Vox se niega a dar explicaciones sobre la presunta corrupción de su consejero de Cultura Gonzalo Santonja

Vox cierra filas ante los supuestos delictivos que se ciernen sobre el Consejero de Cultura de Vox recién nombrado, Gonzalo Santonja.

Ayer miércoles, Juan García Gallardo Frings juraba el cargo de vicepresidente de Castilla y León.  En este momento, Frings, defendía la “honradez impecable” de los tres consejeros elegidos por Vox que forman parte del gobierno autonómico.

Gonzalo Santonja estaba junto a Frings. El catedrático ha sido acusado de cobrar durante 20 años de la Fundación que presidía, mientras lo mezclaba con su sueldo de catedrático del que tenía exclusividad.

En este momento se le preguntó a García Gallardo si consideraba ético el este caso.  El vicepresidente defendió a Santonja y se negó a que este respondiera ante la prensa, diciendo que este caso tenía que ver con el “ruido” y un supuesto ataque de los medios a la labor de Vox.

Además, Gallardo invitaba a acudir a los tribunales a quién tuviera duda, negándose pues a aclarar la situación en los medios y sugiriendo a quien lo quiera un largo periplo judicial.

Por su parte otros miembros de Vox como Jorge Buxadé o Iván Espinosa de los Monteros han defendido la elección del nuevo gobierno.

Espinosa de los Monteros ha dicho estar “estar extraordinariamente orgulloso de la formación de este Gobierno”, recalcando la posición de Juan García Gallado y los “tres profesionales” que le acompañan.

De esta manera Espinosa daba su apoyo velado a Santonja. Sobre los ataques hacia este, Vox ha eludido el ataque diciendo que “provienen de la izquierda y el separatismo” que según él dominan los medios.

El caso del separatismo es curioso cuando Santonja compartió espacios con Herri Batasuna, brazo político de ETA y compartió espacios con la marca en 1987, cuando ETA estaba totalmente activa.

El caso Santonja

Santonja fue desde 2002 y durante casi 20 años presidente de la Fundación Instituto de la Lengua, una fundación con escaso peso fuera de CyL pero regada con enormes cantidades de dinero público de gobiernos del Partido Popular.

Santonja era catedrático de la UCM, por lo que cobraba un generoso sueldo de 85.000€, con exclusividad y se esperaba que su cargo de presidente en la Fundación fuera gratuito.

Tal y como desveló elDiario.es no fue así. Desde prácticamente el inicio de su mandato, Santonja cobró a través Monbrú S.L, su empresa por la que ponía a servicio de la fundación  sus obras y “asesoría intelectual”. La sociedad cobró miles de euros de la fundación cada pocos años por este concepto.

Además, puso desde 2003 un coche con chofer a disposición del presidente, cosa que Santonja  ha negado diciendo que era de la fundación, aunque en las actas especifica que es suyo.

Para arreglar esta irregularidad, ya que la exclusividad con la UCM le impedía cobrar esto, en 2016 se hizo un contrato como asesor de la fundación, que cobraba a través de la UCM.

Como asesor solo respondía de su cargo ante el presidente, ósea el mismo y el patronato, que se reunía dos veces al año.

Finalmente, los roces con el consejero de Cultura de Cs, Javier Ortega, que buscaba un cambio para las fundaciones y la salida de Santonja con su jubilación. Santonja se negó a esto, empezando una dura pugna. Acorralado abandonó el puesto y sorprendió al presentarse por Vox.

Tras las elecciones, Ortega ganó un puesto de libre designación como jefe de Servicios de Estudios y Documentación de la Secretaría General de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte.

Santonja llevo a cabo su venganza. Como Consejero de Cultura es su superior y Ortega fue cesado el 13 de mayo de este puesto.

El polémico estreno de García Gallardo en las Cortes

Aparte de las polémicas declaraciones echando un capote a Santonja por su posible corrupción, la sesión inicial donde García Gallardo se estrenaba como vicepresidente ha estado llena de polémicas declaraciones y de lo que la oposición ha declarado como una “bajada de nivel” sin que el PP haya salido a defender a Gallardo.

Y es que este se ha estrenado con un tono socarrón, insultante, lleno de desprecios, ataques y por supuesto, con la polémica visión ultraconservadora que tiene Vox de muchos temas.

Estos ataques han sido respondidos con menor dureza por parte de la oposición que han tachado a Gallardo de “Florero”, por cobrar 80.000€ anuales sin tener consejería propia, enchufar a un familiar como jefe de gabinete y han puesto en duda que en 2013 fuese campeón nacional de debate. Mención especial aquí a Francisco Igea que ha dado la batalla dialéctica.

García Gallardo ha hecho suyo el discurso de los grupos antielección, diciendo que el aborto es “triturar niños con discapacidad” y que su formación se opondrá, cargando contra la ley.

Aquí ha sido una de las principales polémicas, cuando ha dicho a una  diputada con discapacidad “le voy a responder como a una persona normal”.

Estas declaraciones han causado la ira de las asociaciones de personas con discapacidad que le han pedido retractarse.

Aparte de oponerse al derecho de las mujeres a abortar, también les ha reservado exclusivamente el papel tradicional, diciendo que la suya será una región maternal, con las mujeres “portadoras y dadoras de vida”.

También ha dicho que lucharán contra el “adoctrinamiento escolar”, en una región gobernada por el PP durante las última décadas y donde Mañueco anunció que no había adoctrinamiento.

Aunque esto es poco probable, ya que las escuelas concertadas y católicas se dedican literalmente al adoctrinamiento, ósea, a “dar doctrina” de la Iglesia Católica. Así que el adoctrinamiento en los colegios católicos es algo asegurado.

El PP también se ha mostrado molesto con Gallardo, que ha unido su cargo como máximo líder de Vox y su cargo institucional en uno solo en unas declaraciones ante la prensa.

Una cuestión que desde el PP consideran una “involuntaria confusión” por la bisoñez en el cargo y que confían se arreglara con el tiempo, al ser dos cargos totalmente separados.

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.