Una manifestación ultraderechista e islamófoba provoca una semana de disturbios en Suecia

Casi una semana de disturbios en Suecia provocados por la islamofobia de la extrema derecha, en unos altercados que han provocado varios heridos y decenas de personas detenidas. El pasado sábado, el partido ultraderechista Stram Kurs (Línea Dura) convocó una manifestación en la ciudad sueca de Malmö para una “quema” del libro sagrado de los musulmanes, el Corán, en pleno mes del Ramadán.

El pasado martes 19 de abril, un autobús fue incendiado y otros vehículos resultaron fuertemente dañados en la zona donde iba a tener lugar dicha concentración, que había sido autorizada con antelación por el gobierno sueco. Los pasajeros del autobús tuvieron que ser evacuados del lugar, mientras las fuerzas de seguridad se vieron envueltas de pedradas y de cócteles molotov.

El pasado lunes, compareció el jefe de la Policía Nacional, Anders Thornberg, para hacer un balance del impacto de los disturbios. Solo el domingo se arrestaron a ocho personas en Norrkoping y hubo otros 18 detenidos en la cercana localidad de Linkoping. Además, tres personas se encuentran heridas de bala después de que la Policía hubiera disparado al aire durante alguna de estas protestas.

Las autoridades policiales han defendido la actuación de sus agentes y han acusado en cambio a grupos organizados de haber promovido una delincuencia “muy grave”, según la cadena sueca SVT. La Policía cifra en unos 40 el total de heridos, entre ellos 26 miembros de las fuerzas de seguridad, mientras que también se habrían destruido alrededor de 20 vehículos. Las autoridades también han pedido la colaboración de los ciudadanos: les han invitado a aportar imágenes e informaciones que permitan avanzar con las investigaciones.

La ultraderecha la detonante de los disturbios en Suecia

El origen de estos enfrentamientos está en el hecho de que el partido Línea Dura recibiera una autorización para celebrar este domingo una manifestación en la que pensaba quemar un ejemplar del Corán.

Línea Dura es un partido xenófobo e islamófobo marginal con sede en Copenhague, cuyo líder es el abogado Rasmus Paludan, de doble nacionalidad sueco-danesa y que actúa en diferentes países nórdicos. Paludan, abiertamente xenófobo e islamófobo, hace continuamente campaña por la prohibición del Islam y la expulsión de los inmigrantes no europeos.

El ultraderechista, que ha pasado por diferentes partidos políticos daneses, ha adquirido cierta fama a causa de la difusión en redes sociales de vídeos provocadores y xenófobos que han agitado sucesivas campañas electorales.

Paludan comenzó su andadura en el Partido Social Liberal de Dinamarca en 2003, considerado de centro y socialdemócrata, para más tarde unirse al Partido Liberal, el principal partido de centro derecha del país, en 2010. De ahí saltaría a Nueva Derecha, una escisión del Partido Conservador y que es considerado de extrema derecha, en 2016. No duraría ni un año. En 2017 finalmente creó su propio partido, Línea Dura.

En 2021, saltó a las portadas a través de una investigación del diario Ekstra Bladet, que publicó que Paludan, a través de su servidor de Discord, habría estado hablando sobre sexo fetichista con menores de entre 13 y 17 años. Paludan no negó las afirmaciones, pero negó haber actuado mal, afirmando que no sabía qué edad tenían las personas con las que estaba hablando. Y que los chicos o los moderadores del chat lo habrían detenido si se hubiera excedido en algún límite.

El mundo islámico responde

Las llamadas a “quemar el Corán” han provocado duras reacciones en varios países del mundo islámico tras los disturbios en Suecia.

El Gobierno iraní denuncia ante la Policía y el Gobierno de Suecia que se permitiera el pasado viernes que Rasmus Paludan quemara una copia del Corán “bajo el pretexto de la libertad de expresión”. El Ministerio iraní ha descrito el acto como una “blasfemia” y un “evidente ejemplo de odio” y “hace responsable al Gobierno sueco, de quien espera una reacción inmediata, severa y explícita contra el responsable”.

El embajador en funciones de Suecia en Teherán fue convocado por las autoridades iraníes para trasladar su condena por esas concentraciones, convocadas “bajo el pretexto de la libertad de expresión con el apoyo de la Policía sueca”, a juicio de Irán.

“La ola de odio e intolerancia en Suecia contra nuestra religión islámica es rechazada y peligrosa por su adopción de una ideología contraria a los principios de la convivencia”, dijo el pasado lunes el consejero político del presidente de Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, en su cuenta de Twitter.

Arabia Saudí también condenó la “ofensa intencional por un grupo de extremistas en Suecia”, y el Ministerio de Exteriores saudí hizo hincapié en un comunicado sobre “la importancia de concertar los valores del diálogo y la convivencia, y renunciar al odio, el extremismo y la exclusión”.

También se manifestaron países como Kuwait y Catar, que coincidieron en la necesidad de que “la comunidad internacional asuma su responsabilidad para frenar esas acciones” y “trabaje por una solución a la controvertida relación entre la libertad de religión y creencia y la de expresión”.

Por su parte, el Gobierno de Irak convocó este domingo al encargado de negocios sueco en Bagdad, Hakan Rooth, ante la autorización de un acto que tildó de una “ofensa grave” y una “provocación” hacia los musulmanes, que además se produce durante el mes sagrado del Ramadán.

No es la primera vez que la extrema derecha provoca este tipo de conflictos y episodios, como los disturbios en Suecia. De hecho, Paludan ya protagonizó la quema de un ejemplar del Corán en 2019. Un ejemplo de cómo con discursos xenófobos, homófobos, machistas y demás, se socavan los derechos y los cimientos sobre los que se sustentan las democracias civilizadas.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: El político antiislámico danés Rasmus Paludan quema un Corán en un mitin en Nørrebro, bajo fuerte protección policial. Autor: FunkMonk, 02/09/2019. Fuente: Wikimedia Commons / CC BY-SA 4.0

Una manifestación ultraderechista e islamófoba provoca una semana de disturbios en Suecia

Moisés Pérez

Graduado en filología hispánica y futuro profesor de secundaria. Apasionado por la política, la sociología y la educación. Convencido de que con la política y la educación se puede cambiar el mundo. Amante del rigor informativo y del análisis de datos para combatir las "fake news"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.