El PP rompe con Vox: comenzará a vetar acuerdos con la ultraderecha en autonomías y municipios

Pablo Casado, líder del Partido Popular (PP), ha anunciado que su intención es comenzar a vetar acuerdos con el partido ultraderechista Vox en los ayuntamientos y en los parlamentos autonómicos donde tengan representación.

Esta declaración de intenciones las ha realizado durante una entrevista en Onda Cero, argumentando que el PP tiene que dejar de formar parte del bloque de derechas junto a Vox y Ciudadanos y empezar a tener una identidad propia y diferenciada.

La moción de censura: el inicio de la ruptura

De ser así, la formación conservadora desarrollaría la línea discursiva expresada durante el debate de la moción de censura registrada por Vox contra el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos y la presidencia de Pedro Sánchez. En dicho debate, realizado en el Congreso el 21 y 22 de octubre de 2020, Casado dedicó unas duras palabras al partido liderado por Santiago Abascal acompañadas de una campaña en redes sociales que tomaron por sorpresa a la mayoría. Duras palabras a las que se sumó, por cierto, Ciudadanos a través de su portavoz, Inés Arrimadas.

De hecho, durante la entrevista en Onda Cero, el líder de los populares se ha remitido a su intervención en la citada moción de censura, recordando que en aquel momento indicó, en sus propias palabras, “lo que es y lo que no es el PP”, pero “lo que la gente no escuchó es que el PP no va a ser parte de un bloque”, ha remarcado. En aquel momento, uno de los análisis que más consenso tuvieron es que la moción de censura era una estrategia de Vox para desplazar al PP como líder de la oposición y ganar notoriedad.

Imagen difundida por el Partido Popular en redes sociales tras el debate de la moción de censura, antesala de la intención de vetar acuerdos por parte del PP. Autor: Partido Popular. Fuente: Cuenta de Twitter @populares
Imagen difundida por el Partido Popular en redes sociales tras el debate de la moción de censura, antesala de la intención de vetar acuerdos por parte del PP. Autor: Partido Popular. Fuente: Cuenta de Twitter @populares

Por tanto, al tenor de su relato, a partir de ahora el PP va a actuar de otra forma y, como norma general, quien gane las elecciones tendrá la oportunidad de formar gobierno o ir a la investidura y, “si Vox quiere apoyar un proyecto, lo apoyará porque quiera”, pero “España no está para zocos parlamentarios”, ha zanjado.

Casado también ha citado los problemas y los obstáculos que ha tenido su partido a la hora de negociar los gobiernos en Madrid y Andalucía con los de Vox y el desgaste que eso ha supuesto para el PP, desgaste acusado tanto por militantes como cargos de la formación. “No queremos pactos como bloque, sino ser un partido transversal“, ha dicho, aludiendo en la pérdida de la centralidad que supone pertenecer a un bloque indivisible con la extrema derecha. Argumentos que considera suficientes para comenzar a vetar acuerdos con la ultraderecha.

Al respecto, Pablo Casado también ha hecho alusión a la votación en el Congreso sobre los fondos europeos, donde la abstención de Vox permitió que saliese adelante. “A lo mejor Vox acaba apoyando al PSOE…”, ha señalado. “Vox y el PSOE son los mangos de una tenaza que aprietan la centralidad del PP. Yo quiero estar en el centro para que estén los votos en el centro”, ha añadido posteriormente.

PP y Vox: una historia de entendimiento

No obstante, si la estrategia de vetar acuerdos con Vox se hiciera efectiva, varios gobiernos podrían tambalearse en toda la geografía española.

La Comunidad de Madrid es uno de los ejemplos. El gobierno de Isabel Díaz Ayuso se sostiene por un pacto de gobierno entre PP y Ciudadanos que, conjuntamente, tienen 56 diputados, lejos de los 67 necesarios para la mayoría absoluta. Así, el apoyo externo de Vox con sus 12 escaños es totalmente imprescindible para asegurar que las fuerzas progresistas no se hacen con el control de la cámara.

Andalucía es otro de los casos más acuciantes. El gobierno de Juan Manuel Moreno está sostenido por 26 diputados del PP y 21 de Ciudadanos, con el apoyo de los 12 de Vox. En esta comunidad autónoma, PP y Vox han tenido diversos enfrentamientos por la aprobación de los presupuestos y por la toma de otras decisiones donde la intransigencia de la extrema derecha ha destacado por encima de todo, lo que ha provocado muchos momentos de tensión.

En la Asamblea Regional de Murcia, PP y Ciudadanos se quedaron a un solo escaño de la mayoría absoluta, sacando 22, por lo que el apoyo de los 4 de Vox es crucial para que se sostenga el gobierno de Fernando López Miras. En esta comunidad, además, varios escándalos han salpicado a la formación ultraderechista, motivo por el cual 3 de los 4 diputados fueron expulsados del grupo parlamentario y permanecen como no adscritos.

No obstante, la cuestión no queda ahí. Vox es clave en los gobiernos municipales de 14 capitales de provincia: Alicante, Badajoz, Cáceres, Ciudad Real, Córdoba, Granada, Jaén, Madrid, Zaragoza, Huesca, Guadalajara, Palencia, Santander y Burgos. La falta de apoyo de Vox en estas localidades podría hacer girar hacia la izquierda el gobierno de estos municipios.

A estos casos se suman la ciudad autónoma de Ceuta. En Ceuta, los 6 diputados de Vox sostienen el gobierno popular de Juan Jesús Vivas. En Melilla, de hecho, las fuerzas de derecha no pudieron gobernar porque el único diputado de Ciudadanos decidió apoyar al bloque progresista a cambio de la presidencia.

Así, de materializarse la directriz de Pablo Casado, quedaría en manos de Vox si dejar de apoyar al PP o, por lo contrario, buscar una forma de renegociar los acuerdos que sostiene. Por el momento, Santiago Abascal no se ha pronunciado sobre las intenciones de Casado de vetar acuerdos.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Pablo Casado, líder del PP (izquierda). Autor: Partido Popular Europeo, 17/10/2019. Fuente: Flickr (CC BY 2.0.) / Santiago Abascal, líder de Vox (derecha). Autor: Contando Estrelas, 26/10/2019. Fuente: Flickr (CC BY-SA 2.0.

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *