WikiLeaks revela cómo Hazte Oír intentó aprovecharse del 15M para expandir su mensaje de odio

Los documentos filtrados por WikiLeaks y que han desvelado la financiación, organización y planes detrás de la asociación Hazte Oír, vinculada a la secta ultracatólica y paramilitar El Yunque, siguen dando de que hablar. Tal y como ha desgranado openDemocracy y el diario InfoLibre, la organización conservadora intentó aprovechar el contexto de crisis económica, social y política y el descontento ciudadano que desembocó en el Movimiento 15M en España para copiar las estrategias de colectivos progresistas y reivindicar su propia agenda política.

El 15M, la explosión de un descontento

El Movimiento 15M, también conocido como «movimiento de los indignados», fue un movimiento ciudadano que surgió a raíz de una serie de protestas convocadas el 15 de mayo de 2011 en las ciudades más importantes de la geografía española y en la que participaron numerosos colectivos y asociaciones bajo el paraguas de la plataforma Democracia Real YA (DRY), donde después de que un grupo de personas decidiera acampar esa noche de forma espontánea en la emblemática Puerta del Sol para promover un sistema democrático más participativo, transparente y alejado del bipartidismo clásico representado por PP y PSOE, y del dominio de bancos y corporaciones (entre otras reivindicaciones), el gobierno, entonces en manos de José Luis Rodríguez Zapatero, decidió disolver dicha acampada mediante cargas policiales.

Esto provocó una reacción en cadena que llevó a mucha gente a manifestarse de nuevo y a ocupar las plazas de diferentes ciudades mediante acampadas, donde durante semanas se celebraron asambleas ciudadanas, protestas y otras actividades reivindicativas que fueron el germen de muchas otras organizaciones y movimientos.

«Las prioridades de toda sociedad avanzada han de ser la igualdad, el progreso, la solidaridad, el libre acceso a la cultura, la sostenibilidad ecológica y el desarrollo, el bienestar y la felicidad de las personas. Nosotros los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes… queremos un cambio y un futuro digno. Estamos hartos de reformas antisociales, de que nos dejen en el paro, de que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas o se queden con nuestras viviendas, de que nos impongan leyes que limitan nuestra libertad en beneficio de los poderosos. Acusamos a los poderes políticos y económicos de nuestra precaria situación y exigimos un cambio de rumbo»

Manifiesto de Democracia Real YA

El 15M fue, por lo tanto, la explosión del descontento producido por la crisis económica y financiera de 2008 y por las medidas aplicadas por el gobierno para resolver la crisis, basada en la receta neoliberal impuesta desde lo que se llamó «la troika» europea, pues estaba auspiciada por tres entidades principales: el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las propia Comisión Europea (CE). Estas medidas consistieron en un aumento de impuestos indirectos, en recortes presupuestarios, en la reducción de las coberturas sociales y en la privatización de servicios públicos, lo que aumentó considerablemente la desigualdad y la pobreza.

En aquel momento, lemas como «Lo llaman democracia y no lo es», «Generación NiNi: ni PP, ni PSOE» o «No somos mercancía en manos de políticos y banqueros», se expandieron como la pólvora no solo por el gran descontento que existía, sino también por el empleo de nuevas formas de activismo gracias Internet y redes sociales como Twitter.

La internacionalización y expansión del 15M

El 15M y sus derivaciones. Autor: autoconsulta.org, 23/04/2014. Fuente: Autoconsulta org (CC BY-SA 2.5)
El 15M y sus derivaciones. Autor: autoconsulta.org, 23/04/2014. Fuente: Autoconsulta org (CC BY-SA 2.5)

A los colectivos principales que ya existían antes del 15M, como Democracia Real Ya, Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Juventud Sin Futuro, Estado del Malestar, X.net, No Les Votes o ATTAC, se les unieron a partir de esa fecha otros de nuevo cuño. Entre los más destacados se pueden encontrar 15MpaRato, Marea Verde, STOP Desahucios o Yo no pago, si bien hay muchos más.

Entre 2011 y 2014, de hecho, España vivió una expansión del 15M hacia reivindicaciones concretas, generando multitud de movimientos que impulsaron nuevas y viejas reivindicaciones para mejorar aspectos del país. Pero no se quedó ahí: el descontento se volvió internacional rápidamente, apareciendo incluso en Estados Unidos bajo Occupy Wall Street, e incluso organizándose una convocatoria a nivel mundial en la que participaron 1051 ciudades de 90 países el 15 de octubre de 2011.

Esta expansión, por supuesto, saltó a la arena política. Tras el crecimiento del 15M se explica el nacimiento de Podemos o del movimiento independentista catalán. También se vivió la creación de nuevos periódicos y medios, como elDiario.es (2012), o partidos políticos, como el Partido X (2012), Renovación Democrática Ciudadana (RED, 2014) o Vox (2013).

El punto clave de Hazte Oír

Ignacio Arsuaga, líder de Hazte Oír. Autor: HazteOir.org, 19/03/2014. Fuente: Flickr (CC BY-SA 3.0)

De hecho, según lo revelado por los documentos de WikiLeaks, la extrema derecha también intentó aprovechar este descontento. En 2013, Hazte Oír fundó su propia plataforma de alcance internacional, CitizenGo, tratando de aprovechar un momento de especial sensibilidad ciudadana.

Uno de los documentos filtrados de Hazte Oír, fechado en 2012, asegura que España se enfrentaba entonces “al momento más delicado, peligroso, angustioso y preocupante de las últimas tres generaciones” y se recomienda a los ultraderechistas lanzar una campaña “de carácter fuertemente político” e “incorporar de manera muy activa la crisis nacional” a su “agenda” contra los derechos más básicos, como el aborto o el matrimonio igualitario.

Los activistas del grupo ultracatólico HazteOir, buscando sacar ventaja de la crisis general del país, proponían aprovechar la coyuntura para buscar formas de incorporar la “crisis de valores” (es decir, las políticas sociales de carácter izquierdista como el aborto o la igualdad LGTB) a las crisis económica y política de España.

Según los documentos filtrados, las campañas del grupo debían volverse más políticas, “aun a riesgo de que se piense que estamos formando el germen de un nuevo partido”, lo que finalmente sucedería.

En este misma línea, otro documento señala que estudiaron las tácticas de organizaciones progresistas en la búsqueda de nuevas estrategias para expandir el alcance de Hazte Oír. Así, entre los documentos se puede ver cómo seguían la evolución de la cantidad de sus miembros en comparación a las de Greenpeace y cómo copiaron vídeos y manifiestos siguiendo la estructura de otros tanto de Greenpeace como de Intermón Oxfam.

CitizenGo, de hecho, copió la herramienta de recogida de firmas electrónicas de organizaciones progresistas asentadas como Avaaz o Change.org.

También intentaron, en la línea con el sentimiento reivindicativo del 15M de no identificarse ni con la etiqueta de izquierda ni con la de derecha, en un intento por ser transversales y por no identificarse con el bipartidismo (entonces muy identificados con dichas etiquetas), buscar un consenso alejado del espectro ideológico, para lo cual, según los documentos filtrados, se acercaron a periodistas y medios tanto progresistas como conservadores, al parecer sin mucho éxito.

Finalmente, esta estrategia por aprovechar la coyuntura social y política cristalizó en parte de las tácticas empleadas por Hazte Oír y en la creación de Vox, apuestas que, hoy en día, y gracias a la financiación de empresarios y personalidades adineradas del país (entre otros factores), han tenido un claro éxito.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Concentración del 15M en Sol. Autor: Luis Fernández García, 20/05/2011. Fuente: Flickr (CC BY-SA 4.0)

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *