El PP rompe con Vox: Abascal pierde la moción de censura con los votos en contra de todos los partidos

La moción de censura presentada por Vox contra el gobierno de coalición de España formado por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Unidas Podemos (UP) presidido por Pedro Sánchez y debatida finalmente durante los días 21 y 22 de octubre, ha sido rechazada por 298 votos en contra y 52 a favor. Es decir, que todos los grupos políticos han votado en contra excepto la propia formación ultraderechista, que presentaba a su líder, Santiago Abascal, como candidato a la presidencia del gobierno.

Desde que anunció hace más de dos meses su intención de presentar esta moción de censura, que calificaba de “necesaria” y de “deber moral” por la situación que estaba atravesando España “en manos de los socialcomunistas”, el líder de Vox ya sabía que los números no daban, pues los partidos del gobierno tienen la mayoría suficiente como para mantenerse en el poder toda la legislatura.

Sin embargo, había tratado de acercarse al Partido Popular (PP) y a Ciudadanos (Cs), partidos con los que mantiene pactos de gobierno en Andalucía, Comunidad de Madrid y Murcia, en un intento de aislar todo lo posible al gobierno. No obstante, aunque el PP no desveló su postura hasta el mismo día de las votaciones, Ciudadanos se desmarcó rápidamente. Inés Arrimadas, la líder de la formación naranja, llegó a decir públicamente que “quien presente una moción de censura en plena segunda ola es un irresponsable y tiene un problema moral”.

Así, Santiago Abascal, que incluso había ofrecido la posibilidad de presentar un candidato alternativo a la presidencia del gobierno, acudió sin ningún apoyo firme al debate. A lo largo del mismo, donde pudieron participar todos los grupos políticos, el líder del partido de extrema derecha preparó un elaborado discurso con todos los elementos ya conocidos: cargó duramente contra la gestión del gobierno, contra la inmigración, contra las leyes igualitarias, contra la leyes de memoria histórica, contra los partidos independentistas (a los que dijo que había que ilegalizar) e incluso dedicó varios minutos a criticar la forma de vestir de diputados de otros grupos políticos, que acuden “con una etiqueta peor que en algunos botellones de la facultad”

Incluso llegó a afirmar que “es escandaloso que los países occidentales financien, ya sea a través de la UE o de la ONU políticas tendentes a destruir la familia, fomentar el aborto o la pederastia” dando cabida a teorías conspirativas típicas de la ultraderecha como mencionar a George Soros, una cuestión que fue ridiculizada posteriormente tanto por PP como por Ciudadanos.

Pablo Casado rompe con Santiago Abascal: “O España o Vox”

Imagen difundida por el Partido Popular en redes sociales tras el debate de la moción de censura.
Autor: Partido Popular. Fuente: Cuenta de Twitter @populares
Imagen difundida por el Partido Popular en redes sociales tras el debate de la moción de censura.
Autor: Partido Popular. Fuente: Cuenta de Twitter @populares

Santiago Abascal buscaba con la moción de censura y su discurso diferenciarse del resto de formaciones, confrontar directamente al gobierno de coalición y presentarse como única alternativa viable.

O, al menos, esa fue la lectura que la práctica totalidad de los grupos políticos hicieron y manifestaron durante el debate. En numerosas ocasiones, se destacó que la única intención de Vox era, además de dar a conocer a Ignacio Garriga (próximo candidato a las elecciones catalanas por Vox y quien abrió inicialmente el debate), ganar notoriedad aprovechando la tribuna del Congreso y presionar al resto de partidos de derechas.

Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos y vicepresidente segundo del gobierno, fue más lejos y llegó a afirmar que la moción de censura era en realidad “una moción de censura contra el PP”.

Por otro lado, tanto el presidente del Gobierno Pedro Sánchez como otros portavoces afearon a Abascal que no hubiera hecho “ninguna propuesta”. “Usted no tiene ningún plan para España”, llegó a decir.

Sin embargo, aunque en todo momento tendió la mano y trató de mostrar respeto por sus socios habituales y sus votantes, el punto de inflexión llegó con la intervención de Pablo Casado, líder del PP. En un durísimo discurso contra el partido ultraderechista, Casado argumentó punto por punto contra toda la moción de censura, sin mostrar dudas ni fisuras.

“Ha presentado una moción contra el partido que le dio trabajo. Hasta aquí hemos llegado. Es la hora de poner las cartas boca arriba“, iniciaba así Pablo Casado su intervención, en la que acusó a Vox de ser “puro populismo” y de formar “parte de la ruptura” del país, incluso diciéndole: “Usted ya es parte del problema de España. Su deriva es ya irreversible”. “Hoy por fin ha quedado al descubierto. Esta moción no la dispara contra el gobierno, sino contra el partido que le ha dado trabajo 15 años. Y lamento decirle que el tiro le ha salido por la culata”

Casado también acusó a Abascal de presentar la moción de censura con la intención de desafiar al PP y de que con su discurso estaba dando alas a la izquierda: “La izquierda llevaba 35 años deseando que hubiera un partido como Vox, y ustedes se lo han dado”. De esta forma, el líder del PP trató de situarse más en el centro político y asumir una posición moderada, argumentando que Vox alimentaba la polarización del país e incluso haciendo alusión sutil a la cercanía del partido de Abascal con el franquismo: “Entre la nación de naciones y la España grande y libre hay un espacio”.

Casado también se distanció de puntos más programáticos de Vox, señalando su postura antieuropeísta, su crítica al multilateralismo y sus posturas contra el Estado de las Autonomías. También criticó que Vox “patrimonializase” la monarquía, cuando “la monarquía es de todos”.

Otras afirmaciones contundentes que adornaron el discurso del líder conservador fue decir que “Vox cabalga un ejército de trols en las redes a lomos de Bannon”, en referencia al jefe de la campaña electoral de Donald Trump en 2016 y a la estrategia de la nueva alt-right, o afirmar que “Vox es parte del bloque de la ruptura, con Sánchez e Iglesias”. “O España o Vox”, llegó a sentenciar.

Casi al mismo tiempo, las cuentas de Twitter del PP de Madrid y de Andalucía difundieron tuits donde podía leerse “Sí a España, No a Vox”, si bien poco después la cuenta del PP de Andalucía lo borró.

Por su parte, Santiago Abascal apenas pudo disimular su asombro, recordando en su intervención que, gracias a Vox, el PP gobernaba en varias comunidades autónomas o en el Ayuntamiento de Madrid, aunque Casado también ha recordado que, en dichos parlamentos, Vox es un socio externo que necesitaría una moción de censura con el apoyo de la izquierda para poder apartarlos del poder, aunque sean necesarios para sacar adelante algunas propuestas clave, como los Presupuestos.

Pese a todo, la respuesta de Vox no fue igual de contundente, incluso aunque afirmaran que “Ha vuelto el PP de siempre, el vicesecretario de Comunicación del PP de Mariano Rajoy”, haciendo referencia a la época en la cual le llamaba “derechita cobarde”. A pesar de estas y otras afirmaciones, como que el discurso de Casado era para poder repartirse los jueces en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con el PSOE, Abascal insistió en seguir dejando “la mano tendida” y la puerta abierta al partido conservador.

Durante su intervención, Pablo Iglesias halagó la intervención de Casado, diciendo que “había hecho un discurso brillante” y haciendo alusión a que en Europa, la alianza entre el PP y la extrema derecha “no gusta”. Sin embargo, también añadió que “llegaba tarde”. Hizo referencia también a la batalla cultural por la hegemonía del discurso de derechas, asegurando que Vox estaba ganándoles terreno. “Ciudadanos y su partido están perdidos”, añadió, en referencia a Vox les había arrastrado con su discurso y que, gracias a ellos, habían conseguido puestos de poder.

Estrategia fallida de Vox con su moción de censura

Entrevista a Alejandro Hernández, portavoz parlamentario de Vox en la Junta de Andalucía, en Canal Sur Noticias.
Autor: Canal Sur Radio TV, Fuente: Flickr(CC BY-ND 2.0.)

Entrevista a Alejandro Hernández, portavoz parlamentario de Vox en la Junta de Andalucía, en Canal Sur Noticias.
Autor: Canal Sur Radio TV, Fuente: Flickr(CC BY-ND 2.0.)

La moción de censura fue presentada con Vox con el objetivo, según la mayoría de las lecturas realizadas y manifestadas tanto por políticos como analistas, para posicionarse contra el gobierno, ganar posiciones frente a los partidos de derechas y hacer ruido, tal y como lo intentó antaño Antonio Hernández-Mancha en 1987 cuando presentó en nombre de Alianza Popular (precedente del PP) una moción de censura simbólica contra Felipe González, entonces presidente del gobierno contra el PSOE.

Sin embargo, como le pasó a este, Abascal se ha puesto a todo el Congreso en contra, dando fuerza al “cordón sanitario” típico de países de la Unión Europea como Francia, Alemania o Dinamarca, donde los partidos políticos suelen pactar para aislar a la ultraderecha, y a los que tanto Arrimadas como Casado han querido emular. “Hoy se han juntado todos para vencer a Vox”, ha reconocido el líder ultraderechista.

Además, también se ha señalado que el líder de Vox ha ido perdiendo fuelle a medida que el debate se daba y se veía obligado a responder sin tener un guion previo, llegando a responder de manera muy pobre en algunas ocasiones: “su intervención me parece una auténtica… no voy a definirlo”.

Analistas también coinciden con Pablo Casado en afirmar que el gobierno de Pedro Sánchez ha salido reforzado de la moción de censura y que, por el contrario, seguramente Vox haya salido mal parado. Aunque es difícil saber el impacto directo de lo sucedido, como mínimo hay que poner en duda.

Por otro lado, las consecuencias ya han empezado a verse. La primera ha sido la suspensión por parte de Vox de la reunión de ambas formaciones para pactar el proyecto de presupuestos de la Junta de Andalucía para 2021.

Aunque en principio no parece que vaya a haber ninguna ruptura, Vox ha asegurado que va a exigir el cumplimiento de los acuerdos con mayor firmeza. “Casado se olvida de que si están gobernando en las comunidades de Madrid, Murcia y Andalucía es gracias a nosotros y hoy nos han dado una patada en el culo”, han declarado tras los resultados de la moción de censura.

El portavoz del grupo parlamentario Vox en la Junta, Alejandro Hernández, ha convocado una rueda de prensa a las 18:00 horas del viernes para explicar la posición del partido.

Los sectores de la extrema derecha se indignan

Tanto los votos en contra del PP como el duro discurso de Pablo Casado han causado indignación en la extrema derecha y de la derecha radical de España. Una de las primeras reacciones ha sido de Cayetana Álvarez de Toledo, ex-portavoz del PP y considerada del ala más radical del partido.”El PP se tenía que haber abstenido en la moción de censura”, ha asegurado en un vídeo publicado en su canal de YouTube.

También el exportavoz y exmilitante de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha mostrado su rechazo al voto en contra: “Siguen sin entender quién es Sanchez. En fin…”.

Al margen de los partidos, los medios de comunicación cercanos a la extrema derecha, como Libertad Digital, también han mostrado su indignación: “El PP se suma al cordón sanitario de PSOE, Podemos y sus socios separatistas contra Vox”. O EsRadio en donde han hablado de los “graves ataques de Casado a Santiago Abascal”.

Por su parte, el escritor y colaborador de Vox, Fernando Sánchez Dragó, no ha ocultado, en el programa de Luis Herrero, de EsRadio, que le ha “decepcionado” el voto en contra de Cayetana Álvarez de Toledo: “Para mí, ha perdido toda su credibilidad política”. “Es increíble que ni un solo diputado del PP haya sido capaz de romper la disciplina de voto. Parece que llevan un cencerro en el cuello”, ha declarado.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Santiago Abascal, líder de Vox, durante la defensa de la moción de censura contra Pedro Sánchez. Autor: Ignacio Escolar, 22/10/2020. Fuente: elDiario.es (CC BY-NC 2.0.)

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

2 comentarios en «El PP rompe con Vox: Abascal pierde la moción de censura con los votos en contra de todos los partidos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *