Acabar con la “era sanchista”: militares españoles piden el voto para Vox

Los militares españoles están sujetos a un estricto código de neutralidad política. No parece ser que todos lo respeten. Esto es lo que ha pasado con la Asociación de Militares Españoles (AME), tal y como recoge el medio El Plural. Esta asociación pública una revista llamada Militares, que llega hasta sus presumiblemente 3.500 socios. En el último número de la revista, esta asociación pide directamente el voto para Vox. Así lo muestra su editorial en primera página, quien muestra a Vox como un “partido completamente legítimo” que puede realizar una acción “sanadora de la vieja política”.

Alaban su papel cómo defensor de la Constitución, pese a que buena parte del programa de Vox sería imposible de realizar sin un cambio constitucional y de decenas de leyes, haciendo que este adjetivo no sea el más adecuado.

Además, jalean el nuevo gobierno de Castilla y León participado por Vox y Partido Popular.

A esta última formación no le guardan demasiado afecto, atacando duramente los últimos acontecimientos que ha protagonizado, como las tensa guerra entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso que acabó con la destitución del presidente popular.

Por ello, presentan a Vox como la única esperanza de acabar con la “era sanchista”.

En el editorial también hay constantes ataques a Unidas Podemos. En primer lugar, la editorial habla de Putin cómo comunista, una realidad totalmente falsa ya que el líder conservador ruso se opone al comunismo y tiene fuertes vínculos con la extrema derecha europea.

Esto lo usa para enlazarlo con el partido morado, a quien ubica en representación “de esa filosofía asesina”.

“Mariconería de las leyes de Igualdad” y guerra civil: las otras polémicas

La Asociación de Militares Españoles está presidida por el excoronel de Intendencia del Ejército de Tierra, Leopoldo Muñoz Sánchez, quien con sus libros deja clara su ideología con volúmenes como El PSOE: de problema a pesadilla o España humillada.

Hasta la fecha, los exabruptos, ataques a cualquier muestra de progresismo y una marcada ideología ultraderechista forman parte de la normalidad de sus publicaciones.

En 2012, ya firmó un duro editorial exigiendo aplicar el “estado de guerra” tras los sucesos de Cataluña.

Posteriormente, en 2018, la Asociación de Militares Españoles publicó una carta de desagravio sobre el dictador y general Francisco Franco

En 2019, el excoronel Leopoldo firmaba una editorial atacando a los “políticos pusilánimes” que había permitido sacar los restos de «el invencible e invicto Excelentísimo Señor Don Francisco Franco Bahamonde» de Cuelgamuros.

Además, en esa revista, en la que se defendía ampliamente a la dictadura de Franco,  el excoronel criticaba la cobardía de la Iglesia, la de los partidos de derecha por no defender al dictador a la par que tachaba al PSOE de “antiespañol” o “golpista”.

Junto a esto, atacaba a las leyes de igualdad, tanto de sexualidad como de género, diciendo que promueven la “mariconería y el lesbianismo”.

En 2021, pidió directamente destituir a Pedro Sánchez para evitar una “guerra civil entre quienes aman a su Patria y aquellos otros que quieren desgarrarla”.

La editorial hablaba de la indisolubilidad de España, el peligro de pactar con independentistas y como deberían actuar “otros poderes” para desalojar inmediatamente a Pedro Sánchez de la Moncloa. Una llamada poco velada a un golpe de estado del ejército.

La neutralidad política de los militares españoles y su relación con Vox

La legalidad de estas editoriales y publicaciones se encuentran en el filo. Los miembros de las Fuerzas armadas están obligados obedecer el principio de neutralidad, tal y como dispone la Ley Orgánica 9/2011.

Hacer propaganda a favor de un determinado partido político, pronunciarse y demás puede castigarse con suspensión de sueldo, arresto y separación del servicio.

Solo que el excoronel Leopoldo no está en activo o en la reserva, que es lo exige la ley, si no retirado.  Además, aunque la AME se ha considera tradicionalmente como una de las grandes asociaciones de militares y la más derechizada, no pertenece ahora  al Registro de Asociaciones Profesionales de las Fuerzas Armadas.

Pese a eso, hasta hace poco, tenía su sede en el Acuartelamiento de San Nicolás.  Ahora presenta su sede en una edificio privado y en el citado acuartelamiento la tiene la Asociación Española de Militares Escritores (AEME), una asociación que se promociona en su revista y cuyas webs son casi indistinguibles.

Y esto lleva a un problema creciente, con grupos y exmilitares retirados, pero aún influyentes, que repiten este discurso.

Este fue el famoso caso del chat donde exmilitares de alto rango hablaban de “fusilar a 26.000.000 millones de hijosdeputa”. Este sesgo ultraderechista no es ni mucho menos solo propio de los altos mandos.

En las elecciones de 2019, Vox arrasó en los acuartelamientos de militares de España. Si solo se votase en estos lugares, Santiago Abascal sería presidente de España, apoyado posiblemente por miembros del Partido Popular y por entonces también, de Ciudadanos. La izquierda no tendría posibilidad alguna de gobernar.

Este panorama se repite en los países de nuestro entorno donde existen datos del voto militar. Por ejemplo en Francia, se estima que el voto militar ronda el 60% de todo el ejército.

Enlaces, fuentes y bibliografía:

– Foto de portada: Militares españoles apoyan a policías franceses atacados en Bangui. Autor: Ministerio de Defensa, 15/06/2014. Fuente: Flickr / CC BY-NC-ND 2.0

Acabar con la “era sanchista”: militares españoles piden el voto para Vox

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.