La policía detiene a un joven neonazi como el causante del atentado a la sede de Podemos en Cartagena

La policía nacional ha detenido a un joven neonazi, cuyo nombre tiene las siglas F.S.M, como el autor material del atentado en la sede de Podemos en Cartagena que se produjo mediante el lanzamiento de un artefacto explosivo y que provocó daños por fuego en el interior del local que fue registrado por una cámara de seguridad.

Los investigadores del caso evaluaron los vídeos de la sede de la formación, los posibles perfiles de los sospechosos, sus relaciones en pasadas reyertas y peleas y los antecedentes, con lo que consiguieron cercar la pista sobre el sospechoso.

El joven neonazi se resistió a la detención con mucha agresividad, causándole una lesión a uno de los agentes. Una vez detenido, la policía inspeccionó su casa, buscando pruebas que le vincularan con el atentado.

Y encontraron un auténtico arsenal del odio: decenas de libros fascistas como el Mein Kampf de Adolf Hitler, ropa con simbología franquista, banderas con simbología ultra perteneciente a grupos neofascistas actuales, como una bandera con una calavera y el lema “Primera línea. Patria o muerte”.

Además, este arsenal también era capaz de causar daños materiales, poseyendo cuchillos nazis, puños de metal, dagas, pasamontañas, etc.

La noche de los hechos

El radical de extrema derecha vivía muy cerca de la sede de Podemos en Cartagena, a menos de un cuarto de hora, en la calle Tirso de Molina.

Según los datos de la policía, el joven acudió arriesgándose durante el toque de queda del 2 de abril para escribir pintadas amenazantes en la sede, en la calle Duque Severiano.

Tras eso, lanzo un cóctel Molotov, que causo múltiples explosiones y un incendió en la vía pública en medio de un área densamente poblada, con vecinos en sus viviendas y coches cercanos. Por suerte la agresión solo causó daños materiales.

Ahora se le imputan distintos delitos como delito de incendio, contra los derechos fundamentales y libertades públicas y atentado a la autoridad.

Se espera que el joven pase hoy mismo a disposición del juez, donde deberán determinar las pruebas y la más que posible imputación por un delito de odio, ya que según la policía es «un varón vinculado con un grupo de ideología radical».

El negacionismo de la extrema derecha: el autoatentado

Desdelos primeros pasos, la formación de izquierdas denunció el ataque a la sede de Podemos en Cartagena como un delito de odio ideológico por parte de la derecha radical.

Los distintos miembros de Vox en redes, como Hermann Tertsch, sus altavoces mediáticos, como Luis del Pino o Juan Fran Escudero y tambiéncargos del Partido Popular como Ismael Sirio López Martín o excargos de ciudadanos como Marcos de Quinto se apresuraron a poner dudas sobre el atentado o incluso directamente lo calificaron de autoatentado.

Esta lectura también la realizaron múltiples medios afines a la extrema derecha como Esdiario, Rambla Libre o El Matinal, defendiendo la hipótesis del autoatentado de manera sutil o defendiendo directamente que era un montaje.

Esto es algo usual en la extrema derecha, intentando convertir cualquier noticia negativa en algo con lo que culpabilizar a sus rivales políticos, usando el principio de transposición de Goebbels.

Lo mismo ocurrió el día del asalto al Capitolio de EEUU, donde los medios afines a Trump intentaron culpar a los antifascistas de provocar el asalto. Hoy posiblemente por su parte, tras enfagar el debate e intentar convencer a los suyos del autoatentado, todo sea silencio.

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.