Polonia prepara una ley que impedirá a la población judía reclamar sus propiedades robadas durante la ocupación nazi

El ejecutivo polaco de Mateusz Morawiecki y presidido por Andrzej Duda, del ultraderechista partido Ley y Justicia (PiS), prepara una ley que limitará a 30 años a las reclamaciones y procesos legales sobre las tierras confiscadas, lo que supone que las tierras y propiedades expropiadas por el nazismo y que pasaron a formar parte del Estado cuando Polonia entró a formar parte de la Unión Soviética (URSS) no podrán ser devueltas a sus legítimos dueños.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Alemania Nazi invadió Polonia en 1939, y más tarde buena parte de los países del este de Europa y de la zona de los Balcanes. Allí donde Adolf Hitler entró, confiscó los bienes de la población judía (y a otros grupos), amén de otras decisiones represivas, como trasladarla a campos de concentración. Tras el fin del conflicto en 1945, los países del este pasaron a formar parte de la URSS, que en la mayoría de los casos nacionalizó estas propiedades.

Con la disolución de la URSS en 1989, los nuevos gobiernos tomaron medidas para restituir e indemnizar a sus ciudadanos judíos de antes de la guerra. Polonia es el único país grande que no ha implementado un programa semejante y ahora está a punto de dificultar todavía más las compensaciones.

El resultado de la ocupación nazi fue atroz: antes de la Segunda Guerra Mundial, más de 3 millones de judíos vivían en Polonia, la comunidad más grande de Europa. Cerca del 90% murió durante el conflicto, víctima de las purgas nazis en lo que se conoce como Holocausto. Ahora la población judía de Polonia es de alrededor de 10.000 personas, que exigen una reparación por los daños sufridos.

Rechazo de la comunidad internacional

Judíos de Polonia siendo trasladados al gueto de Lodz. Autor: Rode und Kiss, 1940. Fuente: Bundesarchiv, R 49 Bild-1734 (CC BY-SA 3.0)
Judíos de Polonia siendo trasladados al gueto de Lodz. Autor: Rode und Kiss, 1940. Fuente: Bundesarchiv, R 49 Bild-1734 (CC BY-SA 3.0)

El Gobierno polaco ha dicho que la nueva regulación pretende prevenir el fraude y las «irregularidades» y que «no es responsable del holocausto, una atrocidad realizada por los alemanes». No obstante, muchos otros países como Reino Unido, Israel y Estados Unidos han manifestado públicamente sus críticas a este polémica medida.

«Este no es un debate histórico sobre la responsabilidad por el holocausto, sino una deuda moral que Polonia tiene con quienes fueron sus ciudadanos y cuyas propiedades fueron saqueadas durante el holocausto y bajo el régimen comunista», ha dicho el Ministerio de Exteriores de Israel.

La semana pasada, por su parte, EEUU dijo que la ley «provocaría un daño irreparable tanto a judíos como a no judíos, extinguiendo efectivamente las solicitudes de restitución y compensación por las propiedades expropiadas durante el holocausto y que luego fueron nacionalizadas durante el período comunista».

El Ministerio de Relaciones Exteriores y la Embajada de Reino Unido en Varsovia también han expresado su preocupación ante el Gobierno polaco. Eric Pickles, enviado especial del Reino Unido para asuntos relacionados con el holocausto, tuiteó: «La restitución de las propiedades judías confiscadas sigue inconclusa. Los muchos amigos de Polonia instamos [a su Gobierno] a acordar un plan justo y razonable».

Gideon Taylor, director de operaciones de la Organización Mundial para la Restitución Judía, dijo al Observer que la ley es «un terrible error» que «básicamente eliminaría cualquier reclamación». «Los argumentos del Gobierno polaco sobre la necesidad de una certeza legal son correctos, y es una postura muy razonable, sin embargo, también es necesario abordar los problemas subyacentes».

Otros antiguos países del bloque soviético habían «saldado cuentas» con el pasado, dice Taylor. «Pero Polonia intenta ignorarlo y esconder debajo de la alfombra una gran injusticia«. Algunas figuras prominentes del país han propuesto «abordar la historia abiertamente y con transparencia, pero desafortunadamente hay voces más fuertes que rechazan cualquier intento de revisar lo sucedido. La esperanza es que los más sabios prevalezcan, pero es muy difícil», dijo Taylor.

Por su parte, el ejecutivo de Morawiecki se ha defendido alegando que el proyecto de ley «no discrimina a ninguna persona o grupo particular ni pretende contrariar a ninguna parte, incluyendo a Israel o la diáspora judía».

«La ley polaca permite que todos los individuos facultados, sin importar su nacionalidad u origen, puedan perseguir sus derechos, incluyendo en procesos civiles, para obtener indemnizaciones por las propiedades perdidas en las nacionalizaciones de posguerra», indicaron desde la embajada polaca en Londres. «Polonia le otorga una gran importancia a la conmemoración de las víctimas del genocidio realizado por los ocupantes alemanes en su territorio durante la Segunda Guerra Mundial», añade.

Unas palabras que no parece que hayan convencido a nadie.

Otras polémicas relacionadas con Polonia y el partido Ley y Justicia

No es la primera vez que la comunidad internacional reacciona contra medidas impulsadas desde el gobierno ultraderechista. Hace tres años Polonia convirtió en un delito penal acusar al país o al gobierno de complicidad con los crímenes de guerra de los nazis, punible con hasta tres años de prisión. Tras despertar la indignación internacional, particularmente de Israel y EEUU, el gobierno retrocedió, pasando a ser una falta civil.

Además, Polonia ha mantenido conflictos por la Unión Europea por la aprobación de leyes que restringían los derechos humanos. Como consecuencia, tanto Polonia como Hungría intentaron bloquear en diciembre de 2020 el hecho de que las ayudas de recuperación de la pandemia estuvieran vinculadas al cumplimiento de ciertas normativas, como el respeto a la libertad de expresión y prensa, la independencia judicial o la lucha contra la corrupción.

Así pues, no parece que la extrema derecha polaca vaya a cesar en su empeño de seguir socavando los derechos y libertades del país mientras siga en el poder.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Donald Trump y Andrzej Duda. Autor: Krzysztof Sitkowski, 06/07/2017. Fuente: Kancelaria Prezydenta RP (CC BY-SA 4.0)

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.