Derrota del «trumpista» Janez Jansa en Eslovenia frente al ecologismo liberal

El ecologista Robert Golob, el gran desconocido de estas elecciones desde hace meses, ganó este domingo las elecciones parlamentarias de Eslovenia. Golob, al frente del nuevo partido Movimiento Libertad (GS) logró desterrar del poder al primer ministro de la derecha populista Janez Jansa.

Jansa es muy cercano a la extrema derecha, conocido por ser «el Trump esloveno» y con buenas relaciones con gobiernos ultraconservadores como el dirigido por Víctor Orbán en Hungría.

El ingeniero eléctrico de 55 años, se hizo con un 34,56% de los votos según la Comisión Electoral de Eslovenia y superó por más de diez puntos a Janez Jansa. El presidente saliente y líder del Partido Democrático Europeo (SDS) consiguió el 23,52% de las papeletas, fallando en su intención de poder gobernar por una cuarta legislatura consecutiva.

El partido verde de Golob obtuvo 41 de los 90 escaños del Parlamento. La mayoría absoluta se sitúa en 46 escaños, cinco más que los obtenidos en estas elecciones. El resultado de las elecciones obligará a Golob, por tanto, a buscar el apoyo de otros partidos minoritarios para poder ser investido como primer ministro.

Junto con sus potenciales socios de Los socialdemócratas (SD), que ganaron siete escaños, y Levica (Izquierda), que consiguió cinco escaños, el bloque de centro-izquierda encabezado por Robert Golob podrá controlar 53 de los 90 escaños parlamentarios.

Mientras, el partido conservador Nueva Eslovenia (NSi), potencial aliado del SDS de Janez Jansa, consiguió un 6,9% de los votos, lo que se traduce en ocho escaños en el Parlamento esloveno. La suma de los votos para el  espectro conservador en el hemiciclo llegaría a 34. En consecuencia, Janez Jansa se verá obligado a abandonar el cargo de primer ministro, que ocupa desde 2020 y que también desempeño en otras dos ocasiones, entre los periodos de 2004 a 2008 y 2012 a 2013.

¿Quién es Robert Golob?

El futuro jefe del Gobierno esloveno es Robert Golob, un doctor en energía eléctrica de 55 años natural de la región occidental de Gorizia, una zona situada en la frontera con Italia. Tras doctorarse en ingeniería eléctrica en Liubliana, obtuvo una beca Fulbright para estudiar en el Instituto de Tecnología de Atlanta, EEUU, y desde 1997 es docente en la Facultad de Electrotécnica de Liubliana, donde sigue dando clases.

Golob fundó el nuevo partido ganador de las elecciones en Eslovenia, Movimiento Libertad, en enero de este año a partir de una formación ecologista sin representación parlamentaria, el Z.Del. Antes, había sido miembro entre 2010 y 2013 de la dirección del Partido Socialista que gobierna en la capital del país, Liubliana. En 2011 el partido ganó las elecciones, pero no consiguió formar gobierno. Después, participó en el ZaAB, una escisión de esa formación liderada por la ex primera ministra Alenka Bratusek.

El único antecedente de Golob en la alta política fue como secretario de Estado de Energía entre 1999 y 2000. Durante los últimos 16 años ha dirigido Gen-i, la principal empresa eléctrica de propiedad estatal. Según explica la doctora Nicole Ford, profesora en Política Comparativa de la Universidad de Tampa (EEUU), a Golob “se le considera uno de los principales expertos de Eslovenia en materia de energía”.

Robert Golob,  ha prometido restablecer en Eslovenia el respeto del Estado de Derecho y los demás valores de Europa occidental que, según él, han sido derogados en los dos años que lleva Janez Jansa en el poder. Su programa se centra en una transición verde, una economía sostenible y circular, fuentes de energía renovables y la digitalización, así como una educación de carácter “verde” y la modernización tecnológica. 

El partido de Robert Golob esta siguiendo una tendencia presente en buena parte de Europa que presenta a los partidos verdes como un contrapeso al auge de la extrema derecha.

Las claves del triunfo de Golob y el retroceso de la ultraderecha de Janez Jansa

Poco después de la toma de posesión del tercer gobierno de Jansa, a principios de 2020, comenzaron a producirse múltiples protestas multitudinarias, en su mayoría pacíficas. Algunas fueron organizadas contra las medidas para evitar la propagación del covid, pero en su mayoría criticaban la falta de libertad en los distintos medios de comunicación desde que el primer ministro ultraconservador se responsabilizó del cargo. 

Este ambiente de descontento se pudo apreciar este domingo en las urnas, donde la participación se situó en torno al 70% de los 1,7 millones de electores, una cifra significativamente superior al 52% de las últimas elecciones parlamentarias de 2018.

Según algunos expertos, el triunfo de un candidato poco conocido para la sociedad eslovena se explica por el voto de castigo a Janez Jansa. “Considero que la gente estaba bastante preocupada por las derivas que estaba adoptando mi país, alejándose de los valores europeos, pero también creía en la plataforma de Golob: el pivote hacia Europa y la UE”, argumenta la profesora de la Universidad de Tampa. El triunfo de Golob ha llamado poderosamente la atención de múltiples analistas políticos, quienes no han tardado en mostrar por redes sociales su sorpresa ante el resultado electoral.

Sea como sea, la ultraderecha eslovena ha sido derrotada después de varias legislaturas en el poder, legislaturas que han demostrado la incapacidad del gobierno ultraconservador y sus fuertes críticas, tanto de la sociedad eslovena como de un organismo tan importante como es la Unión Europea.

Junto al resultado electoral de Francia supone cierta contención de una índole ultraderechista que va creciendo a lo largo de Europa, los partidos democráticos como el de Golob o Macron deben poder resolver las problemáticas de su país con contundencia, porque si no lo hacen alimentarán con el descontento social y la desafección política a la ultraderecha, quién se alimenta vorazmente de todo eso.

Derrota del "trumpista" Janez Jansa en Eslovenia frente al ecologismo liberal

Moisés Pérez

Graduado en filología hispánica y futuro profesor de secundaria. Apasionado por la política, la sociología y la educación. Convencido de que con la política y la educación se puede cambiar el mundo. Amante del rigor informativo y del análisis de datos para combatir las "fake news"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.