Casi uno de cada tres estadounidenses dice que pronto será necesario alzarse en armas contra el gobierno

Un estudio realizado por el Instituto de Política de la Universidad de Chicago refleja hasta qué punto la polarización política y la crispación social se han adueñado de Estados Unidos, rozando niveles alarmantes. Según dicho estudio, la mayoría de estadounidenses piensa que el Gobierno es corrupto y casi un tercio asume que pronto será necesario tomar las armas contra él.

Este porcentaje varía en función del partido político y la ideología. Así, dos tercios de votantes del Partido Republicano aseguran que el Gobierno «es corrupto y manipulado contra la gente común como yo» en contraste con votantes del Partido Demócrata, que llegaría hasta el 51%.

Con respecto a las teorías del fraude electoral alentadas por el ex presidente Donald Trump, son asumidas por un 44% de estadounidenses, pero un 77% en el caso de los republicanos (solo un 33% cree que las elecciones son justas y precisas), si bien la pregunta que hizo la encuesta es algo más amplia. De entre los votantes a Trump, solo el 31% cree que las elecciones son justas.

¿Al borde de las armas?

No obstante, la pregunta que más ampollas ha levantado ha girado alrededor de la idea de alzarse en armas contra el Gobierno, una posibilidad que tienen en cuenta el 28% de estadounidenses, incluyendo el 37% de la gente que porta armas y hasta el 35% de votantes republicanos (porcentaje que sube hasta el 45% entre los votantes que se identifican fuertemente con el Partido Republicano). En cuanto a votantes demócratas, solo el 20% estaba a favor.

La polarización se refleja especialmente con la pregunta acerca de la opinión del otro lado. Más del 70% tanto de demócratas (74%) como de republicanos (73%) están de acuerdo en que los otros son «generalmente matones que quieren imponer sus creencias políticas a quienes no están de acuerdo». Además, alrededor de la mitad de estadounidenses cree que los que votan al otro partido están mal informados sobre cuestiones políticas debido a las fuentes de donde se informan.

El 48% de los estadounidenses también cree que los periodistas intentan exponer su opinión cuando tratan de informar, mientras que solo el 37% cree que intentan exponer la información con «el menor sesgo posible». Por otro lado, el 52% de estadounidenses se informa a través de redes sociales como Facebook en lo que respecta a noticias y a política.

Otro dato interesante sobre la polarización es que casi la mitad de los estadounidenses afirman sentirse «extranjeros en su propio país», porcentaje que sube hasta el 69% de los votantes republicanos y se queda en un 38% en el caso de los demócratas.

Al menos una cuarta parte de los estadounidenses asegura que ha perdido amistades a causa de la política.

La encuesta de la Universidad de Chicago-Public Opinion Strategies-Benenson Strategy Group se realizó del 19 al 23 de mayo entre 1.000 votantes registrados. El margen de error es de más o menos 3,53 puntos porcentuales, por lo que se trata de una buena muestra.

Estos datos coinciden en un momento en el que una comisión de investigación de la Cámara de Representantes está investigando el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero de 2021 y la implicación del ex presidente Donald Trump, concluyendo por el momento que su entorno se reunió con grupos neofascistas como Proud Boys y Oath Keepers y que incluso alentó a sus seguidores y quiso unirse a ellos durante el atentado.

Y también en un momento en el que el Tribunal Supremo, con mayoría conservadora, ha tomado decisiones drásticas sobre los derechos y las libertades, como la derogación de la doctrina Roe v. Wide y que abre las puertas a la prohibición del aborto en todo el país.

Y reflejan, de hecho, que la polarización no ha dejado de aumentar desde hace años, lo que sitúa a Estados Unidos en una posición muy delicada y muy ligada al auge de la extrema derecha.

Casi uno de cada tres estadounidenses dice que pronto será necesario alzarse en armas contra el gobierno

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.