martín Villa y numerosos nombres más”. 

Los más de 250.000 contratos de vigilancia y protección de las instalaciones de la Administración General del Estado (AGE) que el Gobierno del PP suscribió o renovó automáticamente en 2013 con cincuenta empresas de seguridad ha vuelto a poner de relieve la fuerte apuesta por la privatización de una función que la Constitución encomienda en exclusiva a las autoridades públicas. Algunas empresas favorecidas incumplen los convenios colectivos, en otras se sientan exministros y familiares de dirigentes del PP, y otras aparecen en la trama Gürtel o como donantes de dinero al partido – Luis Díez, Cuartopoder

Por todo lo expuesto, parece lógico pensar que el miedo a los okupas (al igual que el miedo a la población migrante o cualquier otro miedo infundado) no es más que una estrategia puesta en marcha desde diferentes sectores que sacan diversos beneficios de esta.

Sin duda todo el mundo tiene derecho a que nadie le quite la vivienda. Pero ese derecho ya existe y está bien protegido. Así que parece sensato identificar rápidamente estas estrategias e inutilizarlas del mejor modo posible: no haciendo caso. Sin duda, hay muchas cuestiones más importantes de las que preocuparse como sociedad que de la okupación, como que sea tu banco el que termine quitándote la casa.

Eulixe_Logo

2 comentarios en «Securitas Direct y el negocio del miedo»

  • el 26 septiembre 2020 a las 12 h 46 min
    Enlace permanente

    Se nota que el artículo sesgado y de tinte amarillista viene de un medio de izquierdas, el cual toma opiniones ones de una ladrón prófugo de la Justicia de Ecuador 🇪🇨 como lo es Rafael Correa Delgado alias “Mameluco”

    Respuesta
    • el 26 septiembre 2020 a las 14 h 39 min
      Enlace permanente

      Muy buenas.

      Securitas y Securitas Direct han confirmado la totalidad de los datos del artículo ofreciendo algunas correcciones que hemos aplicado.

      Por otro lado, las opiniones de alguien, por muy delincuente que pueda llegar a ser, no son menos válidas. Esto es una falacia ad hominem.

      Un saludo.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *