La oposición polaca tumba la polémica ley que amenazaba la independencia de los medios

Hace tan solo unos días, el senado polaco, donde la oposición al partido en el gobierno de extrema derecha Ley y Justicia (PiS), dispone de mayoría, ha conseguido asestar un duro revés al régimen ultranacionalista en su pretensión de aprobar una ley cuanto menos de dudosa constitucionalidad. 

Esta ley, a propuesta por el partido Ley y Justicia, supondría que el actual propietario del canal de televisión TVN-24 , del grupo mediático estadounidense Discovery, se vería en la obligación de poner en venta dicho canal. La propuesta de ley, que ya saltó a la polémica y provocó el cisma en el seno del gobierno polaco por su ataque a la independencia mediática, fue rechazada por un total de 53 contra 37 votos.

En su intervención en el senado polaco, la diputada liberal Barbara Zdrojewska, hablando en nombre de toda la oposición, realizó unas declraciones de extraordinaria dureza contra un intento más de aplacar y amordazar la libertad de expresión de todos los polacos:«Esta ley es un atentado contra la libertad de expresión, es ilegal e inconstitucional, es una vergüenza».

Acto seguido, continuó con su filípica contra el gobierno de Ley y Justicia, haciendo alusión a que esta ley es un claro intento de coartar la pluralidad política tomando el control de los medios de comunicación por parte del partido gobernante.

Por otra parte, aunque en apariencia esta ley pareciera estar justificada ante la posibilidad de que países hostiles pudieran comprar los medios polacos, caso de Rusia y de China, curiosamente, esta ley estaba únicamente dirigida contra el canal TVN-24, lo cual hace sospechar de las intenciones del gobierno.

Una ley contra la libertad de los medios

Así mismo, este proyecto de ley fue criticado con contundencia por parte de instituciones como la Unión Europea y, por supuesto, por el gobierno de los Estados Unidos, cuyo secretario de Estado, Antony Blinken la señaló como «incompatible con los principios de las democracias modernas» por ser lesiva para la libertad de medios e incluso para futuras inversiones.

Es importante incidir en que antes de su aprobación por el Sejm (la Cámara de Diputados) miles de polacos habían poblado las calles a lo largo y ancho del país en señal de protesta y en defensa del más importante canal informativo que tiene la función de equilibrar la balanza en contraposición a los medios públicos, que han sido paulatinamente reconvertidos en plataformas de propaganda y difusión del actual gobierno de la extrema derecha.

Un gobierno, que para conseguir la aprobación de la ley ha recurrido a todo tipo de triquiñuelas y corruptelas, como el de intentar abducir el voto de algunos diputados vacilantes por medios cuando menos poco ortodoxos. «Esta ley solo merece terminar en la basura», declaró el diputado Michal Kaminski.

Una vez que se ha producido el veto en el senado, la ley tendrá que volver al Sejm para su definitiva aprobación o para su desestimación final, pero al disponer Ley y Justicia de una débil mayoría en esta cámara tras la ruptura del pacto de gobierno, no está nada claro que pueda revertir el voto contrario en el senado, lo que supondría una gran victoria para la libertad de expresión y la pluralidad política en el corazón de Europa y en un país que ha sufrido en demasía los envites del fascismo y la intolerancia.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Mateusz Morawiecki. Autor: Mueller / MSC, 17/022018. Fuente: Securityconference.de (CC BY 3.0)

José Miguel Gándara

Articulista. Nacido en Valladolid, pero cántabro de espíritu, soy colaborador habitual en los medios lapiedradesisifo.com y Lapajareramagazine.com. Autor del poemario "Transido de un abismo" y de títulos de próxima aparición como "La poliantea de los sentidos" y "Crónicas claudinas".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.