Zelenski felicita el día de la victoria contra el nazismo con la foto de un soldado con el símbolo nazi Totenkopf

Volodimir Zelenski, el polémico presidente del Gobierno de Ucrania, vuelve a ser noticia tras mostrar, presumiblemente sin querer, el símbolo nazi Totenkopf en una de sus fotografías. Y en el peor momento: el 9 de mayo, donde se conmemora en Rusia, Bielorrusia, las antiguas ex repúblicas soviéticas y algunos países adicionales el Día de la Victoria contra el Nazismo.

Este día se celebra oficialmente desde 1965 y representa la rendición del Mariscal de campo Wilhelm Keitel ante el Mariscal del Ejército Rojo Guerorgui Zhúkov. La fecha en cuestión es el día en que oficialmente se puso fin a la Segunda Guerra Mundial en Europa y, por ende, fue derrotado el régimen nazi. Esta fecha por lo tanto se celebra también en Ucrania, que además lo considera día no laborable.

Por ello, el presidente Volodimir Zelenski subió una foto a su cuenta personal Instagram felicitando a toda la ciudadanía ucraniana por este día. Y hay que reconocer que lo hizo de la manera más desacertada.

Zelenski compartió un texto y una foto en la que salía un soldado posando con un lanzamisiles. Hasta aquí todo usual. La sorpresa viene cuando la gente empezó a señalar que este soldado ucraniano llevaba en su pecho un parche con la calavera Totenkopf. Este es un símbolo totalmente unido al nazismo desde su asimilación como emblema por parte de las Schutzstaffel, más conocidas como las SS o «guardia de élite», una de las fuerzas más importantes del Estado Nazi.

Tras las múltiples críticas, la foto fue borrada media hora después de ser publicada, pero para entonces ya había sido ampliamente divulgada y compartida por usuarios, medios, etc.

La calavera Totenkopf

La extrema derecha en general es conocida por asimilar simbología, no por generar propia. Así, suelen alimentarse de los símbolos históricos de sus culturas, reapropiándolos para su causa. Esto se ve fácilmente con las runas nórdicas asimiladas por el nazismo, las fasces romanas del fascismo italiano o símbolos como el Águila de San Juan del franquismo.

Muchos de estos símbolos, en especial los más modernos, se utilizan con cierta ambigüedad e incluso intentan ser vendidos como desideologizados, como el famoso dibujo de Pepe the Frog.

De esta manera, pueden ocultar el uso de cierta simbología o incluso referirse a  sus orígenes para intentar esconder su uso como un símbolo radical. Pero con el Totenkopf no hay posibilidad de esto. La insignia Totenkopf, una calavera con dos huesos cruzados que sobresalen de sus lados, es un antiguo símbolo de las tribus germánicas de la Edad Media que fue reapropiado por las SS como símbolo oficial.

Esta poderosa fuerza al servicio de los nazis, una de las más influyentes en Alemania y la Europa ocupada, tuvo su rama militar, policial y penitenciaria, siendo uno de los principales responsables en las políticas raciales de la Alemania Nazi, la eliminación de enemigos internos y el genocidio de minorías étnicas.

Así, este símbolo ha quedado marcado por su relación con el nazismo. De hecho, suelen ser los grupos neonazis y fascistas en general los que suelen portar banderas, parches y objetos decorados con esta siniestra calavera.

Las polémicas de Zelenski que alimentan la excusa de la “desnazificación”

El presidente ruso Vladimir Putin esgrimió como motivo para invadir Ucrania una supuesta “desnazificación”, entre otras justificaciones. Un hecho poco creíble contando el escaso peso político que tienen las formaciones de extrema derecha en la Rada Suprema, la cámara legislativa de Ucrania.

Es cierto que las milicias neonazis en cambio tienen un enorme poder, como el Batallón Aidar o el famoso Batallón Azov. Pero el crecimiento y aumento de poder de estas milicias se encuadra en el gobierno del oligarca Petro Poroshenko y su radical gobierno que dio alas a estas milicias desde el 2014.

Así, la «desnazificación» parece más una excusa para invadir un país vecino para justificar ciertos intereses geoestratégicos. Pero lo que es cierto es que Ucrania ha usado a los grupos de extrema derecha y, de hecho, durante estos meses, a Zelenski le han perseguido ciertas polémicas relacionadas con ideas nazis o, cuanto menos, autoritarias y/o cercanas a la derecha radical.

Una de ellas tuvo que ver con la ilegalización de hasta 11 partidos políticos, la gran mayoría de izquierdas. También con el nombramiento del coronel Maxim Martchenko, conocido neonazi y líder del neonazi Batallón Aidar, como gobernador de Oblast en Donbass.

A esto se suman varias polémicas con el radical Batallón Azov. Un de las primeras fue la condecoración de Denys Prokopenko, líder del grupo, con la insignia máxima de Héroe de Ucrania.

La segunda, que tuvo amplio repudio internacional, fue la participación de dos miembros del Batallón Azov en la invitación a Zelenski a participar en el Parlamento Griego, en una nueva ronda para pedir ayuda.

Desde la derecha, hasta muy especialmente, la izquierda criticaron esta participación.

Zelenski felicita el día de la victoria contra el nazismo con la foto de un soldado con el símbolo nazi Totenkopf

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.