Trump amenaza con poner los resultados de las elecciones estadounidenses en manos del Supremo

Estados Unidos vive el cierre de la mayor parte de sus colegios electorales con una imagen ilegible. El hasta ahora presidente del país, Donald Trump, se da a sí mismo por vencedor en las elecciones, pese a tratarse de unos datos que aún no son tangibles en las urnas. Además, ha amenazado con judicializar el proceso ante el Supremo si no se para el recuento de votos por correo, con el cual podría vencer su oponente demócrata. “Vamos a llevarlo al Supremo, queremos que todas las votaciones paren. No queremos que encuentren ningún voto a las cuatro de la mañana. Es un momento muy triste. Ganaremos esto. En mi opinión, ya hemos ganado”, señaló hace ya días en una comparecencia en la Casa Blanca.

Trump califica de fraude la tardanza en llevar a cabo el recuento del voto por correo y es por ello que llevaría el pleito hasta el Tribunal Supremo, que actualmente se encuentra con una mayoría conservadora reforzada recientemente. Esto implica poner a su país ante un nuevo desafío, dado que Estados Unidos siempre se ha caracterizado por transiciones pacíficas de poder.

Su agenda de mítines por todo el país no ha sido suficiente para aventajarse en los sondeos electorales, lo que provoca su dependencia de los posibles problemas con el voto por correo. De hecho, hace unos meses Trump aprobó una serie de medidas que afectaban a los tiempos de entrega del correo, lo cual fue muy criticado por la proximidad de las elecciones.

Los primeros resultados del recuento auguraban la ya prevista ajustada batalla por la presidencia estadounidense. Trump ha demostrado ser más que un ejemplo de la ola populista de extrema derecha que sacude el mundo. Biden, por su parte, vicepresidente del Gobierno en la administración Obama, encabeza las encuestas al posicionarse como representante de un giro moderado hacia el centro político.

Para ganar las elecciones estadounidenses es necesario ganar 270 votos electorales que se obtienen de la suma de los que reparte cada Estado según se proclame uno u otro ganador en su territorio. Nebraska y Maine, únicos Estados que no dan todos sus votos electorales al ganador, sino que los reparten por cada distrito congresional, pueden tener un papel clave para evitar el empate aunque sean territorios pequeños que solo reparten 5 y 4 votos respectivamente.

El recuento por Estados

Elección presidencial de 2016 por distribución de votos entre los Estados. El gráfico circular es proporcional al número de colegios electorales de cada Estado. Autor: Ali Zifan, 11/11/2016. Fuente: Wikimedia Commons. (CC BY-SA 4.0).
Elección presidencial de 2016 por distribución de votos entre los Estados. El gráfico circular es proporcional al número de colegios electorales de cada Estado. Autor: Ali Zifan, 11/11/2016. Fuente: Wikimedia Commons. (CC BY-SA 4.0).

Por el momento, Trump ha conseguido mantener los feudos conservadores, demostrando su conexión con las bases republicanas. Esto ha implicado una noche más optimista para el actual presidente que la que inicialmente se preveía. También gana en Florida, Estado muy relevante, con el 94% del voto escrutado y una diferencia porcentual mayor que la de hace cuatro años (se encuentra 3,4 puntos por encima de Biden, frente a los 1,2 puntos que le sirvieron para ganar a Hillary).

Según las encuestas a pie de urna, Trump ha tenido más éxito entre las personas blancas que ganan más de 100.000 dólares y quienes viven en zonas rurales, además de en la franja de edad de los mayores de 65 años.

Por su parte, Biden está próximo a alzarse con la victoria en Arizona, Estado en el que Trump se proclamó vencedor en 2016, y puede que también en Nevada. También tiene posibilidad de lograr el éxito en tres territorios del cinturón industrial estadounidense: Michigan, Wisconsin y Pensilvania. Estos tres territorios resultaron clave hace 4 años y se espera que en estas elecciones su papel nuevamente sea prominente.

Concretamente, Pensilvania posee 12 millones de habitantes y ha recibido un aluvión de voto anticipado y por correo. Por haber empezado más tarde a hacer el recuento del voto por correo en estos tres Estado, hasta el viernes podrían no conocerse los resultados definitivos en estos territorios bisagra.

No obstante, Michigan y Wisconsin prevén tener los suyos este miércoles. Hasta ahora, los sondeos apuntan a que Biden gana en todas las franjas de edad excepto la de personas mayores de 65 años, así como se alza victorioso entre las comunidades negra y latina, las mujeres en general y quienes viven en zonas urbanas y suburbanas.

Las declaraciones de Biden respecto a los primeros resultados son optimistas y afirma que “no es mi lugar o el de Donald Trump decir quién ha ganado. Es el pueblo estadounidense”. En cambio, Trump ha sido más polémico y combativo en sus expresiones, acusando al partido demócrata de pretender robar las elecciones.

Pasadas las dos y media de la mañana, Trump hizo declaraciones en un podio de la Casa Blanca, en un uso inédito de la institución en una noche electoral, ante un grupo de seguidores que se encontraban sin mascarilla en el espacio interior pese a las más de 230.000 personas que ya han fallecido en el país por coronavirus.

En esta situación afirmaba: “Sinceramente, sí que hemos ganado las elecciones”. Además, inventó que algunos Estados habían parado las elecciones para evitar que él se proclamara vencedor, cuando tan solo se interrumpió el recuento en algunos condados y ciudades para descansar y continuar por la mañana.

El voto anticipado en las elecciones

Partido demócrata vs. Partido republicano en las elecciones estadounidenses. Autor: Marco Verch, 24/10/2019. Fuente: Elsaltodiario. (CC BY 2.0)
Partido demócrata vs. Partido republicano en las elecciones estadounidenses. Autor: Marco Verch, 24/10/2019. Fuente: Elsaltodiario. (CC BY 2.0)

Estas elecciones estadounidenses se han vivido de una manera especial por enmarcarse en un contexto global de crisis sanitaria y en una situación nacional de crisis económica y social, lo que ha conducido al uso masivo del voto anticipado y por correo que demorará el recuento total para elegir al presidente. En total, más de 100 millones de personas han votado anticipadamente, ya fuera presencialmente o por correo, en principio por el temor extendido a contagiarse de Covid19.

Hasta el momento, un grave problema que se presenta es que el Servicio Postal ha admitido que unos 300.000 votos por correo en todo el país se han dado por recibidos sin que se les diera salida, según los datos presentados ante el tribunal federal estadounidense, quien ordenó el martes una inspección pormenorizada de las instalaciones de procesamiento del Servicio Postal, en busca de votos que se pudieran haber extraviado o retenido.

Esta orden se dictaminó a petición de varios grupos defensores de los derechos civiles, como la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP) o Vote Forward e incluye el examen de estos centros en quince Estados, entre los que se incluye Florida, Michigan, Pensilvania, Georgia, Wisconsin y Carolina del Sur.

La noticia del extravío ha alarmado a estas organizaciones, desde donde temen que la retención de estos miles de votos pueda impedir que lleguen a tiempo para ser considerados válidos.

Silvia Moreno

Noticias de actualidad y articulista. Graduada en Periodismo, máster en Teoría Política y doctorando en Ciencias Políticas y de la Administración. Con especial interés por cuestiones relacionadas con la memoria histórica y por la investigación geopolítica en torno a movimientos políticos y sociales en Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *