Unidad Tornado: Ucrania incorpora a presos ultranacionalistas acusados de pederastia para combatir contra Rusia

La guerra entre Rusia y Ucrania continúa, con el fuego intensificándose y ambos bandos tomando decisiones drásticas y muy poco éticas en algunos casos. Las fuerzas ucranianas, en un intento por defenderse del invasor, están haciendo lo posible por aumentar sus fuerzas, como mandar a los hombres de entre 18 y 60 años al frente o repartir armas entre la población civil. En este sentido, por orden del gobierno de Ucrania, presidido por Volodimir Zelenski, se ha dado la orden de liberar a los presos con experiencia militar para luchar contra Rusia.

«Cualquiera que pueda unirse a la lucha contra los ocupantes debe hacerlo. La decisión no fue fácil, desde un punto de vista moral, pero útil desde el punto de vista de nuestra protección», declaró el mandatario para RTVE. Entre estos presos, encontramos a multitud de milicianos que fueron condenados tras actos terribles durante los años posteriores al mal llamado Euromaidán.

Una de estas milicias fue la Unidad Tornado. Esta unidad de combate fue creada por el Ministerio del Interior ucraniano en 2014, contando con multitud de ultranacionalistas y neonazis entre sus filas, de forma similar al Batallón Azov o Sector Derecho.

La Unidad Tornado vino a sustituir a la Unidad Shakhtersk, otro grupo que había sido disuelto por participar en saqueos. La Unidad Tornado se dedicó a luchar contra las repúblicas independientes de Donbass y Lugansk, de la región del Donbass, que lleva en guerra con Ucrania por su independencia prácticamente desde el mismo Maidán.

Pero las acciones de la Unidad Tornado fueron mucho más allá de los saqueos. En las investigaciones de 2016, los móviles de los líderes de la Unidad Tornado fueron incautados. Allí se descubrieron videos de violaciones y torturas.

Concretamente habían orgías y violaciones a menores de edad. Entre estos horrible actos, se incluían violaciones a bebes.

“Había incluso bebés. Supongo que las madres de esos bebés fueron forzados a hacer esto bajo la amenaza de muerte de sus hijos», así lo declaró la política y periodista Tetiana Chornovol. Y es poco sospechosa de ser propaganda prorrusa: Tetiana fue diputada tras los eventos del Euromaidán y miembro de la Asamblea Nacional de Ucrania, una organización de extrema derecha antirrusa. Su marido fue miembro del neonazi Batallón Azov.

Pero esto no acaba aquí. Los ochos detenidos también fueron acusados de secuestro y tortura de la población local en la región de Lugansk. En las mismas investigaciones se confirmó como la Unidad Tornado construyó una cámara de torturas en la planta inferior de una escuela local.

No solo la Unidad Tornado: crímenes de milicias neonazis e impunidad

La investigación afectó a pocos miembros de la Unidad Tornado. Esta fue disuelta y el resto de miembros incorporados a otras unidades. Pero este comportamiento de abuso y crímenes de guerra estaría presente en muchas milicias y grupos de corte ultraderechista.

Uno de estos grupos era la Unidad Aídar, una milicia integrada principalmente por miembros de grupos radicales de extrema derecha. En 2014, Amnistía Internacional lanzó un completo informe sobre las violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra en las región de Lugansk. Estos actos incluyen secuestros, detenciones ilegales o extorsiones.

En Odesa, el grupo quemó un campamento de partidarios de federalizar Ucrania, contando con 48 muertos y 200 heridos. Rusia también acusó en 2014 a este batallón de bombardear a la población de Lugansk y de la muerte de dos periodistas rusos.

El batallón Aídar ha seguido en funcionamiento estos años y actualmente sigue combatiendo contra Rusia.

En el mismo rango se encuentra el famoso Batallón Azov. Esta milicia de voluntarios de extrema derecha fue asumido, armado y reconvertido a un batallón militar por el Ministerio del Interior de Ucrania, con un brazo parapolicial integrado en la Guardia Nacional que se dedica a la vigilancia y la seguridad de las calles en las ciudades del sureste y este del país.

El Batallón Azov ha ocultado pocas veces sus inclinaciones: su símbolo es una runa Wolfsangel, simbología ampliamente utilizada por grupos neonazis, y el Sol Negro, utilizado por el ocultismo nazi. Sus miembros también han sido grabados con esvásticas y demás simbología nazi en sus uniformes.

El grupo participó en múltiples crímenes de guerra en la región del Donbass, actuando contra civiles y prisioneros de guerra. Uno de los más llamativos fue la crucifixión e incineración vivo de un antifascista prorruso.

Estos actos de barbarie llevaron a los EEUU y a Europa de clasificar al Batallón Azov como una organización extremista.

De la impunidad a la restitución

Lamentablemente, la mayoría de estos hechos gozaron de una amplia impunidad.

Los medios occidentales, más interesados en no interferir con el acercamiento de Ucrania a la zona europea, guardaron un clamoroso silencio ante los abusos.

Portada de los principales periódicos tras la matanza de Odessa realizada por grupos de extrema derecha.

El gobierno ucraniano tras la convocatoria de elecciones y la victoria de Zelenski, intentó librarse de parte de los elementos nazis. Lo consiguió solo a medias.

La mayor parte de los radicales no fueron juzgados y sus unidades siguieron operativas durante los años posteriores, financiadas por el gobierno ucraniano y convirtiendo al país en el gran espejo global del neonazismo. Grupos neonazis de todo el mundo viajaron a Ucrania a entrenarse, como denunciaron numerosos informes de EEUU y Europa. No se les cortó la financiación.

En Facebook y Twitter se cancelaron las cuentas del Batallón Azov por su contenido de odio. Ahora este hecho ha sido revertido.

Facebook vuelve a permitir temporalmente la publicidad del Batallón Azov, restituyendo sus cuentas pese al contenido de odio.

Lo mismo ha ocurrido con Twitter, que de hecho avisa que ese contenido puede violar las políticas de la compañía, pero que se mantiene por un motivo de interés público.

Una prueba más de cómo se intenta utilizar a la extrema derecha como punta de lanza e interés propio, ignorando el peligro que esto puede suponer para la democracia, los derechos humanos y las libertades civiles básicas.

Enlaces, fuentes y bibliografía:

– Foto de portada: Condenados de la Unidad Tornado. Autor: Руслан Онищенко. Fuente: ZN.UA (Cedida).

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Un comentario en «Unidad Tornado: Ucrania incorpora a presos ultranacionalistas acusados de pederastia para combatir contra Rusia»

  • el 31 marzo 2022 a las 21 h 27 min
    Enlace permanente

    Estoy listo para alistamiento .. soldado del Ejército Colombiano..

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.