La Fiscalía investiga a Le Pen por malversación de fondos europeos

A tan solo unos días de la segunda vuelta de las presidenciales francesas, una nueva polémica envuelve a la candidata de extrema derecha, Marine Le Pen, que está siendo investigada por la Fiscalía de París. El pasado domingo 17 de abril la Oficina de Fraude de la Unión Europea (OLAF) publicó un informe que demandaba la rendición de cuentas de la líder de Agrupación Nacional (RN, en francés) por presunta malversación de fondos durante su etapa como eurodiputada entre 2004 y 2017.

El informe de 116 páginas, fechado el 11 de marzo, se dirige directamente a la ultraderechista y le acusa de haber defraudado casi 137.000 euros. Este documento, tildado de “sensible” ha sido publicado por el portal de investigación Mediapart, donde además se señala a otros tres antiguos eurodiputados de AN (antes, Frente Nacional): el padre de la acusada Jean-Marie Le Pen, la expareja de Le Pen, Louis Aliot y el exvicepresidente del partido, Bruno Gollnisch que desviando fondos con pedidos ficticios a empresas satélites, haciendo uso personal del dinero público, etc. habrían malversado, además, un total de 486.000 euros.

Entre las conclusiones del dossier de OLAF se puede leer: «Olaf ha llegado a la conclusión de que el comportamiento de los cuatro exdiputados al Parlamento Europeo (Jean-Marie Le Pen, Bruno Gollnisch, Marine Le Pen y Louis Aliot) ha puesto en peligro la reputación de las instituciones de la Unión«. También: «Sus actos intencionales repetidos durante varios años […] y su comportamiento inapropiado, teniendo en cuenta su nivel de deberes y responsabilidades en el Parlamento Europeo, constituyen motivos suficientes para una mala conducta grave por parte de estos cuatro ex parlamentarios. Su comportamiento y el incumplimiento de las normas hace que deban rendir cuentas por sus graves infracciones”. Se incide además que estos hechos “son susceptibles a dar lugar a un proceso penal contra los exdiputados”, pudiendo ser imputados por delitos como fraude, falsedad, abuso de confianza, malversación de canales públicos, etc.

Y es que el importe total reclamado ascendería a 617.379,77 euros exactamente.

No es la primera vez

Sin embargo, no es la primera vez que se denuncia la posible malversación de fondos tanto de Marine Le Pen, como de su órbita política. La candidata está imputada desde 2018 de “malversación de fondos públicos” en otro expediente de OLAF en base al que el Parlamento Europeo le exigió la devolución de 339.000 euros. Por tanto, con la nueva acusación se eleva a 476.000 euros (339.000 + 137.000 euros), es decir, casi un medio millón de euros, la cantidad de fondos europeos que se acusa a Marine Le Pen de haber malversado personalmente cuando era diputada.

A ello, se le suman cantidades ya recuperadas del grupo parlamentario de extrema derecha Europe des Nations et Liberties (ENL), agrupación presidida por Le Pen y a la que se le demandó 427.000 euros por gastos considerados “irrazonables” o “no conformes” como por ejemplo, la compra por parte de Jean-Marie Le Pen de 129 botellas de vino y champagne de marcas de lujo para celebrar la Nochevieja en 2016 en su mansión de París.

OLAF también hace hincapié que los gastos del grupo de Le Pen son con fines políticos nacionales o personales y que muchos otros por servicios son considerados “ficticios”, pues la mayoría de las veces en beneficio de empresas comerciales que gravitan en la órbita del Rally Nacional, los eurodiputados o el propio grupo de ENL. Es decir, se reprocha constantemente a lo largo y ancho del informe, refiriendo a revelaciones pasadas y la actual, que los ayudantes de eurodiputados de AN, que cobraban del Parlamento Europeo, en realidad realizaban funciones para el partido de Le Pen para ensalzarla a nivel nacional.

Qué dice Le Pen

A todo esto la líder ultraderechista responde a través de uno de sus abogados, Rodolphe Bosselut, quien la defiende negando rápidamente las acusaciones del informe OLAF y que se reservan el derecho de emprender acciones legales contra los antiguos ayudantes de Le Pen que pudieran haber hecho mal uso del dinero público sin conocimiento de la candidata a las presidenciales francesas.

“Mi cliente, se reserva el derecho de llevar el asunto a la justicia penal belga, a través de una denuncia con una acción civil, contra varios proveedores de servicios, incluso ex asistentes parlamentarios si, por casualidad, surgiera de estos elementos que estos prestadores de servicios o ex asistentes habían cometido delitos, malversación de fondos, maniobras, sin su conocimiento y en su perjuicio, y habían sido culpables de conflictos de intereses”, exclama Bosselut.

Asimismo, haciendo énfasis en que OLAF no se trata de una agencia independiente, refiere a que no es una “coincidencia” la filtración de la información a tan solo unos días de la segunda vuelta electoral de este domingo 24 de abril, cuando “la campaña para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que está en pleno apogeo».

Le Pen, también afirma que no sabe nada y en la misma línea con su abogado denuncia la falta de independencia del organismo y sus “exorbitantes poderes de derecho consuetudinario en la forma en que lleva a cabo sus investigaciones”. «Estoy acostumbrada a las trampas de la Unión Europea», ha señalado Le Pen durante una visita electoral a la localidad de Saint Pierre en Auge, en Normandía, antes de negar las acusaciones dirigidas contra ella.

El presidente provisional de la AN, Jordan Bardella, también ha manifestado que ya han presentado dos denuncias contra la OLAF en el pasado y que volverán a hacerlo ahora porque el hecho de que todo salga a la luz con la segunda vuelta a tan solo unos días “es raro».

El Elíseo se aleja de Le Pen

Las encuestas señalan que, para esta segunda vuelta, Le Pen tiene bastantes más oportunidades de ascender al Elíseo que en las elecciones de 2017. El actual mandatario y candidato de La República en Marcha (LREM), Emmanuel Macron, ganaría pero con un resultado muy ajustado frente a la ultraderechista. El sondeo publicado por la oficina de Estudios de Opinión y Marketing en Francia (IFOP) apunta que con una participación del 74%, Macron obtendría el 55,5% y Le Pen el 44,5%. Es decir, la victoria de Macron sería ajustada.

Sin embargo, esta polémica de Le Pen ha incendiado las redes sociales. Twitter se ha llenado de comentarios sobre la publicación del documento de OLAF. Se señala que sería una herramienta de Bruselas para ayudar a Macron a hacerse con el Elíseo nuevamente en esta segunda vuelta.

Aunque muchos tuiteros se han posicionado en contra de la líder y se ha aprovechado el tirón de esta última noticia para hacer eco a otras polémicas en torno a su ideología como las alianzas con Rusia o acerca del pasado político de su padre (también implicado en las nuevas acusaciones).

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Montaje: Marine Le Pen «Je vote: La France aux Français». Autor: Gilbert-Noël Sfeir Mont-Liban, 01/10/2011. Fuente: Flickr / CC BY 2.0

La Fiscalía investiga a Le Pen por malversación de fondos europeos

Melisa Higueras

Articulista y editora. Periodista internacional y friki de las redes sociales. Apasionada de la comunicación en todas sus formas y vertientes. Desmontando y criticando injusticias sociales desde que tengo uso de razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.