Pedro Sánchez exige al PP romper todos sus pactos con la extrema derecha a cambio de facilitar su gobierno en Castilla y León

«Si uno habla como Vox, hace política como Vox y actúa como Vox, al final la gente acaba abandonando la mala copia y se queda con el original», así de contundente ha sido Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno de España, en una intervención esta tarde en la sesión de control al Gobierno del Senado dirigiéndose a Javier Maroto, el portavoz del Partido Popular en la cámara.

Una réplica a una petición del portavoz acerca de una de las alternativas que resuenan desde el lunes acerca del futuro del Gobierno en Castilla y León, cuyos comicios adelantados por Alfonso Fernández Mañueco, le han dejado en cabeza, pero lejos de la mayoría absoluta, con 31 escaños: que PSOE y PP lleguen a un acuerdo para dejar gobernar a la candidatura más votada y evitar así que Mañueco mire a la extrema derecha.

A los monstruos no mirar

Estas dos propuestas habían sido lanzadas previamente por Óscar Puente, alcalde de Valladolid, y Antonio Diez, alcalde de León, ambos socialistas. Propuestas a título personal y que contrastan con otras planteadas por el portavoz socialista Felipe Sicilia, secundada por otros cargos públicos, que piden dejar gobernar al PSOE con la abstención del PP.

No obstante, ambas pasan por un diálogo entre las principales fuerzas políticas, una rara avis en Europa, acostumbrada a llegar a acuerdos, e incluso coaliciones, entre fuerzas antagónicas, especialmente si se trata de evitar un gobierno antidemocrático y antiderechos.

La respuesta de Sánchez en la sesión de control a continuado responsabilizando al PP de la situación en la que se encuentra. «Hay dudas sobre quién convocó las elecciones en Castilla y León, si Casado o Mañueco, pero lo que le puedo garantizar es que no fui yo», ha aseverado.

«Si quiere pedir la abstención del PSOE, explique el porqué quiere la abstención del PSOE, explique el porqué Vox es un peligro para la democracia y que hay que poner un cordón sanitario, pero haga una cosa previa, con todos aquellos Gobiernos que están pactando con la ultraderecha, díganle que rompan sus acuerdos«, ha pedido, para sentenciar: “¿Quién ha salido ganando con estas elecciones? (…) Quien ha salido ganando es Vox y quien ha salido perdiendo en Castilla y León».

Y es que, la extrema derecha mantiene pactos de gobierno en Andalucía, Murcia y en la Comunidad de Madrid, donde los ejecutivos populares se sostienen gracias a Vox. De hecho, en Murcia tienen las conserjerías de Educación y Cultura. En las otras dos comunidades autónomas, el apoyo se hace mediante acuerdos, sin puestos de gobierno.

La ruptura de estos pactos, cuya estabilidad ha sido puesta en entredicho en más de una ocasión (especialmente en Andalucía), implicaría, o bien buscar alternativas muy poco probables, o bien adelantos electorales.

No obstante, el presidente del Gobierno ha dado por sentado que el PP finalmente pactará con Vox.

Mañueco plantea las primeras líneas rojas

Por su parte, Mañueco ya ha puesto freno a las primeras exigencias de Vox. Las primeras peticiones de la extrema derecha se han centrado en derogar las «políticas de izquierdas», poniendo en el punto de mira las leyes de igualdad y de memoria histórica.

Sin embargo, el líder popular ha asegurado que «la igualdad no es negociable». Durante una sesión en abierto en la sede del PP de Castilla y León, Mañueco ha trasladado a su militancia y a la ciudadanía que iniciará el diálogo con el resto de fuerzas políticas y que está abierto a llegar a acuerdos, pero ha dejado claras las líneas rojas: «Si alguien piensa que el Partido Popular de Castilla y León va a dar un solo paso atrás en defender la igualdad social, la igualdad laboral, la igualdad de oportunidades, la igualdad entre hombres y mujeres, se equivoca», ha afirmado, siendo ovacionado por los presentes.

También ha hecho referencia a la defensa del proyecto europeo y a las políticas de integración de la Unión Europea. Así, ha defendido los lazos con Europa y las políticas que más afectan a Castilla y León, como son el PAC o la coordinación en la gestión de la pandemia.

No obstante, no solo se ha referido a Vox, sino también a las candidaturas de la llamada «España Vaciada», asegurando que el PP no va a «ceder a chantajes de apoyos por privilegios de unas provincias sobre otras», defendiendo que la integridad territorial tampoco es negociable. Apelando directamente a Unión del Pueblo Leonés (UPL), también ha defendido el modelo autonómico y que no va a debatir sobre «la integridad autonómica».

Tras esto, ha mostrado preferencia por un modelo de gobierno en solitario, donde llegaría a acuerdos con el resto de partidos políticos de la cámara, cerrando la puerta a ofrecer puestos en el ejecutivo de Castilla y León, frustrando una de las grandes peticiones de Vox: la vicepresidencia.

Ayuso con la extrema derecha

En una intervención, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha animado a Mañueco a pactar con la extrema derecha, sin apelar directamente a Vox. «Que no nos importe lo que piense la izquierda de nuestros pactos», ha dicho durante una comparecencia en abierto en el Forum de Nueva Economía en el Hotel Ritz.

Lanzando un órdago a su homónimo popular, ha apremiado a que forme un ejecutivo  «basado en la suma de intereses frente a este proyecto totalitario que está destrozando España».

«El socialismo sale muy caro y no sé cuánto hubiéramos tenido que añadir a la factura en tener como vecino a un Gobierno el PSOE, Podemos y demás al frente», una frase lapidaria que deja a un único actor claro para formar gobierno.

De paso, ha aprovechado para pedir una vez más la celebración de un congreso del partido en la Comunidad de Madrid para decidir al futuro líder de la formación de derecha conservadora.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Pedro Sánchez en el Senado. Autor: La Moncloa, 11/09/2018. Fuente: Flickr (CC BY-NC-ND 4.0)

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.