Gustavo Petro gana las elecciones en Colombia y pasa a segunda vuelta contra Rodolfo Hernández, «el Trump criollo».

Gustavo Petro, candidato de la izquierdista coalición del Pacto Histórico por Colombia, ha ganado las elecciones presidenciales de Colombia con el 40,32% según los datos de la Registraduría Nacional. En segundo lugar, ha quedado Rodolfo Hernández, de la candidatura atrapalotodo Liga de Gobernantes Anticorrupción, con un 28,15%, por lo que el conocido como «Trump criollo» se enfrentará a Petro en la segunda vuelta electoral.

Si bien todas las encuestas señalaban a Petro como el ganador de los comicios, partiendo como favorito desde hacía tiempo, el segundo puesto no estaba tan claro, estando disputado entre Hernández y Federico Gutiérrez, candidato derechista de Creemos Colombia, considerado una escisión del Partido de la U, la principal fuerza uribista. Sin embargo, Guitérrez se quedó al final en el 23,91% de los votos.

En cuarto lugar quedó Sergio Fajardo, de la coalición moderada Centro Esperanza y que agrupaba a partidos como Alianza Social Independiente, Nuevo Liberalismo o Dignidad, que llegó al 4,2% de los votos, siendo uno de los grandes derrotados de la cita.

Unas elecciones que marcan un antes y un después para Colombia, que ha dado un giro a la izquierda a su panorama político y ha castigado el uribismo, que pasa por su peor momento.

Gustavo Petro, la alternativa al uribismo

Durante los últimos meses, Gustavo Petro, del partido Colombia Humana, consiguió integrar una poderosa coalición uniendo a otras fuerzas políticas de la izquierda como Unión Patriótica, Polo Democrático Alternativo, Coalición Verde, Alianza Democrática Amplia o Movimiento Alternativo Indígena y Social, consiguiendo aglutinar muchos apoyos.

Petro acumula una trayectoria política en Colombia muy larga, comenzando en los años 70 militando en el movimiento guerrillero M-19 y más tarde saltando a su brazo político, Alianza Democrática M-19, elemento importante en la redacción de la Constitución de 1991. En 1998, en el Movimiento Vía Alterna, consiguió ser diputado de la Cámara de Representantes. Tuvo que exiliarse tres meses a Estados Unidos ante serias amenazas a su vida por parte de un paramilitar.

A su regreso, Vía Alterna formó parte del Polo Democrático Alternativo y abanderó las corrientes más moderadas dentro de la izquierda colombiana en un intento de conseguir un ambiente más propicio para la paz en Colombia. Como, senador e inició una fuerte oposición contra Álvaro Uribe, entonces presidente, al que acusaba de tener relaciones con grupos paramilitares. Reveló que había recibido apoyo económico para su campaña por una persona vinculada a las Autodefensas Unidas de Colombia, un peligroso y violento grupo paramilitar de extrema derecha.

Se presentó a las elecciones en 2010 y en 2018 (pasando a segunda vuelta contra Iván Duque), y fue alcalde de Bogotá, la capital de Colombia, entre 2012 y 2015. Su gobierno se caracterizó por la aplicación de diferentes reformas sociales, como centros de atención a las mujeres y personas LGTBI, o el control de las armas de fuego, que se tradujo en una gran bajada de la criminalidad en la ciudad.

Petro celebró en redes sociales su victoria, no en vano, es el primer candidato de izquierda que gana unas elecciones generales, a pesar de tener que enfrentar todavía la segunda vuelta, obteniendo más de 8 millones y medio de votos. Por otro lado, varios de sus seguidores confiaban en sacar la suficiente ventaja como para no tener que convocar esta segunda ronda, que se celebrará el 19 de junio.

Rodolfo Hernández, el ‘Trump criollo’

Sin lugar a dudas, la sorpresa de la noche vino con el pase de Rodolfo Hernández a segunda vuelta. Sin embargo, Hernández no es tampoco un desconocido en la política de Colombia. Se trata de un ingeniero civil y empresario de la construcción del país que ya fue alcalde de la ciudad de Bucaramanga entre 2016 a 2019, aunque había sido concejal del consistorio años anteriores, intentando eliminar escollos al desarrollo urbanístico.

Recibió la suspensión temporal por agredir a un concejal (frente a las cámaras) y finalmente renunció en 2019.

Ha sido referenciado y señalado por sus formas, sus ideas y su estrategia comunicativa por parecerse a Donald Trump, el expresidente estadounidense. Así, las declaraciones de Hernández suelen ser polémicas, agresivas y contundentes. Durante la campaña ha acusado a sus detractores de «sinvergüenzas», «atracadores», «ladrones», y hasta drogadictos cada vez que tiene oportunidad. Usa malas palabras e improperios porque, según él, es «espontáneo, porque soy natural, porque aquí en las reuniones de amigos hablamos así», dijo en el medio local Minuto 30. En otra oportunidad llamó «barrigones», «gordos y perezosos» al cuerpo oficial de bomberos de Bucaramanga.

En cuanto a sus ideas, ha sido descrito por ser populista de derechas. Sus campañas se centran casi en su totalidad en atacar a los rivales y en la corrupción. En 2016 aseguró públicamente admirar a Adolf Hitler, aunque recientemente dijo que tuvo un lapsus y que se refería a Albert Einstein. También se ha mostrado a favor de eliminar trabas económicas, como medidas medioambientales (por ejemplo, apoya el llamado fracking). Por otro lado, ha declarado estar a favor de la despenalización del aborto.

Así, el trumpismo colombiano ha dado también un vuelvo al panorama político, relegando al uribismo a la tercera posición. No obstante, el candidato uribista, Sergio Gutiérrez, ha declarado su apoyo a Hernández. «Quiero expresar públicamente que nosotros no queremos perder el país y que no vamos a poner en riesgo el futuro de Colombia, de nuestras familias y de nuestros hijos. Y por eso, Rodrigo y yo votaremos por Rodolfo y por Marelen (Torres) el próximo 19 de junio», dijo este domingo.

En general, el espacio uribista ha mostrado su apoyo por Hernández.

Irregularidades electorales

Como sucedió durante las elecciones de países vecinos como Perú o Chile, la campaña electoral en Colombia fue una de las más polarizadas de la historia, más aún teniendo en cuenta los escándalos y las polémicas que han rodeado al gobierno de Iván Duque, sacudido por varias protestas sociales en los últimos años unido a la denuncia de persecución de líderes políticos y sindicales, incluyendo el asesinato de decenas de portavoces de la sociedad civil.

Por otro lado, no se registraron incidentes de envergadura durante la jornada electoral y el proceso ha transcurrido sin problemas. El gobierno en funciones, a través de Daniel Palacios, ministro del Interior, reportó un total de 584 quejas formales por presuntas irregularidades electorales que tendrán que resolverse. Del total, 506 denuncias han sido en territorio colombiano, «mientras que hay 8 en España, 6 en Estados Unidos, 4 en Canadá y un grupo más en otros países», dijo Palacios en unas declaraciones que fueron recogidas por varios medios locales. En Colombia, las regiones con más denuncias han sido Bogotá, con 112; Antioquia, con 101; Valle del Cauca, con 51; Risaralda, con 26 y Santander, con 25.

De dichasdenuncias, 98 han sido por constreñimiento al sufragante, 81 por intervención en política de servidores públicos, 50 por la vigilancia del proceso electoral, y 49 por corrupción al sufragante. Todas fueron puestas a disposición de la Fiscalía, la Procuraduría y demás autoridades correspondientes.

Por lo demás, tuvieron que moverse hasta 31 puestos de votación por emergencias y otros riesgos, pero en ningún caso por cuestiones de orden público.

Gustavo Petro gana las elecciones en Colombia y pasa a segunda vuelta contra Rodolfo Hernández, "el Trump criollo".

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.