Asesores de Trump se reunieron con milicias ultraderechistas antes del asalto al Capitolio

Nuevas revelaciones están dejando cada vez más al descubierto al ex presidente estadounidense, con las participación de ciertos de sus asesores de Trump en encuentros con milicias de extrema derecha. Esto se ha mostrado en la séptima reunión del comité especial de investigación del asalto al Capitolio, celebrada este martes.

Se ha centrado en las llamadas a las armas de Trump y la extraña reunión del 18 de diciembre, un punto de inflexión en lo ocurrido.

El comité ha intentado demostrar cómo los eventos del asalto al Capitolio han sido menos espontáneos de lo que parecían y cómo los asesores de Trump con el presidente a la cabeza intentaron alentar a las masas a la violenta insurrección. De hecho así se ha demostrado con un tuit que el presidente no llegó a enviar pero que se guardó en Archivos Nacionales.

En ese revelador tuit, Trump informaba que había que llegar pronto al mitin “Save America”, que daría un discurso y que luego irían al Capitolio. Parece que el objetivo de impedir por la fuerza la certificación de Joe Biden como presidente de Estados Unidos que se daba ese día a esa hora estuvo desde el principio en la mente del presidente.

Finalmente, no publicó el tuit tan detallado, pero sí uno animando a ir, en el que dijo que el mitin “será salvaje” y donde animaba a la gente a hacer locuras.

Este tuit también es relevante porque sucedió al día siguiente de lo que el legislador demócrata Jamie Raskin ha llamado “la reunión más loca de Trump”, una reunión donde diversos asesores de Trump y ayudantes externos se congregaron para discutir sobre la reversión del resultado electoral.

Y donde se ha revelado que alguno de ellos tuvieron encuentros con grupos de extrema derecha días antes de esa reunión.

La reunión más loca de Trump

El día 18 de diciembre de 2020 ocurrió una extraña reunión en la Casa Blanca que se prolongó durante muchas horas y acabó a gritos. Incluso para los estándares de Trump, conocidos por los tonos broncos, alzar la voz e improperios varios, esta reunión fue especialmente hostil.

Al anochecer, tres misteriosas figuras conseguían entrar en la Casa Blanca ayudados por un subalterno. Estos ayudantes externos del expresidente conseguían reunirse durante 15 minutos con él, antes de que los asesores de Trump se enterasen.

Uno de los asesores de Trump, Pat A. Cipollone, experto legal y contrario a las teorías del fraude electoral, hizo una carrera para llegar al presidente cuando se enteró de la visita de los extraños.

Al entrar en el despacho se encontró a la abogada Sidney Powell (famosa por su frase “liberad al Kraken”, que sirvió como otra teoría de la conspiración), al asesor de seguridad Michael Flynn y a Patrick Byrne, ex director ejecutivo de Overstock.com Cipollone diría ante la comisión que: “No estaba feliz de ver a las personas que estaban en la Oficina Oval”.

En los 15 minutos que estuvieron habían alimentado las invenciones de Trump sobre un fraude electoral y tramado un plan para intentar revertir las elecciones. Estos nuevos asesores de Trump le habían convencido de que Venezuela había tenido que ver con el fraude electoral y habían hecho un borrador de orden especial para incautar máquinas y recontar los votos entre otros planes.

La discusión con los asesores de Trump

Pronto se unieron otros asesores de Trump, como Derek Lyons, secretario de personal de la Casa Blanca o Eric Herschmann, abogado de la Casa Blanca.

A ellos les pareció una locura lo que estaban oyendo pero Trump parecía muy interesado.

“Y yo le preguntaba, ¿estás afirmando que los demócratas están trabajando con Hugo Chávez, los venezolanos y otras personas? Y, en un momento, el general Flynn sacó un diagrama que supuestamente mostraba las direcciones IP de todo el mundo y las comunicaciones a través de las máquinas. Y algunos comentarios sobre, por ejemplo, que los termostatos Nest están conectados a internet”, declaró Eric Herschmann.

Posteriormente, cuando los asesores de Trump dijeron a los ayudantes externos que el todavía presidente había perdido todos los casos en los tribunales, Sidney Powell dijo: “Bueno, los jueces son corruptos” “Y le pregunté: ¿Todos?”, dijo Herschmann. “¿Cada uno de los casos que ha perdido en este país?¿Cada uno de esos jueces es corrupto?¿Incluso los que nombramos?”.

Además, se enteraron que dentro del plan también entraba nombrar a la conspiracionista Sidney Powell Fiscal Especial. Mientras estos asesores refutaban los plantes, tanto Powell como Michael Flynn los señalaban como traidores y decían que no defendían lo suficiente a Trump.

Las horas pasaban entre gritos, exabruptos, ideas locas y cambios de salas. A la reunión también se unió el abogado de Trump encargado del plan judicial para revertir las elecciones, Rudy Giuliani, más favorable a los invitados externos. Algunos testigos como la asesora que filtró múltiple información de la Casa Blanca los días anteriores al asalto al Capitolio, Cassidy Hutchinson, escribió un mensaje describiendo la reunión como de “trastornados”.

Finalmente, unas 6 horas después el encuentro terminaba sin que las personas que habían accedido a la Casa Blanca lograsen su objetivo.

Los contactos con las milicias de extrema derecha

Aunque los asesores de Trump consiguieron convencerle de que no hiciera más locuras por el momento, no consiguieron parar los planes para intentar impedir la certificación de Joe Biden. Si esta certificación era impedida, entonces votarían los estados con un representante por estado para elegir al nuevo presidente, invocando una vieja ley de los inestables inicios de Estados Unidos.

Los republicanos tienen mayoría en los estados. Así la vía armada estaba prevista por los afines a Trump para impedir la certificación.

Como conocedores de esta vía, se había señalado hasta ahora a asesores cercanos como Rudy Giuliani quien había estado hablando de la presencia de Proud Boys y Oath Keepers para el día y sobre como comunicarse con ellos. Estos grupos fueron los encargados de liderar el asalto al Capitolio y ambos se coordinaron antes de este, como han revelado los últimos procesos judiciales.

Pero con las nuevas revelaciones también se sabe que el asesor de seguridad Michael Flynn (quién participó en la alocada reunión del 18 de diciembre) fue fotografiado reuniéndose con miembros relevantes de Oath Keepers unos días antes de la citada reunión.

También se reveló como uno de sus colaboradores, Roger Stone, creó un chat para actuar contra el resultado electoral llamado “Amigos de Stone” donde había miembros de ambas organizaciones.

Unos vínculos que están mostrando cómo las milicias armadas de extrema derecha eran un punto clave en el plan de Trump para asaltar el Capitolio y como el presidente hizo lo posible por atraerlos. De hecho en los testimonios de muchos de los juzgados por el asalto al Capitolio, estos describen como estaban cegados por las palabras de Trump y las teorías de la conspiración.

Han descrito que entendían que el presidente les estaba pidiendo ayuda para revertir las elecciones.

Asesores de Trump se reunieron con milicias ultraderechistas antes del Asalto al Capitolio

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.