Vox y Ciudadanos suman fuerzas y presionan al PP para que lidere la nueva moción de censura contra Pedro Sánchez

Tras anunciar hace días la intención de presentar una nueva moción de censura como reacción a la aprobación de los indultos a los sentenciados por la organización del referéndum de autodeterminación de Catalunya del 1 de octubre de 2017, Vox ha conseguido sumar fuerzas con Ciudadanos en su intento por convencer al Partido Popular (PP) de que lidere dicha iniciativa.

Así, el partido liderado por Inés Arrimadas, que participó el pasado 13 de junio en la manifestación contra los indultos en la Plaza de Colón, donde ya se fotografió Albert Rivera junto a Pablo Casado y Santiago Abascal (y por lo que a menudo se les llama “el trío de Colón”) en febrero de 2019, ha vuelto a dar un giro a la derecha para presionar al líder popular y así demostrar que es “el jefe de la oposición”, encabezando pasado el verano la nueva moción de censura planteada por Abascal.

Además, Arrimadas ha aclarado que solo apoyará la moción si es Casado quien la encabeza, lo que deja a Vox con muy pocas opciones. Esto coloca al PP en una difícil posición, puesto que si rechaza la moción de censura, la extrema derecha podría usar esto para atraer apoyos a su favor. Sin embargo, si la acepta, podría volvérsele en contra, como de hecho afirman los analistas que sucedió con la pasada moción presentada por Vox, justo cuando los sondeos confirman un ascenso del PP en intención de voto.

Por otro lado, desde la pasada moción de censura, salvo los pactos y acuerdos electorales a nivel regional, Pablo Casado ha optado por un distanciamiento progresivo de la extrema derecha en cuanto a discurso y acciones políticas, hasta el punto de competir por ver quién termina liderando el bloque de derechas. Y eso a pesar de que desde las formaciones progresistas a menudo se les coloca al mismo nivel.

También hay que tener en cuenta que Ciudadanos ha estado acercándose al PSOE para distanciarse del bloque de derechas, como sucedió con la moción de censura presentada en Murcia para apartar al Gobierno de Fernando López Miras y que fracasó por los tres tránsfugas del partido naranja. Los intentos de conseguir un nuevo acercamiento no parecen haber resultado, como la propia Arrimadas ha asegurado a los medios.

El PP rechaza apoyar la nueva moción de censura por el momento

A falta de que los aires cambien el ambiente, el PP rechaza sumarse a la moción de censura, y mucho menos liderarla. Muchas han sido las cabezas visibles de la formación conservadora que se han opuesto. Cuca Gamarra, la portavoz del grupo parlamentario popular, reconoció que “los números no dan” para que la iniciativa prospere. También afirmó que la estrategia más adecuada sería pedir un adelanto electoral. Y no se le puede negar la razón: la moción de censura resulta inviable mientras Pedro Sánchez mantenga sus apoyos en el Congreso, lo que no tiene visos de cambiar.

Mucho más duro ha sido el secretario general del PP, Teodoro García Egea, quien echó en cara a Ciudadanos la moción de censura de Murcia a través de la red social Twitter, recibiendo una respuesta de Daniel Pérez, vicesecretario de Comunicación del partido naranja. “Esto no va de Murcia, va de España”, dijo.

Por su lado, Vox ha dado al PP de margen hasta que pase el verano para que dé una respuesta afirmativa. De no ser así, por el momento, piensa presentarla de todas formas. Esto pondría a Ciudadanos en un serio aprieto, ya que tendría que justificar su voto en contra. Arrimadas ya ha aclarado que, tal y como pasó en la pasada moción de censura, una nueva liderada por Abascal terminaría reforzando de nuevo a Pedro Sánchez.

Por contra, Arrimadas, en una entrevista de TVE, declaró que piensa que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos se debilitaría si son varios partidos los que presentan la moción, haciendo alusión a PP, a Vox, a su propia formación y a los grupos de UPN y Foro de Asturias, que presuntamente podrían sumarse a lo que opte Pablo Casado.

¿Podría prosperar la moción?

PP, Vox y Ciudadanos han vuelto a conseguir un espacio de encuentro debido a los indultos de los presos “procés”. Ahora, el bloque de derechas vuelve a unirse con un objetivo común, como ya sucedió de hecho durante la explosión del movimiento independentista entre 2016 y 2019. Ciudadanos, la formación más moderada, ha vuelto a agriar su discurso, argumentando que los indultos a los independentistas que suponen “un golpe de Estado a nuestra democracia”, son “un escupitajo a la cara de España” o “la gota que colma el vaso”.

No obstante, es la extrema derecha la que más ha rentabilizado esta protesta, como de hecho sucedió cuando se personó como acusación popular en los juicios que llevaron a las sentencias de los líderes independentistas catalanes. Es probablemente por eso que los de Abascal piensan que, esta vez, la moción de censura, aunque únicamente la presenten ellos, podría salirles rentable políticamente aunque no prospere, si bien confían en que Casado finalmente acceda.

Sin embargo, aun sumando todos los votos de los posibles partidos que se sumarían a la moción de censura, los números no darían. El PP cuenta con 88 diputados, Vox con 52 y Ciudadanos con 9. Foro Asturias y UPN cuentan cada uno con 1 y 2 escaños respectivamente. Incluso, aunque los escaños de Nueva Canarias, Coalición Canaria, Teruel Existe y el Partido Regionalista de Cantabria decidieran sumarse, el total sería de 160, muy lejos de la mayoría absoluta necesaria.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Inés Arrimadas. Autor: Universidad Pablo de Olavide, 12/05/2017. Fuente: Flickr (CC BY-SA 2.0) \ Santiago Abascal. Autor: Vox España, 03/07/2020. Fuente: Flickr

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *