La nueva derecha radical difunde un plan de siete pasos para restituir a Donald Trump como presidente «en unos días»

La victoria de Joe Biden por el Partido Demócrata en las pasadas elecciones estadounidenses celebradas en noviembre de 2020 sigue siendo difícil de digerir para los seguidores del expresidente Donald Trump. Desde prácticamente el inicio de la campaña electoral, el intento por la nueva derecha radical o alt-right de Estados Unidos por desacreditar el proceso electoral ha sido constante, comenzando por atacar al sistema de voto por correo y siguiendo por las acusaciones de fraude a través de la difusión de varias teorías conspirativas, creencias alentadas por Trump y que acabaron en el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero.

A pesar de las pruebas que revelan que, efectivamente, Trump mentía y que hizo todo lo posible por alterar el resultado, incluyendo presiones políticas para poner fin al escrutinio, la crispación social y política generada por el magnate todavía perdura en medio de una crisis sanitaria sin precedentes y de escándalos por corrupción. Así, Trump cuenta todavía con muchos seguidores, que siguen buscando formas de que regrese a la Casa Blanca.

Trump, en unos días, no en años

En este sentido, se han elaborado todo tipo de planes disparatados. No obstante, el último, un documento que consta de 15 páginas y que ha sido repartido durante la última Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés) promete, a través de siete pasos, restituir a Donald Trump en el poder «en unos días, no en años», sin necesidad de pasar por unas elecciones.

Aunque el documento original se puede encontrar por Internet, los siete pasos de la nueva derecha radical se repartieron por la CPAC en una octavilla que resume el disparatado plan con una dirección web para descargar el plan completo.

El plan comienza con la difusión de hechos que defienden como verdaderos, como que hubo sacrificios satánicos secretos (como el asesinato de Martin Luther King) en los que estaría relacionado el presidente Joe Biden. Así, con la difusión de las supuestas pruebas de estos hechos relacionados con la cúpula del Partido Demócrata, y que recuerda a otras conspiraciones como el «Pizzagate» o QAnon, se forzaría el fin de la presidencia de Nancy Pelosi de la Cámara de Representantes, quien sería sustituida por un republicano quien. Además, estos hechos neutralizarían a grupos de poder del Congreso, como el «Black Caucus», un grupo formado por la mayoría de diputados afroamericanos.

Con estos grupos neutralizados por los escándalos y con una presidencia del Congreso republicana, se revelarían los hechos y las pruebas que demostrarían cómo se habrían manipulado las elecciones presidenciales de 2020, revelando que Trump sería el verdadero ganador de las elecciones.

Eso llevaría al cuarto paso, el inicio de un impeachment contra el gobierno de Joe Biden para deponerlo del poder.

Justo antes de la resolución de la moción de censura, el grupo del Partido Republicano en el Congreso debería elegir a Donald Trump como presidente del Congreso, lo que le colocaría en la línea de sucesión de la presidencia de Estados Unidos una vez Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris hayan sido destituidos por el impeachment. Como presidente del Congreso, además, Trump tendría un altavoz para animar a los diputados a votar a favor de la moción.

Por último, ya con Trump en la Casa Blanca como sucesor, tendría amplios poderes para declarar «nulos y sin efecto» todos los actos realizados por el gobierno de Biden.

La nueva derecha radical: conspiraciones, mentiras y manipulación

Si bien puede parecer que esta propuesta sea muy disparatada, la realidad es que los seguidores de la extrema derecha moderna en Estados Unidos han basado su crecimiento en teorías de la conspiración que han conseguido transmitir a muy buena parte de la sociedad estadounidense y alimentadas también por Donald Trump.

A través de las redes sociales, el uso de estos bulos y mentiras sin fundamento, que se han transmitido tanto para atacar a rivales políticos como para justificar medidas laxas para reducir los contagios por coronavirus. Por lo tanto, no extraña que la nueva derecha radical siga intentando elaborar planes, teorías y otras conspiraciones para seguir «confiando en el plan».

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Donald Trump. Autor: Gage Skidmore, 29/10/2016. Fuente: Flickr (CC BY-SA 2.0)

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.