La extrema derecha de Portugal se enfrenta a Vox por un mapa donde se anexiona el país a España

Parece que la ultraderecha portuguesa ha chocado con las ínfulas imperialistas de su homónimo español. André Ventura, el líder del partido de extrema derecha luso Chega ha pedido “aclaraciones” a Santiago Abascal, líder de Vox, sobre la difusión en redes sociales de un mapa donde se muestra a Portugal anexionado a España y donde se calificaba la «Hispanidad» de «mayor obra de hermanamiento». Además, en el mapa aparecen los territorios que pertenecieron a Portugal como parte de ese concepto de Hispanidad que Vox intenta establecer también con su concepto de «iberosfera».

“Estamos en contacto con Vox y pedimos una aclaración formal”, dijo este miércoles Ventura a medios locales en alusión a este mapa del periodo colonial divulgado por Vox con motivo del Día de la Hispanidad. Este conflicto llego en un momento en el que Vox se ha lanzado a la carrera de unir a toda la extrema derecha global, tanto a nivel europeo como en latinoamérica.

Así, pese a los lazos que mantienen ambas formaciones, agregó Ventura, este caso puede “afectar a las relaciones entre los países y entre los partidos”.

El mapa alude a un periodo histórico en el que Portugal formaba parte de España, reconoció Ventura, pero “podría haber sido evitado y debía haberse evitado porque es sabido que históricamente hay una sensibilidad muy fuerte entre Portugal y España por este tema”, añadió en sus declaraciones a la prensa. Ventura quiere que Vox retire de circulación el mapa y que no vuelva a incurrir en este tipo de situaciones “con independencia de su naturaleza histórica”.

Sin embargo, el conflicto no se ha quedado ahí, sino que ha atravesado las barreras del pensamiento ultraconservador. El caso ha provocado también la protesta de José Ribeiro e Castro, presidente de la Sociedad Histórica de la Independencia de Portugal, que pidió a Vox una “disculpa” con el país por lo que consideró una “ofensa gratuita”.

Vox, España y Portugal: más de un conflicto

Este podría quedarse en un malentendido aislado, pero es que no es la primera vez que Vox incluye a Portugal en territorio español y desata críticas en el país. En 2020 publicó también en una red social un mapa de toda la península ibérica bajo el lema “España existe”, un encontronazo que la ultraderecha lusa se ha encargado de recordar también.

Entonces, recordó Ventura, ya exigió disculpas a Vox sin resultado. Además, usuarios portugueses a través de las redes sociales también expresaron su enfado.

Chega pidió “una corrección pública de este error” y advirtió de que “también exigirá que un equívoco como este no se vuelva a repetir, porque de lo contrario las relaciones entre Portugal y España tan apreciadas por ambos países, podrían verse perjudicadas”.

Finalmente, el mapa se acabó cambiando, si bien en la silueta de la península que se intuye en el lado derecho de la imagen todavía se puede apreciar a Portugal unida a España.

¿Ideas irreconciliables?

André Ventura hizo su aparición estelar en el evento de Vox Viva 21, unas jornadas lúdicas celebradas el pasado fin de semana del 9 y 10 de octubre, polémicas por invitar al rapero neonazi G. Babe, entre otras cuestiones, y donde el partido presentó su contraagenda política para criticar la Agenda 2030, presentando su propia versión, la Agenda España.

Durante el evento, a través de videoconferencia, diferentes líderes destacados de la extrema derecha europea fueron apareciendo para animar a Vox y a sus seguidores, momento señalado incluso por el politólogo Cas Mudde, experto en extrema derecha y que recomendó a través de redes sociales vigilar al partido ultraderechista por su gran actividad a nivel internacional.

Dentro de esta actividad internacional, Vox ha lanzado el concepto de «iberosfera» con el que, además, ha bautizado a su propio medio de comunicación, La Gaceta de la Iberosfera, un intento de resucitar la «España Imperial» desde el punto de vista sociocultural y erigirse como interlocutor válido de la derecha ultraconservadora en América.

La extrema derecha, de entre todos sus rasgos, destaca el ultranacionalismo, esto es, que gran parte del discurso y de la agenda política giran alrededor del concepto de nación. Debido a esto, como sucede con Vox, glorifican y romantizan los pasados imperiales de sus respectivas naciones. Se ve en la extrema derecha española cuando califica las elecciones andaluzas de 2018 de «reconquista» o en el propio tuit sobre el Día de la Hispanidad.

A menudo, estas ínfulas nacionalistas conducen a ideas expansionistas de diferente forma. Esto conlleva inevitablemente al choque entre naciones. Es más que probable que las personas afines a la extrema derecha española estuvieran de acuerdo en una anexión entre España y Portugal, no en vano, el denominado «iberismo» está bastante asentado dentro del nacionalismo español. Sin embargo, no parece que la extrema derecha lusa sea muy partidaria de esta idea.

Así, a pesar de que la extrema derecha europea avanza a marchas forzadas hacia un reconocimiento, encuentro y cooperación mutua, empiezan a verse los primeros choques frontales entre ideas que podrían ser irreconciliables. Y es que el concepto de «iberosfera» de Vox no casa con el nacionalismo luso, bastante alejado de la idea de anexarse a España. Por tanto, esta podría no ser la primera vez que Ventura y Abascal tengan un desencuentro.

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.