Detenido el líder del partido neofascista Fuerza Nueva por asaltar la sede del sindicato más grande de Italia

La manifestación contra el Pasaporte COVID en Roma, bajo el lema «No Green Pass», donde acudieron unas 10.000 personas según fuentes policiales, terminó en fuertes disturbios y el asalto a la sede del sindicato italiano Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL) por parte de grupos neofascistas que habían secundado la protesta. La jornada se saldó con 12 personas detenidas, entre ellos, Roberto Fiore, el líder del partido neofascista Fuerza Nueva, y Giuliano Castellino, el jefe de la organización en la capital italiana.

Según ha informado el diario La Repubblica y han recogido medios como El Periódico, todo comenzó a la entrada del conocido parque Villa Borghese, cuando Fiore y Castellino se separaron y con varios de sus seguidores asaltaron el local del sindicato. Acto seguido, en otros puntos de Roma y también en otras ciudades italianas se dieron enfrentamientos contra las autoridades policiales, a las que lanzaron objetos y pidieron a dimisión del gobierno.

La policía movilizó a sus unidades antidisturbios y dispersó a la multitud empleando granadas aturdidoras y bombas de humo. Varios vídeos recogieron los hechos, que recorrieron las redes e indignaron a la población.

Rápidamente se filtraron también grabaciones de cómo entraron en el interior de la sede y destrozaron todo a su paso, sin que las autoridades policiales hicieran aparentemente nada por evitarlo.

El sindicato, por supuesto, ha denunciado este «asalto fascista» en palabras de su secretario general, Maurizio Landini. «Es un ataque a la democracia y a todo el mundo del trabajo que queremos rechazar. Nadie quiere en devolver nuestro país a los veinte años de fascismo», ha sentenciado.

Así, centenares de personas, convocadas por el sindicato, se han manifestando enfrente de la sede contra el ataque y contra la impunidad del fascismo. Durante la protesta, el propio Landini pidió al gobierno que se prohibieran los partidos políticos neofascistas. «Todas esas formaciones que se identifican con el fascismo deben ser disueltas y este es el momento de decirlo claramente», declaró.

Los principales partidos políticos condenan el ataque

El diputado del Partido Democrático, Emanuele Fiano, ha mostrado su voluntad de recoger estas reivindicaciones y ha anunciado que presentará en las próximas horas una moción urgente ante el Parlamento «para pedir la disolución de Fuerza Nueva y los demás movimientos abiertamente fascistas», según hizo saber durante la protesta.

Por su parte, Sergio Mattarella, el presidente de la República de Italia, ha hablado por teléfono con el secretario general de la CGIL para expresarle su solidaridad tras el ataque. También el primer ministro, Mario Draghi, ha telefoneado a Landini para expresarle a él y a todo el sindicato la plena solidaridad del Gobierno. «Los sindicatos son una defensa fundamental de la democracia y los derechos de los trabajadores. Cualquier intimidación contra ellos es inaceptable y debe ser rechazada con absoluta firmeza», ha apuntado en un comunicado que ha sido aireado por la prensa italiana.

Draghi ha aprovechado además para condenar la violencia que se ha producido en otras ciudades italianas. «El derecho a expresar las propias ideas nunca puede degenerar en actos de agresión e intimidación», ha advertido. En Milán, la Policía ha cargado contra los asistentes a la marcha «No Green Pass» y es ya el tercer sábado consecutivo de enfrentamientos entre manifestantes y policías.

Por el momento, ni la Liga de Matteo Salvini ni Hermanos de Italia de Georgia Meloni, los principales partidos políticos de extrema derecha de Italia, se han pronunciado al respecto.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Neofascistas asaltan la sede del sindicato CGIL. Autor: Captura de pantalla realizada el 11/10/2021 a las 11:00h. Fuente: Twitter

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.