Marian Kotleba, líder ultraderechista eslovaco, condenado por usar símbolos nazis

Marian Kotleba, miembro del Consejo Nacional y líder del Partido Popular Nuestra Eslovaquia (LSNS), recibió una sentencia firme de 6 meses de prisión con periodo de prueba de 18 meses por «expresar simpatía por un movimiento que suprime los derechos y libertades fundamentales» al utilizar símbolos nazis. Kotleba había sido condenado previamente a cuatro años y cuatro meses de prisión en 2020, pero había presentado un recurso contra la decisión judicial.

El Tribunal Supremo de Eslovaquia emitió sentencia firme reduciendo lo suficiente la condena como para que no tenga que ingresar en prisión. Sin embargo, perderá su asiento en el Consejo Nacional, la cámara legislativa eslovaca, puesto que la legislación no permite que personas condenadas por delitos penales sean representantes políticos.

Billetes con símbolos nazis

El suceso ocurrió en 2017 cuando, siendo Marian Kotebla era presidente de la región autónoma de Banská Bystrica, envió un cheque a una familia por valor de 1.488 euros.

Kotleba fue condenado originalmente a cuatro años y cuatro meses de prisión por el tribunal penal especializado en 2020. Apeló la decisión.

El fallo de la Corte Suprema significa que Kotleba no irá a la cárcel. Sin embargo, perderá su escaño en el parlamento ya que la ley eslovaca no permite que los miembros conserven sus escaños cuando son condenados por un delito penal.

Kotleba fue condenado por entregar un cheque por valor de 1.488 euros a tres familias el 14 de marzo de 2017, mientras era presidente de Banská Bystrica, la región autónoma, durante el aniversario del estallido de la guerra en Checoslovaquia en 1939 y que desencadenó el desmembramiento del territorio y la creación del Estado de Eslovaquia, que sería títere de la Alemania Nazi hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

La fiscalía llevó el caso de oficio a los tribunales bajo la premisa de que 14 y 88 son dos números utilizados por la iconografía nazi. El 14 hace referencia al número de palabras pronunciadas por David Lane, supremacista blanco miembro del Ku Klux Klan y fundador de The Order: «Debemos asegurar la existencia de nuestra raza y un futuro para los niños blancos.» El 88 hace referencia a la octava letra del abecedario, es decir, HH, que a su vez son las siglas de «Heil Hitler» (Viva Hitler, en alemán, saludo típico dentro del partido nazi). Ambos números suelen emplearse de forma conjunta por la escena neonazi global.

Kotleba y LSNS en Eslovaquia

Kotleba tiene una larga historia de procedimientos judiciales y problemas con la ley. Su primer partido, Unión Eslovaca – Partido Nacional, fue disuelto en 2006 debido a párrafos anticonstitucionales en el mismo programa de la organización. También fue acusado de utilizar el saludo fascista eslovaco, o por un cartel electoral en 2009, en el que prometía deshacerse de “no solo los parásitos gitanos”.

Sin embargo, hasta ahora siempre había conseguido evadir la justicia.

Manifestación del LSNS, el partido de Kotleba. Autor: Ec1801011, 26/03/2019.Fuente: Wikimedia Commons / CC BY-SA 4.0
Manifestación del LSNS, el partido de Kotleba. Autor: Ec1801011, 26/03/2019. Fuente: Wikimedia Commons / CC BY-SA 4.0

Su partido, al que ingresó su propio apellido en la denominación en 2015, motivo por el cual se llaman oficialmente Kotleba – Partido Popular Nuestra Eslovaquia, cuyos militantes también se llaman kotlebistas, guardan relación con movimientos ultranacionalistas eslovacos que cobraron fuerza con la disolución de la Unión Soviética y que se agruparon en organizaciones como Hermandad Eslovaca.

El partido, que tiene su sede precisamente en la región de Banská Bystrica, no se ha caracterizado demasiado por ocultar sus ideas. Suele rendir culto a Jozef Tiso, líder del gobierno títere nazi de Eslovaquia entre 1939 y 1945 (de hecho, el logotipo del partido es muy parecido al de Tiso). Uno de sus pilares centrales es la antiinmigración, el antigitanismo, el rechazo a los derechos LGTB, estar en contra de las ayudas sociales, la defensa de los valores tradicionales y cristianos y la salida de la UE y de la OTAN.

Sus miembros suelen utilizar uniforme y organizar marchas y desfiles llamativos, además de emplear saludos nazis y ataques continuos a la comunidad gitana del país (y a otras minorías étnicas).

Se presentaron por primera vez a las elecciones en 2010, pero ni en esas ni en las siguientes consiguieron grandes apoyos. Esto cambió en 2013 cuando el LSNS consiguió ganar las elecciones regionales en Banská Bystrica, donde Kotebla gobernó hasta 2017. En 2016, el partido entró en el parlamento con un 8,04% de los votos, una subida de la popularidad que coincide con el auge de la extrema derecha europea debido a la crisis de refugiados de la Guerra de Siria de 2015 y a la retórica antiinmigración empleada por estos partidos.

En 2020, tras cambiar su nombre a Kotlebistas – Partido Popular Nuestra Eslovaquia, obtuvo 20.000 votos más y pasó de 14 a 17 escaños. Sin embargo, en 2021, varios miembros del partido se fueron y fundaron su propio partido de extrema derecha: La República, dirigido por el miembro del parlamento europeo Milan Uhrík.

Ambos partidos también se han caracterizado por posturas negacionistas del COVID19 durante la pandemia, negándose muchos de sus miembros a acatar las medidas higiénico-sanitarias, como llevar mascarilla.

Aunque Kotleba se haya librado hasta ahora de una sentencia judicial, no ha sido así en el partido. Por ejemplo, Milan Mazurek, otro miembro, se convirtió en el primer legislador eslovaco en perder su escaño en el parlamento en 2019 después de ser condenado por lenguaje racista contra la comunidad gitana del país. Mazurek fue nominado a «Homófobo del Año» por negar la existencia de las personas transgénero en 2020 por dos de las asociaciones defensoras de los derechos LGTB de Eslovaquia más grandes. En 2021, se unió a La República, la escisión de Kotlebistas.

Debido a su rechazo a la UE y a la OTAN, han mostrado simpatías por Rusia, con varias proclamas a su favor. De hecho, forman parte de la Alianza por la Paz y la Libertad (AFP), la red internacional neofascista europea más importante y que incluye a partidos como Democracia Nacional (DN) o el Partido Nacional Demócrata de Alemania (NPD), también conocidos por sus relaciones con Rusia. No obstante, en 2019 el Ministro de Exteriores de Rusia condenó las tácticas y políticas extremistas del partido. En el Europarlamento no están adscritos a ningún grupo parlamentario.

Así, el partido es tildado directamente de neonazi y neofascista por la mayoría de politólogos y expertos en política.

Una sentencia que sienta un poderoso precedente y que ha sido celebrado por las asociaciones de derechos humanos.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Marian Kotleba. Autor: Jan.kroslak, 15/05/2010. Fuente: Wikimedia Commons / CC BY-SA 4.0.

Viktor Orbán consigue su cuarta mayoría absoluta en las elecciones de Hungría

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.