Detenido un plan de golpe de Estado en Francia encabezado por una red de 300 ultraderechistas

La fuerzas policiales francesas han detenido al líder ultraderechista y conspiracionista Rémy Daillet y a doce colaboradores (mientras se investiga a otros cientos de personas) por planear un golpe de Estado en Francia.

La actuación de la justicia viene motivada por un informe de la Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI, el servicio de espionaje francés) que había intervenido un minucioso plan de Rémy Daillet para hacerse con el control del Elíseo, asesinar o secuestrar a Macrón y tomar el control de la Asamblea Nacional.

El líder ultra, bastante conocido en Francia por ser una de las caras visibles de las teorías de la conspiración, ya había mandado mensajes a la asamblea francesa sobre el posible golpe de Estado en Francia, concretamente hablando de “un derrocamiento popular inevitable”.

La DGSI investigaba a Daillet por otras razones, siendo la principal la desaparición de una niña de 8 años en primavera.

Mientras el DGSI investigaba, se encontraron sin quererlo con mensajes encriptados que hablaban de derrocar al gobierno bajo el nombre de “Operación Azul”: «Es ineluctable que el pueblo termine derrocando a un gobierno genocida»

La investigación aumentó y tras los mensajes apocalípticos y delirantes se encontraba toda una red que estaba trabajando para la “Operación Azul”.

Esta red tenía trabajando a unas 300 personas, fuertemente participada por fuerzas del estado y en la que se encontraban policías, abogados, gendarmes y militares.

El grueso de las redes contenía a grupos neonazis, negacionistas de las vacunas y teóricos de la conspiración. Varios de los detenidos pertenecían al grupo neonazi “Honor y Nación”.

Las unidades y el plan para el golpe de Estado en Francia

La organización ha sido acusada de actuar como una suerte de unidad paramilitar.  Y no es para menos ya que se han encontrado armas (algunas artesanales), explosivos caseros y equipo de combate.

Militares retirados daban entrenamiento de combate a las distintas células. La organización se encontraba ya jerarquizada y dividida en dos organizaciones.

Una de ellas era de carácter civil, dispuesta a movilizar a la gente y realizar protestas contra el gobierno. La organización se inspiraba en las organizaciones que apoyaron a Trump y realizaron masivas manifestaciones en el fin de su mandato, con el colofón del “Asalto al Capitolio”.

La otra era la línea militar, con más de 300 integrantes, coordinado a su vez por 36 capitanes regionales y dirigidos por 2 soldados profesionales, preparada para el plan que culminaría con el intento de golpe de Estado en Francia.

Las fuerzas se dividían en tres unidades, tomando el nombre de tropas napoleónicas: “voltigeurs”, “grenadiers” y “assaillants”.

Entre sus planes se encontraba la localización de explosivos en una logia masónica, atentados contra centros de vacunación o derribar antenas 5G.

La base teórica de la actuación de estas unidades se basaba en la lucha contra las medidas anticovid, la teorías de la conspiración como la Plandemia o el 5G.

El grupo estaba fuertemente influenciado también por la teoría de la conspiración Qanon.

Quién es Rémy Daillet

Rémy Daillet puede no ser muy conocido fuera de las fronteras francesas, pero allí es uno de los grandes líderes conspiracionistas, vertiendo en sus redes teorías de esta índole sobre los chemtrails, el 5G o el covid.

La política es algo que le viene de familia, su padre, Jean-Marie Daillet fue diputado durante más de 20 años de los democristianos de la UDC, siendo famosos por sus posiciones contra el derecho al aborto.

Rémy Daillet heredaría el carácter políticos y los valores de su padre, radicalizándose y convirtiéndose en un furibundo ultraconservador, defensor de los “valores tradicionales”.

La gran diferencia es que Daillet abandonaría la senda de la democracia y se lanzaría a organizar sus propias redes clandestinas para llevar a cabo sus ideas, culminando en el plan para un golpe de Estado en Francia.

Daillet ya estaba detenido por el “Caso Mia”, en el quehabía organizado el secuestro de una niña de 8 años de su abuela. El grupo hizo esto influenciados por las teorías de la conspiración Qanon y Pizzagate, que hablan de supuestas redes de pedofilias entre las élites progresistas, satanismo y todo tipo de teorías que se han golpeado una y otra vez contra la realidad. Y pensando que estaban liberando a la niña de una red pedófila organizada por el estado.

Él y parte de su numerosa familia (tiene 7 hijos), fue arrestado en Malasia donde coordinaba las operaciones y extraditado a Francia una vez sus permisos legales caducaron.

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.