Polonia activa la «ley patriótica» y su Ejército pasa de 100.000 a 250.000 efectivos como respuesta a su choque con la UE

El choque entre Polonia y la Unión Europea continúa agravándose. Tras la sentencia del Tribunal Constitucional del país que ha declarado que las leyes europeas no tienen prioridad sobre las nacionales, el gobierno del ultraderechista Ley y Justicia (PiS) presidido por Mateurz Morawiecki se ha negado a disolver la Sala Disciplinaria Judicial, órgano para supervisar el poder judicial señalado por la UE por atacar la separación de poderes y la independencia de la justicia, lo que ha supuesto un millón de euros al día de multa para el país. Sanción que se suma a otras muchas ya ordenadas por la UE.

La reacción del gobierno, no obstante, ha sido adoptar una postura de «insumisión comunitaria» y un lenguaje poco menos que bélico. En una entrevista en el Financial Times, Morawiecki ha llegado a decir que «si la UE comienza la III Guerra Mundial, los polacos nos defenderemos con todas nuestras fuerzas». El ministro de Justicia, Zbigniew Ziobro, también ha capitaneado este discurso de confrontación. «El Estado polaco no debe doblegarse ante la anarquía», dijo públicamente.

No obstante, por otro lado, parece que se está preparando una reforma legislativa para clausurar este organismo y así poder evitar las sanciones europeas, si bien todavía no se conocen los detalles. Y es que la población de Polonia se ha manifestado abiertamente en contra de este conflicto por su sentimiento mayoritariamente pro europeo.

Choque con Bielorrusia

Mientras este conflicto con la Unión Europea se agudiza, las tensiones en la frontera con Bielorrusia también siguen creciendo debido a la llegada de inmigración procedente del país. Polonia ha criticado duramente al gobierno bielorruso por empujar a inmigrantes a su país y a la UE por no hacer nada por ayudar.

Así, para hacer frente a ambas situaciones, el parlamento polaco aprobó la construcción de un muro de tres metros de altura en la frontera con Bielorrusia, además del envió de 3.000 soldados más, formando un total de 10.000 y la promulgación del estado de emergencia en la región. Por su parte, el gobierno de Alexander Lukashenko ha militarizado las regiones fronterizas, donde ha instaurado un toque de queda y controles de seguridad.

El gobierno de extrema derecha polaco ha estado agitando estos dos meses el discurso del miedo para poder aprobar medidas cada vez más represivas, como reconocen algunos expertos politólogos del país, y donde se llama abiertamente al boicot a la Unión Europea.

Así, en medio de este contexto, el pasado martes el gobierno de Morawiecki impulsó la Ley de Defensa de la Patria, que contempla la creación de un cuerpo de reservistas en el ejército, aumentos salariales para la tropa, un servicio militar voluntario para jóvenes polacos, la simplificación de los trámites de reclutamiento y bonificaciones para militares en acceso a vivienda, becas de estudios y acceso a la universidad. El objetivo: que el ejército pase de 100.000 a 250.000 efectivos.

A esto se suma la adquisición de armamento avanzado, como 32 cazas de combate F-25 y 250 tanques M1 Abrams. Todo un proceso de militarización que aumentará el gasto en defensa considerablemente bajo la excusa de la defensa de la soberanía nacional. Unas medidas que, sin duda, agravarán los conflictos en Polonia.

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.