«Maricón de mierda, la gente como tú se tiene que morir»: una semana marcada por la LGTBIfobia

Los delitos de odio han aumentado de forma considerable en los últimos años, entre ellos, la LGTBfobia. Amenazas al grito de «maricón», agresiones, insultos… han marcado esta última semana en España. Una de las primeras ha sido a un joven niño transgénero de 13 años, pero también se han dado, al menos dos más especialmente llamativas, que se conozca.

La vida de este muchacho cambió a peor cuando anunció su intención de cambiar de sexo. Desde entonces, ha vivido un constante bullying durante los últimos tres años con todo tipo amenazas, insultos y coacciones, muy especialmente desde su entorno social, en el centro escolar.

Parece que el profesorado no hizo mucho por defenderle. Incluso uno de ellos se negó a llamarle con el pronombre elegido hasta que no se lo exigiera un juez.

La situación que el joven vivió llevó a su familia a cambiarle del centro. Tras esto, publicó en su cuenta de Instagram un sentido escrito contando sus vivencias y lo sufrido, esperando que nadie pasara por lo mismo y como forma de reivindicar su identidad sexual.

«Salí del armario como un chico transgénero bisexual cuando tenía trece años y me empujaron en un podio para ser ridiculizado», escribió el joven.

Esto causó la ira de sus acosadores. Los jóvenes, pertenecientes a un centro privado de Castilleja de la Cuesta, en Sevilla, presuntamente le amenazaron por un grupo privado de WhatsApp con agresiones físicas.

«Al maricón yo le voy a meter un tortazo, no una denuncia” o «Como coja yo al bicho este por banda lo reviento, porque se supone que es un tío, así que le puedo cascar» han sido algunos de los mensajes revelados y denunciados. Tras estas intolerables amenazas, la familia ha denunciado a los cinco jóvenes ante la Fiscalía de menores, quien investiga el caso.

Mientras, el joven sigue asistiendo a terapia para superar las secuelas del bullying.

«Maricón de mierda, la gente como tú se tiene que morir»

El caso del joven transexual no es el único. Este miércoles, un joven denunció ante la policía de Valencia una nueva agresión homófoba ocurrida durante la Semana Santa.

Los hechos ocurrieron en Akuarela, una conocida discoteca valenciana muy cercana a la playa Malvarrosa. Ángel Márquez, el joven damnificado, denunció que estaba en la sala grande de la discoteca con un chico. En ese momento, relata que se le acercaron otros tres hombres, lanzando insultos y amenazas, exigiéndoles que abandonasen la discoteca.

El joven, que no acababa de entender lo que pasaba o porque debía irse, respondió que no.

Tras esto, uno de los agresores se abalanzó sobre él, lanzándolo al suelo y entre los tres empezaron a pegarle mientras le insultaban: “maricón de mierda”, “la gente como tú se tiene que morir”, etc.…

Su amiga intentó separarlos con poco éxito. Poco después, apareció un guardia de la discoteca. El joven, que esperaba ser socorrido, cuenta que fue expulsado sin ningún tipo de ayuda o apoyo por parte del negocio.

Tras esto, fue al hospital, donde le han confirmado un traumatismo craneal, fractura en el tabique nasal, edema en la oreja izquierda y hematomas en cara, cuello y brazos.

El joven ha colgado el mensaje buscando testigos que le ayuden a reconocer a sus agresores para poder localizarlos.

Amenazas fascistas para acallar voces incómodas

Otro caso es el que ha afectado Carles Ponsí, conocido dibujante y redactor de la revista satírica El Jueves, y autor de libros como Amado Líder.

Ponsí iba a participar en la Feria del Libro de Cataluña. El autor relata haber sufrido graves amenazas homófobas que le han empujado a retirarse del evento. «Cuando se ofende en nombre de Dios y la patria no hay dialéctica más admisible que la de los puños y pistolas. Prepárate pedazo de meme andante» es una de las amenazas que denuncia haber recibido.

Esta agresión homófoba viene acompañada de trazas ultraderechistas. Y no solamente por las menciones de carácter nacionalista y religioso, sino porque la amenaza parafrasea la famosa frase de José Antonio Primo de Rivera, fundador del partido Falange Española, que posteriormente sostuvo el régimen de Francisco Franco.

Esta frase fue pronunciada en el Teatro de la Comedia de Madrid, el 29 de octubre de 1939, quedando en el imaginario del neofascismo español: “Pero no hay más dialéctica admisible que la dialéctica de los puños y de las pistolas cuando se ofende a la justicia o a la Patria.”

Así, Carles Ponsí, que iba a firmar ejemplares de su último libro Sexo mal (Fandogamia) ha denunciado esta situación ante los Mossos d’Esquadra y el Observatorio contra la Homofobia (OCH).

Este último ha activado sus protocolos, a la par que ha denunciado el hecho ante distintas instituciones como el Síndic de Greuges, la Consellería de Interior o al director general de Políticas Públicas LGTBI.

El auge del odio contra las personas LGTB y la radicalización de extrema derecha

Pese a que la delincuencia se reduce en España año tras año, no es así en los delitos de odio, que van en aumento.

Los delitos de odio por orientación sexual son los terceros que más crecieron, sumando un alza del 8%. Estos delitos, como hemos visto al grito de «maricón», se concentran mayormente en hombres homosexuales/bisexuales y personas tránsgénero

Como señalan no solo los sindicatos, si no también los investigadores y analistas, este aumento de los delitos de odio y actos como el del IES Alfàbegues  tienen que ver con el aumento de la extrema derecha y sus discursos polarizadores.

El influjo de esta ideología se pone en poca duda cuando ante una manifestación espontánea con banderas LGTBI se responde con una contramanifestación enarbolando banderas de España.

Esta retórica de los “enemigos de España” y de señalamiento de grupos que no encajan con la ideología ultraconservadora es algo básico en los grupos de extrema derecha. Además, Vox y sus altavoces mediáticos persiguen la radicalización de los niños y jóvenes, siendo especialmente activos en TikTok. Allí es el primer partido en número de seguidores y actividad.

Esta radicalización además suele ser efectiva. Por ejemplo en el caso de las agresiones a las personas LGTB, el principal agresor según la Policía Nacional responde a un perfil de hombre joven, entre 18 y 30 años de edad, de nacionalidad española.

Porque este es siempre el problema de los discursos de odio, que más pronto que tarde, se convertirán en crímenes de odio.

Enlaces, fuentes y bibliografía:

– Foto de portada: Fotomontaje: Foto del dibujante Carles Ponsí. Fuente: Facebook / Imagen de Ángel Márquez tras la agresión/ Fondo bandera LGTB / CC BY CC0

Caras pintadas de verde, civiles atados a farolas: organizaciones gitanas denuncian racismo contra los gitanos de Ucrania

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.