Suspendido el juicio contra Eulàlia Reguant, diputada de la CUP que se negó a responder a Vox en el juicio del ‘procés’

Eulàlia Reguant, diputada de las Candidatures d’Unitat Popular (CUP) en el Parlament de Catalunya y portavoz de su grupo parlamentario, estaba citada hoy martes 1 de marzo a las 9:00 horas a un juicio del Tribunal Supremo acusada de un delito de desobediencia grave al negarse a responder al partido de extrema derecha Vox en el juicio del ‘procés’ catalán, donde los considerados organizadores del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre de 2017 fueron acusados y juzgados por ello.

Sin embargo, tras las alegaciones presentadas por su defensa, el abogado Daniel Amelang, los jueces han decidido darle la razón y suspender el juicio por «un error durante la tramitación de la causa». Esto supone que algunas fases del proceso judicial deberán repetirse. Así, Fiscalía deberá presentar un nuevo escrito de acusación y volver a citar a la diputada para que sea juzgada.

La Fiscalía le pide por este delito cuatro meses de prisión y de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

«Al fascismo no se le da espacio»

Entre los años 2017 y 2019, el Tribunal Supremo llevó a cabo los juicios al «procés» catalán, presidido por el juez Manuel Marchena, quien encabezaba un tribunal con otros siete magistrados. Se acusaron a 18 personas por delitos como el de sedición, desobediencia o malversación a diferentes líderes del movimiento independentista, incluyendo a la práctica totalidad del gobierno de Cataluña. La sentencia estableció penas de entre 9 y 13 años de prisión por la organización del referéndum.

Durante el proceso, Eulàlia Reguant y Antonio Baños, de las CUP, se negaron a responder a las preguntas de Vox. En aquel momento, el partido de extrema derecha todavía no tenía representación en las instituciones, y el hecho de presentarse como acusación popular al juicio obedeció no únicamente a cuestiones ideológicas, sino también a una elaborada estrategia de propaganda.

La diputada se negó a hacerlo tildando a Vox de «extrema derecha, machista y xenófobo». No obstante, el hecho de comparecer como testigo le obligaba a declarar, pero varios errores en el proceso ahora dificultan que sea juzgada. «Hemos defendido el derecho a disentir y a enfrentarse a la autoridad porque al fascismo se le combate y no se le puede dar un solo espacio», dijo en su momento a la salida de los juzgados, según informó la Agència Catalana de Notícies (ACN).

Los errores durante el proceso judicial

Las alegaciones del abogado de Eulàlia Reguant se centran en dos puntos. Por un lado, el hecho de que la acusada se convirtió en diputada tras las elecciones autonómicas de febrero de 2021, por lo que estaba aforada antes del escrito de acusación de la Fiscalía Provincial de Madrid, por lo que tanto dicho escrito como la apertura de juicio oral serían «nulos de pleno derecho».

Por otro lado, la defensa de la diputada considera que la acusación vulnera «la libertad ideológica» y el «derecho a la libertad de expresión», no solo defendiendo así su derecho a no responder ante Vox, sino también porque en 2019 tanto Antonio Baños como ella ya fue sancionada con una multa de 2.500 euros por este mismo hecho.

Según el abogado, esto supone la vulneración del principio ‘non bis in ídem’ bajo el cual no se puede castigar a una persona más de una vez por la misma conducta delictiva.

Los jueces consideraron la primera parte, pero no la última, debido a que la primera implicaba la suspensión del juicio.

Dignidad vs Vox

El lunes 28 de febrero, diferentes colectivos, plataformas y organizaciones antifascistas de diversa índole, además de representantes políticos, acudieron a un evento en apoyo a Eulàlia Reguant en la sala ECOOO de Madrid organizado por ‘Ferma contra el feixisme’ (grupo de apoyo de Eulàlia Reguant), donde también acudió Al Descubierto.

El evento contó con pequeñas intervenciones cortas acerca de cómo hacer frente al discurso de la extrema derecha y a sus consecuencias. Desde Al Descubierto, defendimos algunas claves básicas acerca de la responsabilidad de los medios de comunicación en el auge de la extrema derecha, cómo hablar de ella y de la necesidad de una mayor implicación del activismo en redes sociales.

Así, acudieron la Coordinadora Antifascista de Madrid, el Sindicato de Manteros de Madrid, 8 Mil Motius, Izquierda Castellana, Raval vs Vox, Alerta Solidària, Encausats Pego, Antifeixistes de Pego, Madrileños por el Derecho a Decidir, Albert Absolució, la activista y diputada Basha Changue y medios independientes como La Comuna o Lo que Somos.

Muchas de estas personas y colectivos, como es el caso de Antifeixistes de Pego, tenían en común el haber sido juzgados y/o acusados injustamente en un intento de reivindicar sus derechos, ya sea por pedir penas exageradas, por agravio comparativo, por falsedad, por una legislación injusta y/o por agravio comparativo, entre otros motivos.

El evento fue una muestra más de cómo las personas y colectivos que abogan por la defensa de los derechos y de las libertades fundamentales se unen, a pesar de sus diferencias, por un objetivo común.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Eulàlia Reguant, diputada de las CUP. Autor: Roser Gamonal, 27/02/2022. Fuente: El Salto Diario (CC BY-SA 3.0)

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.