El 47,6% de la población española cree que la extrema derecha no es una opción política más, según un estudio

Un sondeo de 40db para la Cadena Ser y El País sobre Vox, la principal fuerza política de extrema derecha de España, ha sido contundente: el 47,6% de la población considera que no hay que tratar al partido liderado por Santiago Abascal como una fuerza política más, sino que habría que tomar algún tipo de medida para aislarla de las instituciones. El estudio se ha realizado en el marco de las elecciones autonómicas de Castilla y León, donde el Partido Popular tiene la posibilidad de sumar sus escaños a los de la ultraderecha para formar gobierno.

Además, el 59% de las personas encuestadas, es decir, más de la mitad, ven con preocupación (37,5%) o miedo (21,4%) la entrada de Vox en el gobierno. En cuanto a las opciones de aislamiento, el 21,1% opina que a Vox habría que negarle la entrada en el gobierno, un 9,6% opta por debatir pero nunca llegar a acuerdos, un 5,3% opina que hay que negarle el debate y un 11,6% piensa que lo mejor es ilegalizar al partido. Por contra, un 42% considera que hay que tratar a Vox como un partido más.

Fuente: 40dB para El País y Cadena Ser
Fuente: 40dB para El País y Cadena Ser

El 28,5% de la población encuestada, a la hora de catalogar al partido con un apelativo, ha utilizado la palabra «fascista». Un 55,8% cree que sus políticos son bastante o muy dados al insulto y a la ofensa, y un 66,7% cataloga al partido como de extrema derecha, es decir, dos tercios de la población. Además, el 55% piensa que Vox no respeta a las minorías.

Además, el 60,9% opina que Vox defiende a la población con rentas más altas y el 63,4% que defiende a las grandes empresas.

Cuando se les mencionan una docena de propuestas y se les pide que digan cuáles identifican con Vox (hasta un máximo de tres), la más citada (45,9%) es la de expulsar a los inmigrantes sin papeles, así como a los inmigrantes que cometan delitos, seguidas de la prohibición del aborto y de la eutanasia, derogar las leyes de género y de la ilegalización de partidos independentistas.

Curiosamente, estas cuatro primeras, junto a la defensa de la tauromaquia, son las que más rechazo generan entre la población, de lo que se puede deducir que a Vox se le identifica como extrema derecha y produce preocupación y rechazo por sus posturas más ultraconservadoras y antiderechos. Solo hay tres propuestas de Vox que generan más aprobación que rechazo: la expulsión de personas migrantes con delitos o sin papeles (25% frente al 20%), construir vivienda social e invertir en familias. Por otro lado, la propuesta que más rechazo provoca es la de prohibir el aborto y la eutanasia, con un 41% de la población en contra, un porcentaje alto incluso entre votantes del PP.

Votantes del PP, los más dispuestos a tolerar a la ultraderecha

Mientras que votantes de PSOE, Unidas Podemos o Más País, las principales fuerzas progresistas de España, son las que más apuestan por medidas para aislar a Vox, los del PP son los que mejor ven con buenos ojos a la formación de extrema derecha.

Así, si bien votantes del PP consideran en un 60% que Vox es un partido político de extrema derecha, un 65,2% cree que sus políticos son “muy o bastante valientes” y más de la mitad los ve como “muy o bastante honestos”. De hecho, buena parte de ellos opta por definir a Vox como un partido nacionalista español (22,5%) o patriota (24,6%). Un 73,9% de los votantes del PP ha comprado el relato de que Vox es una derecha «sin complejos», que rompe con esquemas.

Así, mientras la opinión en contra de la extrema derecha se eleva en la izquierda, donde más del 30% opta o bien por impedir la entrada de Vox en las instituciones, o bien por ilegalizar al partido, estos porcentajes se reducen significativamente entre votantes del PP. Que Vox llegue a ocupar ministerios le produce preocupación o miedo al 95,3% de los electores de Podemos, al 86,6% de los de Más País, al 80,7% de los del PSOE y al 46,6% de los de Ciudadanos. Sin embargo, le produce satisfacción al 18% de votantes del PP.

Un 9,5% de votantes de Vox, a favor de su ilegalización

Un resultado paradójico en este estudio ha sido que casi 1 de cada 10 votantes de Vox apuesta por que el partido sea ilegalizado, una cifra de la cual Vox ha hecho mofa en redes sociales y que ha provocado las dudas con respecto al estudio. Una cifra que es bastante menor entre votantes de PP y de Ciudadanos, donde un 3,1% apuesta por ilegalizar a la formación de Abascal.

Este resultado puede deberse a muchos motivos. Por un lado, es posible que sea un error de muestreo (que entre las personas encuestadas haya muy poca gente que haya votado a Vox, ya sea por un fallo en la selección de la muestra y/o porque se han negado a participar en el estudio) lo que sobredimensionaría sus opiniones. Por otro lado, también es posible que se trate de un error durante la recogida de datos (no haber entendido la pregunta, que no se haya formulado bien, que no se haya anotado bien…).

Y, por último, puede ser que realmente exista una parte de las personas que votaron a Vox en las últimas elecciones que ahora quieran ilegalizar el partido, ya sea por descontento, porque rechacen el sistema de partidos o porque son personas mucho más extremistas que votan a Vox por ser la opción más cercana a sus intereses.

El perfil del votante de Vox

La encuesta también ha reflejado que no existe un perfil prototipo para el votante de Vox. El mayoritario responde a un hombre de entre 45 y 54 años que vive en ciudades de más de 20.000 habitantes, con porcentajes similares entre la población de ingresos altos y medios, y entre personas asalariadas, pensionistas y desempleadas.

Esto puede ser un reflejo de que la extrema derecha puede empezar a ser transversal, si bien sigue siendo un partido alejado de las clases más humildes, de la gente joven, estudiantes y mujeres. También sorprende que tampoco tiene especial éxito en el mundo rural, donde el voto sigue respondiendo a PP y a PSOE, los partidos más tradicionales.

Por otro lado, parece que una mayoría de la gente es consciente de los peligros de la extrema derecha y de lo que representa Vox, precisamente debido a sus propuestas más emblemáticas, a sus discursos, a la gente que lo conforma y a sus formas de actuar. Sin embargo, la formación de Abascal podría aumentar su electorado a costa de los votantes del PP, especialmente entre ese 18% que ve con buenos ojos la llegada de Vox a puestos institucionales.

Esto se está viendo en los últimos sondeos de intención de voto. La crisis del PP está acercando a Vox al sorpasso de la formación de Casado. Tanto un sondeo del Gesop como otro de Sigma Dos sitúan a la formación de Abascal a tan solo 20 escaños de los populares. Así, Vox obtendría alrededor de 74 escaños si se celebraran hoy elecciones según la encuesta para El Mundo, mientras que en la realizada por El Periódico obtendría entre 60 y 66 escaños. Otras encuestas arrojan resultados similares.

El sondeo se ha realizado a 2.000 personas mayores de 18 años entre el 27 de enero y el 1 de febrero, segregando la muestra por comunidad autónoma, nivel socioeconómico, sexo y tamaño del núcleo poblacional, con un error muestral del 2,2% y con un nivel de confianza del 95%.

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.